13 de agosto de 2013

Retrotecno: Hola, soy la primera grabadora de (compact) cassettes...

Esto posiblemente no sea mostrarles un raro y desconocido formato, de hecho no lo es, o talvez sí. El asunto es que el popular sistema de cassette de audio (o "Compact Cassette", su nombre formal), como algunos saben, fue inventado por la Philips y demostrado por primera vez en 1962 para luego ser lanzado al mercado en 1963. Y éste fue el primer aparato lanzado al mercado de forma comercial, como aparato inicialmente concebido para grabación de voz (dictado).

De primeras parece una típica grabadora portatil de las que se usaron incluso hasta los años 80s (antes que aparecieran las de mano). Y el kit está listo: una funda-bolso para llevarlo todo, y dentro el aparato, además de un compartimento lateral donde iba el micrófono de mano, con un diseño muy raro, hay que decirlo. Pero lo raro no termina ahí y ciertamente varias de sus características fueron modificadas en los modelos posteriores, incluso de apenas un par de años después. O sea, a todas luces se trató de un producto muy "verde". Simple, pero "verde". 

Para accionar la máquina, en lo que respecta a reproducir o avanzar rápido hacia adelante y hacia atrás, se usaba un sólo botón/palanca central, que se deslizaba hacia un lado u otro o se empujaba hacia delante o hacia atrás. ¡Cuatro botones en uno! De hecho, aún mirado desde hoy, es realmente simple y usable (hasta intuitivo, una vez que uno se mete a jugar con el botoncito). El botón para grabar es rojo, redondo y está al lado del botón anterior. Las tabs que estamos estuvimos hemos estado acostumbrados a ver en la parte de arriba de los cassettes, para proteger la grabación del borrado accidental, simplemente en estos primeros cassettes no existen, y obviamente el aparato tampoco tiene un sensor mecánico que las detecte. La respuesta en frecuencia de estas antiguas cintas, o dicho de otra forma, su calidad de sonido, no excede los 100 Hz por debajo y los 6 kHz por arriba (en simple, tienen sonido similar a una señal de radio AM). El nivel de grabación se regulaba de forma manual, por lo que dependía de uno ajustarlo bien para que la grabación final no se escuchara ni muy baja ni saturada (para ello tenía un visor que ayudaba en el ajuste). La tapa de la sección del cassette era plana y no se podía ver el cassette desde fuera. Tenía posibilidad para conectar, además del micrófono, un control remoto (con cable), mediante plugs tipo DIN, que ya casi no se usan hoy en día. Pero pese a que varias características, como dije antes, cambiaron en un puñado de años, en lo fundamental el diseño de estos aparatos duró casi una década, un tiempo bastante largo comparado con nuestra tecnología actual, en la que para algunas cosas cada año cambian casi todo. 

Más internamente en el aparato, éste carecía de una unidad de control del motor, lo cual es importante si queremos lograr una velocidad estable de la cinta, como en los modelos que conocemos. No había un control exacto de la velocidad, sino que dependía de la cantidad de corriente que fuera dirigida al motor. La goma de la que estaban hechas las correas era de un material bastante deficiente y que dejaba residuos en las piezas similares al alquitrán, tal que había que limpiarlas muy bien antes de instalar las correas nuevas. Y funcionaba con pilas comunes y corrientes de las que aún hoy en día usamos.

Honestamente, y a mi juicio, este formato pudo haber terminado rápido en el cielo de los formatos incomprendidos, pero hubo tres cosas que lo salvaron: la simpleza de la tecnología, lo práctico de su uso... y la insistencia de Philips, que incluso lanzó cassettes musicales (conocidos en su tiempo como "musicassettes") antes que los avances tecnológicos lograran mejorar su sonido. Cassettes que se escuchaban como radio AM. 

A continuación, la primera grabadora de Compact Cassette en acción:





0 comentan:

Publicar un comentario