Réclame: Atari Coelsa (1987)

  • Por Canal Preto
  • junio 22, 2024


En los ochentas, casi no veíamos consolas de videojuegos. Pa’ jugar, el “flipper” de la esquina. Pero estaba el boom de la computación y, aunque no tuviéramos un computador, todos sabíamos que existían. Y en Chile, como en otros países, estaba la competencia del Atari versus Commodore (con otras máquinas que no prendieron mucho, como el Sinclair). 

Aquí prendió mucho más el Atari, gracias a que, entendiendo que era una máquina que había que aprender a usar, la compañía que importaba los aparatos, Coelsa, le agregó cosas extra como acceso a programas en español y algo que parecía novedoso, el Atari Club de Chile, que era una comunidad de usuarios. Aunque esos “programas en español” en verdad eran creados y distribuidos por compañías chilenas como Turbosoft y Prismasoft, que en sus inicios se armaron casi a puro pulso. 

Se dio una simbiosis: estas compañías vieron en la plataforma una oportunidad de negocio creando software y, por otro lado, a Coelsa le servía para vender más Ataris. En Chile, además, se las ingeniaron para crear un sistema que acelerara la carga de los programas y juegos desde el cassette. Existían disketteras para Atari, pero casi nadie las tenía porque eran carísimas y por eso se usaba casi puro cassette. 

El computador se vendía como una maquina educativa más que como un videojuego. Pero todo esto duró hasta que, bueh, llegaron el Nintendo y el Sega y, nada, que hicieron lo suyo. 

[vía]

También te podría interesar

0 comentan