30 de octubre de 2013

Cambio de rumbo

A mediados de septiembre ya estaba más o menos decidido: el blog cerraba el 1 de octubre. Motivos personales, esa "excusa" que se da cuando no se quiere dar la real excusa. Pero la historia parte antes.

El 19 de julio empecé lo que siempre escuchaba que era una buena práctica para un blog: entradas periódicas con temas fijos. Entonces pensé que era tanto lo que en su temática este blog podía incorporar que ordené los "temas" en secciones semanales, tomé "secciones" que venían de antes, le cambié de nombre a algunas y fusioné otras. Tal que todos los días había algo de acuerdo a este calendario, si se le puede llamar de alguna forma. Y yo me impuse mi propia máquina. De hecho, a veces dejaba varios post programados para que no me pillara la máquina. Pero tener un post al día (ni hablemos de dos o más) era un lujo que se pueden dar los blogs colectivos, con columnistas que dedican al menos un par de horas a cada artículo. Yo estaba lejos de eso, por el contrario, siempre pensaba que el Canal no era un blog siquiera rescatable, era un mero juguete, mantenido en media hora diaria y de esos de la peor calaña, de los que se escriben en la cama antes de dormir.

Cada día un artículo. Parecía casi estúpido, para un blog de circulación tan modesta como éste, imponerse ese tipo de compromiso. Al poco rato, en reemplazo de Don Podcast que se había suspendido a mediados de julio, creé otro podcast en base a material original que duró tres capítulos y luego lo desaparecí de la faz del planeta. No era malo, pero había salido mal evaluado en vista de la orientación que estaba tomando el blog. No era consistente con el "todo", en esos días (que no son tan lejanos, ¡hace sólo dos meses!). Era como el "lejano" Vlog Tivi, pero en podcast. De hecho, fue casi el mismo esquema. Pero tenía un fantasma: el fantasma de la no aceptación de su versión padre, la del vlog. De ahí que los videos de ese canal de YouTube hoy en día se publiquen todos ocultos, para que sólo sean accesibles desde aquí. La audiencia de YouTube sencillamente es otra para ese tipo de material. Siempre decía que en los vlogs populares, de esos en que se para un tipo frente a la cámara a hacer un monólogo, no cabía gente mayor de 25, tanto productores como consumidores de contenido. Y efectivamente es así.

Al poco andar se sumaron dos vlogs, pese a que aún seguía ese fantasma. Ni el año pasado, cuando estaba el boom, hacía dos vlogs paralelos. Muchas veces ocupaba la tarde del domingo completa en grabar y editar, terminando de editar casi a medianoche y sabiendo que uno de los dos tenía que estar arriba al otro día en la tarde. Ya con lo de restringir el acceso a los videos sólo desde este blog me sentía un poco más a salvo de gente que simplemente no entendía, o bien que no acepta que alguien de treintas juegue a ser joven. Todavía recuerdo cuando fue el terremoto del 2010 y las radios del grupo Dial se unieron en cadena para cubrir el suceso, emulando a IARC. Algunos teenagers y otros no tanto reclamaban con preguntas del tipo "¿Qué hace ese viejo hablando en la Carolina?". Y la verdad es que las cosas han cambiado y ese simple hecho lo demuestra.

Ya en septiembre las ganas empiezan a bajar. Las secciones se empiezan a repetir, ya no son regulares y los vlogs no salen todas las semanas. Entonces fijé el fin para el 1 de octubre. Hasta cuenta regresiva hubo al final de cada post. Esto siguió durante octubre hasta que hoy, finalmente, comienza una etapa de transición. Una transición hacia hacer otras cosas. O hacer las mismas, pero distinto. O en vez de cumplir como reloj, cumplir con algo que se note dedicado y "bonito". Algo como ser pastelero, dedicarse a sus pasteles y dejar los temas a los blogs temáticos.

La idea, en resumidas cuentas, es dejar un poco los hechos y los esquemas duros, como el año en que nació un cantante o cuando se publicó su primer disco o quién aparece en tal o cual comercial. En definitiva, dejar de lado lo frío y volver a lo cálido de antes, de antes de ese punto en el 2007 en que lo personal se empezó a achicar y resentir al lado de lo retro, en medio de una depresión no tratada y que recién ahora intento superar. Porque ése fue el motivo. No es que yo me quisiera volver temático, aunque estaba claro que siguiendo el boom de los blogs del 2004 toda la ola, de los que sobrevivieron, iba para allá. Junto con la agonía de los blogs personales, quienes seguían este espacio acusaron el cambio y comenzaron a irse, al tiempo que sus propios blogs dejaban de actualizarse. Aún no sé si fue lo uno o lo otro la causa, pero con la nueva orientación perdí mucha gente. Sin duda fue un precio caro. Ciertamente que no dejaré completamente de lado lo retro, porque ya es parte de mi personalidad, pero se abordará de otra forma. A esto, sumar otras cosas que en el pasado cercano me parecieron buenas y además fueron aceptadas, como la serie de vlogs Viv. Esta primavera-verano vuelve Viv, y ya hay dos lugares escogidos y otros más en veremos. Don Podcast, que aunque de podcast sólo le queda el nombre, se mantiene, pero haciéndole honor al "Don": sólo buena música, es decir, se acabó la chacota. Posiblemente vuelva "el podcast de los tres capítulos", ya en línea con lo personal y con cierta dosis de ironía y humor como se venía haciendo, aunque todo controlado. En definitiva, recuperar lo personal.

Comenzando la transición, el primer cambio fue el logo. Hoy debuta este logo minimalista (siguiendo la moda) para comunicar definitivamente (o intentar hacerlo) que el lector objetivo es otro, más adulto y más maduro, pero no por ello más "viejo", dejando con dignidad lo que la juventud implica y representa, ojalá llegando a formar un todo coherente, en donde no conviva el intento de abarcar a los viejos nostálgicos con los jóvenes de los "veintes". Y aunque para muchos que sé que vienen de vez en cuando aquí no les haga sintonía, también a desmarcarme del famoso y trillado refrán "todo tiempo pasado fue mejor". Sólo fue distinto. Y si hace falta ser crítico en eso, aquí no faltará espacio para ello.

Y este post lleva la etiqueta de "personal". Como no lo hacía en mucho tiempo.

Gracias por estar. Y los buenos, que me sigan.

27 de octubre de 2013

Volver al Futuro I: una extraña coincidencia

De acuerdo a Volver al Futuro I, el "Doc" Brown envió a su perro 1 minuto hacia el futuro como la primera prueba empírica del funcionamiento de su máquina del tiempo. Sin embargo, cronometrando desde el momento en que el viaje comienza hasta que termina... no fue 1 minuto exacto como se da a entender en la película, pero fue un lapso de tiempo muy especial, talvez componente fundamental de todo lo que vendría.

¿Quiere saber de qué hablo? Vea y cache.

25 de octubre de 2013

Don Podcast #72

Franja política, desde el show hasta las ideas. Cada uno define su forma de venderse. A propósito... ¿ya compró su agua purificada?

22 de octubre de 2013

20 de octubre de 2013

El Spot del Recuerdo: Financiera Fusa (1991)

Llegaron los 90s, dejamos el gobierno militar, llegó la democracia y el optimismo se respiraba en el aire. Y aprovechando el "vuelito" aparecieron las financieras, que no tenían tanta reputación como los bancos (y a su vez no eran tan reguladas como éstos últimos), pero que apuntaron al perejiliento al que los bancos tradicionales no veían como sujeto de crédito. Porque para el común de la gente, y a menos que se fuera de clase media más o menos "acomodada", aún era impensable siquiera tener cuenta corriente. Los únicos que se fijaban en este tipo de personas de medianos y bajos ingresos eran, o las financieras, o las tiendas por departamentos y sus tarjetas propias. Financiera Condell cuenta con el recordado "y yo ni me moví del escritorio" que aún forma parte del inconsciente colectivo. Financiera Solución y su Ini-Piñi, también aportaron con lo suyo. El optimismo, con esta ayudita, derivó fácilmente en el consumismo que marcó los noventas. Los que aún no tenían la tele a color (créalo, aun quedábamos unos pocos), o el equipo de música con CD, agarraron papa y se la compraron enterita.

Y en eso, entre tantas financieras (algunas independientes, otras propiedad de bancos), aparece esta Financiera Fusa. Otra vez se usa la idea de que no es sólo para el jefe, pero ahora con un gancho muy especial: una ejecutiva estupenda. Al menos para los estándares y la moda de la época. "Se va a sentir bien en Financiera Fusa. Se lo prometo."

18 de octubre de 2013

15 de octubre de 2013

Prende la Tele: Los Titanes del Ring

Esta vez quise hacer un capítulo sobre un programa que hace mucho tenía ganas de comentar. Ese clásico de fines de los 70s (?) y comienzos de los 80s. Mucho antes de ver en nuestras pantallas las luchas libres mexicanas y las de los gringos, Chile ya tenía sus ídolos de este "deporte-show". Y todos estaban en este popularísimo programa: Los Titanes del Ring.

Hoy revisamos el combate entre "El Faraón" y "La Momia". Al menos yo me reí más que la cresta. Además "evolucioné" un poco el formato, ojalá les guste.

12 de octubre de 2013

El Spot del Recuerdo: Desodorante Rexona (1981)

Frente a esto tengo más dudas que afirmaciones. A todo esto, ¿alguien dijo estereotipos? Primero, una mujer común y corriente, morena, baja, de ropa deslucida, hasta sin maquillaje posiblemente. Las 6 de la tarde. ¿Alguna vez en el Metro hubo relojes con manecillas en las paredes? Y el locutor en off: "A las 6 de la tarde, algunas mujeres llevan la hora bajo el brazo..." Y ella, con vergüenza, agacha la cabeza y no mira a nadie. Y después, entra una rubia, alta, bien vestida, con su pelo bien arreglado, regia, estupenda, apolínea... (como diría algún personaje). ¿Es un comercial de shampoo? ¿De Koleston? ¿De la última moda de Almacenes París? No. Es un comercial de desodorante. Y en honor a la verdad, el desodorante Rexona tenía el mismo status que la colonia Coral. Ni muy rasca, ni muy premium. Pero era el 81 y con el boom económico algunas mujeres aspiracionales rallaban la papa con ser como la Joan Collins o la Linda Evans. Lástima que duró poquito tiempo más.

11 de octubre de 2013

9 de octubre de 2013

Prende la Tele: Comerciales Ochentaydoseros

El año 1982 fue, hasta el descalabre económico de la devaluación del dólar, un año bien simpático. Es, al menos curioso, prender la tele en esos tiempos y ponerse a ver comerciales. Por un lado, los últimos alaridos del boom económico y, por otro lado, el mundial de fútbol de España '82, en donde participaba con gran fe y apoyo la "Roja" y, más que eso, cuando la selección nacional de fútbol se comienza a ver con fuerza como un "producto", tras el cual aparecen coberturas especiales tanto televisivas como de prensa, aprovechando "la moda". Y esto, sin dejar de lado los primeros años de la Teletón que, en ese año, ya iba por su quinta versión y comenzando a consolidarse.

Aquí un capítulo de "larga duración" del Prende la Tele. Un tanto para probar que tan bien funciona hacer programas largos y otra porque quise que no durara tan poco y así tratar de conseguir el efecto de, al menos en sentido figurado, "viajar" 31 años atrás. 

31 años...

Este material fue un aporte de youtube/manriver66

8 de octubre de 2013

El Spot del Recuerdo: Jalea Soprole (1982)

Está clarito que en casa las mamás preferían preparar en casa las jaleas (señal internacional: entiéndase por "gelatinas") que comprarlas hechas. Pero no vamos a negar que las jaleas en pote eran harto más taquilla. Soprole tuvo en los 80s una casi infinidad de productos (que no se restringían a lácteos típicos, como leche, yoghurt o mantequilla), sino que además había por un lado postres lácteos (como la célebre Semola con Leche y el niñito que decía "a mí no me gusta la sémola") y, por otro lado, postres no lácteos. Y ahí caía clasificada esta maravilla. Jalea. Tan simple como jalea. Claramente no era un producto único y difícil de copiar. Las jaleas de Soprole no estaban solas. Entonces es cuando aplica el ingenio particular de cada jugador... o sea, porque al menos había que jugar con una idea ingeniosa. Seguramente alguien en la mesa creativa dijo "¡Pinchaaaaar!". Y tate. Ciertamente que desmoldar una jalea no era trivial si no se sabía que "pinchando" con un mondadientes la base del pote invertida se creaba un hueco de aire y la jalea se desprendía del pote. Y ahí empezó todo. Pinchar. Palabra que no era nueva y que ya desde hace años se asociaba al coqueteo o flirteo ahora tenía un ingenioso doble sentido.

A veces pareciera que la creatividad de Soprole se quedó en los años 80s, o, a todo reventar, en los 90s. Ahora pareciera que las ideas no son tan potentes o recordables como lo eran antes. Ciertamente que un buen comercial es recordable tanto en su contenido como en la marca. Y los de ahora terminan con esa pantalla de "sano y rico cada día" que dura unos 3 largos segundos. No vamos a negar que con esa marca al final "marcan" presencia. Pero si a los 30 segundos se te olvida el comercial, más que marcar presencia, más pareciera que marcan el paso.

Exijo el bronce, porfa.

7 de octubre de 2013

El Spot del Recuerdo: Papel Higiénico Sutil (1982)

Está claro que fue Confort el que ganó la batalla por el top-of-mind de los papeles higiénicos. Pero de que había alternativas, las había. Y muchas. Esta es una. En tiempos en que había que parar el hogar con poca plata, aparecía esta "voluptuosa" señora ama de casa con un nuevo papel higiénico y su monólogo del cual la mitad es relleno (si no me cree, abajo dejo el audio con el pitch corregido para escuchar a velocidad real y con el timbre correcto la voz del comercial). Tenía que causar gracia y lo logró. Y de que pudo salir a la calle a un precio bajo, probablemente sí. Al menos considerando sólo a los papeles higiénicos que salían en la tele.




6 de octubre de 2013

El Spot del Recuerdo: Ledsonic de National Panasonic (1981)

Comienzos de los 80s. El equipo "3 en 1" como se le llamaba en su tiempo (radio, cassettera y tornamesa, de ahí el 3 en 1) no era algo nuevo y ya existía desde los 70s, junto con los equipos modulares, ésos con deck, tornamesa y sintonizador como aparatos separados, los que se conectaban a un amplificador y que aún existen como aparatos de gama alta. Lo que lo hacía distintivo (o al menos ese fue el marketeo que se le hizo) fueron los indicadores LED. Sí, las primeras manifestaciones de algo que hoy es tan común en los TV y pantallas que se pueden conseguir en el comercio. Y la de perillas y palancas que traía. Hasta Dolby tenía. No debió haber sido nada barato. Pero tengo que decirlo, siento que estos aparatos tenían alma, frente a los actuales, que también los dotaron de luces, hasta en los parlantes, pero que se sienten y se ven de plástico. Uno de éstos le gana por lejos a cualquier equipo de 100 lucas (o 200) que uno pueda comprar en el comercio. Claro, guardando las proporciones con un Marantz o un Saba (que ya creo que no existe), que eran los gama alta de su tiempo.

Este National Panasonic tenía la gracia de que te regalaban el mueble (sí, porque estos tenían que tener su mueble también, igual que los modulares). Todavía recuerdo un radiocassette de esta marca que tenía mi abuela. Tamaire qué buena calidad de construcción tenían estos aparatos.

Vale decir que en Japón usaban la marca National como había sido por años y en EE.UU. se usaba Panasonic. Entonces agarramos de ambos mundos un poco, y de ahí que sea una marca de nombre compuesto. Luego con el tiempo el National se perdió y terminó en la Panasonic actual (que dicho sea de paso hizo que la propia corporación tras la marca, Matsushita, cambiara oficialmente su nombre a Panasonic Corp. En Chile, en tanto, como sabemos, la representación la tenía Mellafe y Salas, que gracias a los productos de Panasonic agarró prestigio y lo ocupó para respaldar el lanzamiento de sus productos propios bajo la marca M&S, lamentablemente de una calidad, por decir lo menos, discutible.


Y aquí hay uno de estos aparatos "en acción":



5 de octubre de 2013

El Spot del Recuerdo: Revistas Tevé Festival

Las revistas Tevé Festival son un clásico y, hasta el día de hoy, muchos aún las coleccionan. Por desgracia, no soy de esa generación y sin equivocarme tanto, podría decir que los "niños" que vivieron esos tiempos hoy tienen desde 40 años hacia arriba.

Este comercial, además de ser "de culto" por tratarse de las revistas "Tevé Festival" de la editorial Pincel, es doble de culto por tratarse de la serie animada "Érase una vez el hombre". Una serie muy seguida en su tiempo pero que, para los niños de ahora, resultaría fomísima. Los tiempos cambian. Eran tiempos en que las revistas aún acaparaban la atención de los niños, quizas casi tanto como la TV, la que aún en muchos hogares (incluyendo el mío) era aún en blanco y negro. Era tanta la relevancia de estas revistas que se usaba mucho el empastarlas (para quienes tenían la plata, para el resto, olvídenlo).


2 de octubre de 2013

Prende la Tele: El Show del Cumpleaños Feliz


Vamos a un antiguo programa infantil de TVN del que extrañamente jamás he escuchado a nadie que lo recuerde. A lo más se acuerdan del famoso Conejo TV y su inseparable compañera Gabriela Velasco. Aquí los tenemos a los dos celebrando cumpleaños a los cabros chicos a fines de los setentas.

(Pssst... el video original está aquí)