10 de marzo de 2014

El Spot del Recuerdo: Colados Nestlé (1980)

A mí me hablan de "colados" y lo asocio de inmediato a papilla. Y cuando pienso en papilla, de inmediato lo asocio a guácala. Pero hay algo cierto: los alimentos colados parecen incombustibles. Ya los venía incluyendo el clásico Coco Legrand en sus café concert de los ochentas como parte de la rutina de la clásica dueña de casa. Coco decía más o menos así:

"Madres de este mundo consumista y de este país consumista que frente a sus amigas consumistas se quejan que su guagua... les come poco... Las guaguas que tienen hambre comen. Lo que pasa es que estas madres de m... no se molestan en preparar una verdadera papa para sus propios hijos. ¡Todas las mierdas las compran en supermercados, unas mierdas que les llaman colados, weón, no importa el sabor! Total, es pa la guagua. Y como los frascos de colados los encuentran chicos, les tiran dos adentro del plato. Y pa que la familia no se queje que esta hue... no hace na en la casa, ella misma se molesta y le muele un.. platanito. Esto es capaz de hacerlo con sacrificio hasta dos veces en el día ¿no?" 
Pero algo que me llamó la atención fue que antes del pote de vidrio, los colados venían en lata. Ya me imagino que la vieja en la casa era tan vaca que le ponía el tarro al frente a la guagua para que comiera. No, mentira.

Nestlé, así como otras marcas, se centraron en algo que muy-muy-muy pocas veces falla: el componente afectivo. Era, a la postre, dejarle la idea a la mamá (y relajarle la conciencia, de paso) que al darle esos alimentos colados era lo mismo que si le preparara ella misma sus papillas.

Y pensar que los operados del estómago, de esos que les "corchetean" la guata, tienen que comer un mes entero de esto. Supongo que se terminan acostumbrando.


0 comentan:

Publicar un comentario