2 de mayo de 2014

Retrotecno: el Tefifon

Anunció publicitario del sistema Tefifon de 1955.

Comúnmente, la tecnología que nos llega a estos lados viene, o de los Estados Unidos, o de oriente, ya sea, Japón, China (aunque "dicen" que los chinos sólo ensamblan), pero raramente nos imaginaríamos que algo de tecnología viniera de Europa. De hecho, casi ni siquiera nuestro invitado de hoy salió de su país. Con ustedes, de Alemania, y con amor: el "Tefifon".

Este formato fue desarrollado en el país teutón y sus antecedentes datan de la década de los años 30s. Su inventor fue el ingeniero alemán Karl Daniel (1905-1977), quien durante dicha década desarrolló sistemas similares para fines militares y sus aplicaciones eran principalmente para grabación de voz. En esos años ya había creado el "tefiphon" (con ph) el cual podía reproducir y el "teficord", que además podía grabar. Pero las primeras máquinas "tefifon" como tal, con su nombre definitivo y al alcance del público general aparecieron durante los años 40s. Ya en la década de los 50s se ofrecían tanto como máquinas stand-alone como incorporadas en radios y sistemas de alta fidelidad. Y ya, a comienzos de los años 60s, aparecían las máquinas tefifon con sonido stereo.

Máquina reproductora de tefifon portatil.

El sistema es, visto desde nuestros días, una rareza. No es tocadiscos porque no es un sistema que use discos como soporte de grabación, ni tampoco un sistema de grabación magnética porque la cinta no es grabada de esa forma. En rigor, es un sistema electromecánico. Se trata de una cinta "sin fin" (como ya lo vimos con el 8-track) pero se trata sólo de una cinta plástica con la banda sonora grabada en surcos paralelos para aprovechar todo el ancho de la cinta. Esta cinta era "leída" por una cápsula similar a la de un gramófono y corría a una velocidad muy rápida (¡19,15 centímetros por segundo!). Podría decirse que fue el primer formato de grabación sonora de tipo cassette en la historia.

Las principales desventajas del formato, y que terminaron siendo causas de su desaparición fueron, como ya estamos acostumbrados a revisar, tanto comerciales como a causa del diseño del formato. Por la parte comercial, los artistas de renombre estaban bajo el paraguas de las grandes casas disqueras, las cuales poco se interesaron por publicar en formato tefifon. Esto provocó por tanto que el catálogo disponible en formato tefifon fuera principalmente de artistas poco conocidos. En cuanto a desventajas del formato mismo estuvieron el sonido, cuya calidad era inferior a la del disco de vinilo, el cual ya durante la década de los 50s se imponía con fuerza en todo el mundo por su gran durabilidad en comparación a su predecesor fabricado en acetato, y por otro lado el desgaste de la cinta plástica de los cartuchos tefifon al ser sometidos a una fuerte tracción mecánica. El formato terminó declarado muerto "de facto" durante esa misma década.

A continuación, una máquina tefifon "en acción".



0 comentan:

Publicar un comentario