3 de julio de 2008

Memorias con sabor a yogurt


Si hay que recordar yogures y reflotar memoria colectiva, echar mano al mítico yogurt Soprole es una idea que gana por paliza. Nada de Huesitos, ni Yoghito, ni ninguna prostitución del original. El pote de 175 gramos (no el indecente de 125) era el premio de la salida al dentista o del fin de semana. Supuestamente tenía azucar pero, por tradición de familia, siempre se le ponía un poco más. Claro, después de sacar la tapa que era de aluminio duro y, si no se tenía cuidado, podía romperse y cortar los dedos. Sí, extraño, digno de Happy Tree Friends o de Itchy & Scratchy, pero es la verdá. Durante buena parte de los 80s, también existió el Dannon, pero nunca con la fama del Soprole. Porque Soprole durante años fue sponsor de ese programa del guatón copión que... sí, pues, ese mismo, SabadoS GiganteS. El jingle es aún patrimonio nacional:

"Lo podemos lograr,
lo podemos lograr,
si encontramos la fuerza para vencer
y para avanzar.
Todo lo que queremos,
con esfuerzo y con la ayuda
de esas pequeñas grandes cosas
que nos llevan a triunfar"

Poco tiempo después apareció el Nestlé, que en su etiqueta decía que contenía pulpa de fruta. ¿Alguna vez ocurrió eso? Pero pronto comenzaron a aparecer nuevos potes. Porque no todo era yogurt natural, batido y americano... no, no, no, no... ¿Se acuerdan del Requetegurt y su promoción de los Requetepatitas? Admito que aluciné con la de 100 patitas y nunca encontré las tres partes bajo las tapas. A su vez aparecía el Requetefrut, que era, adivinen... yogurt con frutas, que mis viejos me compraban y que yo me lo comía callado aunque nunca me gustó, sí, extraño, por esos pedazos de frutas.

Mientras tanto, Nestlé revoluciona el ambiente con un yogurt juvenil y liquido, Bliss. "Agita tu vida, agita Bliss" era el slogan. La clásica forma de la botella de leche, ahora de plástico y con una tapa que se le metía el dedo, cobraba nueva vida. Pero nunca abría los Bliss rompiendo la tapa con el dedo. Nunca tan cerdo.

Y ya a fines de la década, Dannon cobra nueva vida gracias al mítico Danonino y el perro parlante que se quedaba mudo cuando aparecían los papás. "¿Y por qué te quedas callado cuando está mi mamá?" decía el niño. "¡Porque tenemos que guardar el secreto!" respondía el perro. La mamá se percata de una voz extraña y pregunta "¿Quién habla?". "Fue el peyo, mami", dice el niño. Y se mete otro Danonino a la panza. ¿Quién no soño algún día con comerse dos yogurt de una vez?

Mención honrosa: para fines de los 80s, había un yogurt Leche Sur que era "aflanado", que tenía una consistencia mucho mayor a los otros. De hecho, literalmente parecía flan. ¿Todavía existe Leche Sur? Me parece que no.

Hoy se extraña esa magia, se extraña esa marca tan profunda como la de la canción de "lo podemos lograr" del yogurt Soprole, la cual ya cuesta tanto conseguir reeditar, con las recicladas sin parar de sus ideas clásicas y las nuevas ideas que no prenden a nadie. Soprole, este palo es para ustedes. Y también se extraña esa calidad de antaño. Definitivamente, la experiencia de consumir yogurt se ha degradado. Antes el yogurt era cremoso y daba gusto. Hoy, para abaratar costos, se fabrica yogurt aguachento.

¿Se me fue recordar algún yogurt ochentero? Los comentarios les esperan.

El regalo de hoy es triple. Para comenzar, el clásico comercial de Danonino y su "peyo" parlante.



El segundo video es una rareza. El yogurt Yoplait no es nuevo en Chile. Se vendía a comienzos de los 80s, pero por alguna razón a los franchutes talvez les fue mal y se fueron. Aquí un comercial de ese tiempo. Aporte de erlucho en YouTube.



El tercer video, de tiempos que ni siquiera viví. El yogurt Yely era medio ácido, pero se le ponía azucar y quedaba rico. La tapa era dura, filuda y costaba sacarla. Era el apogeo de las tapas asesinas.



El último... el clásico Soprole "lo podemos lograr". Todo un ícono de la época ochentosa.

4 comentarios:

  1. Ja...ahce poquito el shock escrbió en RLP sobre lo mismo..que recuerdos esa campaña de Soprole, marcó a una generación completa.-

    Cuídate.-

    ResponderEliminar
  2. Siempre me cortaba los dedos con esas tapitas...
    y recuerdo que alucine con las promos de del Mario World cuando salia mario pegandole a las tapitas de soprole o la del DK Country...

    que buenos tiempos

    saludos preto

    LunatikO!

    ResponderEliminar
  3. El año pasado conversaba con un viejo que fue responsable de las campañas publicitarias de Soprole en esa época y me dio varios datos interesantes: Dannon llegó a Chile gracias a que la misma SOPROLE (que era chilena, no como ahora que le pertenece a un comglomerado neozelandés, Fonterra), compró la licencia a la francesa Danone, pero acá llamaron a la marca como en Gringolandia: Dannon. Eso explica porqué Dannon era tan secundaria...

    Cuando llegó Nestlé fue cuando llegó la verdadera competencia. Y debe ser un choque generacional, pero le tengo más cariño a esa primera época de Nestlé que al Soprole de entonces... coleccioné las bolitas de Nestlé, era fan del Niño-gurt, Juntaba tapas (y también me rompí los dedos) para canjearlas por el álbum de las Tortugas Ninja... ¡Y me acuerdo del Bio-vita!

    De Leche Sur ni idea tenía que habían sacado yogurt. Lo que más recuerdo de ellos era su queso en triangulos, el "Andino".

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12/13/2008

    Lo unico que realmente lamento, es que el unico yogurt que quisiera comer con toda mi alma no existe, si, hablo del exquisito yogurt americano de soprole. ¿Quien no disfruto comiendose la parte blanca del yogurt? era definitivamente el yogurt mas rico del mundo, una lastima que ahora esta ese americano Nestle... igual es comible, pero no hay comparacion. :D

    ResponderEliminar