27 de octubre de 2005

Bájate

Estaba en séptimo básico y faltaban meses para el debut de las micros amarillas. Aún eran tiempos de Matadero Palma, Ovalle Negrete, Intercomunal 47 y demases. Mi rutina era subirme a cualquier micro y luego a unas diez cuadras de ahí tomar la micro que en verdad me servía para llegar al Instituto, la O'Higgins 1-I.

Un día mi viejo me fue a dejar a la micro luego de comentarle que estos gorilas no eran muy amables y simplemente no veían a las personas de, digamos, menos de 1 metro y medio (y posiblemente de ahí el hecho de que no paraban). Pasó la "Renca Paradero 15", un bus marca Caio de los '70 que todavía estaba en circulación. Su conductor, un orangután de tomo y lomo. Mi viejo lo hizo parar. Acto seguido subí a la máquina. Al ver que mi viejo no se subió y que simplemente era para que yo subiera, el mencionado orangután se sintió herido en su orgullo y, unas cuadras más adelante, asegurándose que mi viejo no viera la escena, y con la máquina vacía, se detiene en medio de un peladero en esos tiempos apaga el motor y me grita "¡bájate!". Me quedé quieto, pa' dentro. "¿vo creí que me hacís hueón? ¡bájate!".

Y la mariconada del orangután me quedó grabada de por vida.



[De 44 Shadow Lane]

1 comentario:

  1. Oooooooo
    Me caen mal los micreros
    y los "señores operadores"...

    la mayoría son los mismos orangutanes de las amarillas, sólo que bañados ¬¬

    ResponderEliminar