1 de noviembre de 2008

No es gracioso: Golpe Bajo 2.0


Porque ser protagonista de series gringas, tener un papel secundario en un bodrio de película, ganar las votaciones semanales en ese concurso de baile gringo (y al final salir tercero) y muuuuuuchas otras gracias que tú, pipiripaíto puedes ver aquí (and also here) no le bastó, tuvo que volver a hacer su programa de bromas pesadas a famosos y a sus amiguis. Golpe Bajo, ahora en versión chacreadamente llamada "2.0".

La cosa es que este gil volvió más cruel e infumable que nunca, y promete bromas "mucho más rudas, impactantes y de mayor presupuesto". Desde un episodio que demostró que el señor Nelson "Oma" Ávila es un político a prueba de todo (que nunca aparentó perder la compostura ante nada... mala elección si lo que querían era show), pasando por una modelo que donó el susto de su vida a favor del morbo, llegando hasta a un secuestro express a un comentarista de tele, que terminó en demanda. ¿Cuál es el fin de todo esto? Da la impresión que al señor De la Fuente un día se le ocurrió aprovechar todos sus contactos con el mundillo del "espectáculo" y armar algo con lo cual divertirse con sus amigotes vengándose de ciertas personas, ponerlo en la tele y si alguien más se rie y disfruta con esto, tanto mejor.

A favor de este recocido "2.0" está su gran grado de producción que es muy en serio pero a la vez muy poco en serio: se preocupan de cada detalle, pero de vez en cuando dejan escapar uno que otro detalle que resultaría gracioso al televidente que mira la escena desde fuera, pero que la persona víctima de la broma no alcanza a advertir porque el mal rato, susto o suplicio (según el caso) que está pasando, se lo impiden. Y eso es un ingrediente extra: además de disfrutar ver a tu famoso caer en un mal rato en medio de su estatus y de su gran vida, que éste no note esos detalles y que en el fondo lo están agarrando pa'l fideo -y que éste sea incapaz de darse cuenta-.

Ingrediente fome (y que se repite en todas las entregas) es cuando, al final de cada broma, la "victima" se manda frases del tipo "Cristian, me las vas a pagar..." o "Cristian, eres un maldito, ya vas a ver..." que resultan más galleteadas que infomercial de adelgazante. En esos instantes sale a relucir la categoría de "amigui" que Cristian tiene con mucha de esa gente famosa y de la cual no hacen ni el amago de ocultar. Y aquí otro "golpe bajo" para este show de la broma pesá: cercanía de Cristian con sus víctimas, demasiada. Con su audiencia: cero. Y aunque el chico hace el intento de ganar complicidad con su audiencia -hey, yo me divierto con esto, es genial, diviértanse ustedes también-, no le resulta, le sale tan "cosmético", tan sobreactuado... Bueh... al fin y al cabo se ha hecho su fama por eso.

Sin embargo, y volviendo al objetivo principal del programa, para la persona que se tiene que tragar la broma de la cual es víctima, es una experiencia bastante inhumana. El plato fuerte del capitulo pasado (y que esta semana no tuvimos amen de la muerte del Sr. Ricardo Claro) fue un secuestro express. Les celebro que sean capaces de producir cámaras indiscretas como pocos en Chile (aunque todo sea, para variar, copia de algún programa foráneo), pero si el menú contiene el sufrimiento de un ser humano, da para pensar en qué tipo de sociedad tenemos, en donde ya se ha perdido el respeto por cualquier persona y donde al parecer todo está permitido y quien se atreva a regular algo es un "cartucho".

En definitiva, reir en la parte en que uno de los secuestradores deja escapar un detalle digno de un primerizo sería hasta natural, pero llegar al punto alto con el llanto real de un comentarista de tele para todo un país, y pretender que sea divertido... eso es de enfermos. Y eso no es nada de gracioso.

Golpe Bajo 2.0, los miercoles a las 22, por Mega.

Link: Golpe Bajo 2.0

4 comentarios:

  1. No sé si valga la pena perder tiempo en ver semejante porquería.

    Mucha suerte en todo.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón..como que se fueron al chancho...una cosa es hacer cámaras creativas y graciosas que ponen a gente en aprietos pero no en angustia...acá se fueron al chancho.

    ResponderEliminar
  3. Mucha razón don Preto.
    Si hay algo en la tele q odio son las cámaras ocultas, desde las más "inofensivas" a las del estilo de este programa, q me da asco de solo ver sus avances. Estoy esperando el día en q a alguien le de un paro o se les muera, a ver si ahí se ríen y se juran graciosos. Ojalá todo este tipo de programas de cámaras ocultas desaparezca de la faz de la ele.
    Saludos muchos don preto ;)

    ResponderEliminar
  4. Es el programa de TV más malo y cruel de Chile. Estoy seguro que solo esta en el aire porque alimenta al LUN y El tal de la Fuente paga por él.
    Espero que algún día puedan darse cuenta que a ellos no les gustaría estar en los zapatos de sus "victimas".

    ResponderEliminar