30 de septiembre de 2006

Si eran tan alegres y shacoteros...


Un grupo de tres jóvenes, alegres, buenos pa' la talla y disharasheros shicos rancagüinos sacandose la recresta en el auto manejando a casi 150 kilómetros por hora. ¡Es que no podís tomar la curva a 150 po' pelota! Luego, en todos los medios se muestran las impresiones de familiares y amigos cercanos al trio de huevas comentando que se trataba de jóvenes alegres, buena onda y buenos pa' la chacota. Cero autocrítica de los familiares. ¡Oh sí, ojalá toda nuestra juventud fuera así de alegre y chacotera! Tanto así de chacoteros que no se toman en serio ni el estar manejando en una carretera de alta velocidad. Algunos no se toman NADA en serio.

Enciendo el amigo TV. En el noticiero nocturno de cierto canal se muestra como un automóvil que circulaba al máximo permitido en cierta zona de la carretera, es adelantado por TODOS los demás autos. Cambio el canal y me encuentro en otro noticiero con un contacto en vivo con la Costanera Norte para mostrar como TODOS los automovilistas circulan a 100 o 120 kilómetros por hora en zona de 80 (foto).

Es en momentos como este cuando pienso qué cultura de mierda tienen los que andan en auto. Se ve que lo que alguna vez dijeron sobre las autopistas urbanas y su control de velocidad al pasar por el pórtico, y lo de la foto y la citación automágica al tribunal quedó en letra muerta. ¡Mierda, que se les tenga que controlar en todo! ¡Pta, si son adultos ya para tener que andar recordándoles todo!

Hoy en la tarde vi como velaban al último pelotudo. Y el comentario que me sigue dando vuelta...

¡SI ERAN TAN ALEGRES...!

26 de septiembre de 2006

Estación Central


Fotografía: (cc) JI Stark @ Flickr

Este será un año de recuento. Un año en que estoy mirando más hacia atrás. Más que los demás años. Este año ha sido para mí el año del Metro. Y que lo entienda quien quiera. El año en que cambié la micro manejada por un animal, pasando por el intermedio del Transantiago -del cual aún quedamos algunos que piensan que va a mejorar-, hasta el siempre bien tomado en cuenta Metro. El Metro es una de las pocas cosas de este mundo que tiene la singularidad de que puede ser tan nostálgico o tan moderno como uno quiera. Desde los antiguos carros setenteros (mal llamados "pan de molde") hasta los nuevos carros de las líneas 4 y 4A. Desde las estaciones de diseño futurista hasta las de muro de mosaicos.

Recuerdo haberle comentado a la Sole mi "nostalgia de Metro". No la entendió mucho.

Cuando era bien chico y viajaba en tren con mi viejo a Rancagua, era sagrado -antes de tomar el tren- bajar a la estación del Metro de la Estación Central a ver los carros pasar. Y era una maravilla. Los carros pasaban mucho menos llenos que hoy en día y todo -absolutamente todo- en el área de los andenes lucía impecable.

Haciendo tiempo, me quedé sobre el pasillo de cambio de andén en Baquedano un largo rato -unos 20 o 30 minutos-. Toda la gente apurada por subirse. Pegando estrellones. Figuritas a cuerda. Miraba los carros. Los que llegan y los que salen. Como cuando era niño. Más al fondo, la insigne gotera que caía justo sobre la señalética de "Salida", y el -también insigne- balde que contenía el agua caída. Viva Chile.

Mientras divagaba, alguien me pregunta ¿pa' donde se hace combinación pa' la Estación Central? Le señalo el andén de mi derecha.

Como si adivinara lo que estaba pensando. Mish.

25 de septiembre de 2006

Telefonica Vale Hongo


Partamos desde el principio.

Desde hace varios meses que, más o menos día por medio, el tono de marcar desaparece por horas. A veces, hasta días enteros. Frecuentemente estas faltas de tono se prolongaban toda una tarde. Aparecían las noches y los fines de semana. Esto ha sido la tónica durante todo el año.

La cagaíta grande ocurrió este fin de semana.

Luego de la acostumbrada falta de tono de marcar del viernes en la noche, el sábado en la tarde el teléfono no servía para absolutamente nada: al levantar el auricular podía oirse un sonido rarísimo ("p-p-p-p-p-p-p-p-p-p-p..."). Al llamar a mi casa desde el celular, se escucha un tono de congestión también rarísimo. No sirve ni para llamar ni para recibir. Acabo de llamar a mi casa desde el celular, por lo que puedo asegurar que, a la hora de publicación de este post, el servicio aún no vuelve. Es en estas ocasiones cuando uno se pregunta:

¿DONDE CHUCHA ESTÁN LOS TÉCNICOS DE TELEFONICA, RASCÁNDOSE LAS BOLAS?

Ya es conocido por la opinión pública el delito que cometen algunos individuos robando los tendidos telefónicos y eléctricos de los postes. Estas mierdas con patas son otra lacra de la sociedad. Pero mi queja no va hacia ellos, esas mierdas siempre van a existir. Mi queja va contra TELEFÓNICA, que es INCAPAZ DE ASEGURAR UN NIVEL DE SERVICIO DECENTE, digno de ser cobrado cada mes a través de un cargo fijo.

De más está decir que nuevas tecnologías como la telefonía IP han visto estancado su desarrollo en nuestro país a causa de los sistemáticos esfuerzos de monstruos como TELEFÓNICA por frenarlos en defensa de su negocio.

Señores de TELEFÓNICA, me dan asco. Ojalá Bin Laden les tire una bombita y les haga recagar su edificio, por hueones.

21 de septiembre de 2006

Tapsin, el matasanos

Así la cosa. El "Tio" Lalo Parra está sumamente complicado de salud [via]. Es por ello que no puedo evitar pensar en algo horrible. El Tapsin, sí, el mismo que usté compra en la farmacia o en el negocio de barrio... es un matasanos!

Es ahora cuando comienzo a pensar en posibles explicaciones para todo esto. Sea lo que estuviere pensando, una cosa está super clara: los publicistas que trabajan para Tapsin tienen un muy buen ojo, pero lo que andan buscando no me parece tan claro: o andan buscando representantes de la chilenidad y del patrimonio del país, o simplemente andan buscando artistas que están en las últimas para aprovecharse del revuelo medial para cuando finalmente se vayan al otro mundo.

Pachuco estaba re bien con su sonora Cubanacán, haciendo eventos... hace un comercial de Tapsin para la radio y... estiró la pata. Ahora el "Tio" Lalo se manda sendos comerciales de Tapsin y... está en la pitilla. Uno de esos comerciales en conjunto con los Chancho en Piedra. Si fuera uno de ellos, me cuidaría, o al menos no saldría nunca más de mi casa. No me extrañaría que próximamente en alguna de sus giras, el bus se volcara y pasara "algo". Ya sabemos que es perfectamente posible. Las condiciones en las que trabajan los choferes de buses dejan bastante que desear y como recordarán, ya sucedió que en una de las giras de la campaña electoral de la Gordi en que el bus, que llevaba a los artistas, se cayo desde un puente y hubo hasta muertos.

Y a los muertos ni el Tapsin los salva.

17 de septiembre de 2006

¡Regálame... lo que sea!

En el taller de creatividad nos dan tareas muy vagas con el propósito de que nos devanemos el seso aterrizando la idea para tener de dònde agarrarla. Esto que viene es algo parecido.

Como una oportunidad para que todos los seguidores de este sucucho puedan poner en acción su espíritu generoso, y en vista de que las ganas de escribir se agotan -y en serio que ya se están acabando- he resuelto darles la oportunidad de que hagan llegar algún presente. No entraré en detalles, la idea es que esta vez -y a diferencia del año pasado cuando el pedido era muy aterrizado y muy restringido, una foto- sean ustedes mismos quienes puedan proponer un regalo a su pinta. No importa que sea tangible o no, no importa el color, no importa el tiempo ni el espacio.

Todo lo que usté tiene que hacer para dejar su regalo es comentar aquí, aunque, en caso de que usté lolita buenamoza quiera dejarme algo más privado, para eso está el mail de contacto que aparece al costado en este blog.

La recepción de regalos comienza esta misma noche y se mantiene hasta nuevo aviso. Lo más probable es que dure al menos dos o tres semanas -y talvez más-.

13 de septiembre de 2006

Prefiero trabajar sola...

Yo, en un rincón. Miss Flauta, en otro lugar de la sala, hablaba con otra alumna. Había que formar grupos y ella estaba sola. Fue penca estar en el mismo lugar al mismo tiempo. Yo no quería. Me quedé sólo porque el ayudante dijo que los que todavía no tenían grupo se quedaran al final de la hora. Siempre sin grupo. Me acostumbré. Me habitué a ser asignado a gusto del dictador de turno. Me acostumbré a tomar los cursos solo, mientras otros mantienen su grupo de amigos, algunos desde el liceo. Y almuerzan juntos, carretean juntos, hacen todo juntos. "Es que inscribí el curso con una amiga, la (...), pero no se lo aceptaron. Me hubiera gustado trabajar con ella, pero si no se puede estoy dispuesta a trabajar sola..."

Y yo, al otro extremo de la sala.

El ayudante insistía en mencionarme. "Weon, no la caguís más... si no quiere trabajar con otra persona...", pensaba. Finalmente le comenté que tenía una dosis de aprecio y un respeto mínimo por mí mismo que me impedía trabajar con alguien que no quiere trabajar conmigo. No fuí muy discreto. Ni ahí si la minita escuchó.

Lo único que me queda de ese día es que me sentí indigno, como el poto.

Pero me reconforta imaginar qué será de la minita cuando tenga que trabajar y ahí sí que ya no pueda tener a sus amiguis de la universidad. Estaré acostumbrado. Y me endulza la vida pensar sobre aquello.

8 de septiembre de 2006

5 de septiembre de 2006

De aquí a la eternidad (o divagaciones sobre vacas comiendo pasto)

La semana pasada, en el Taller de Creatividad había que presentar un trabajo artístico personal. ¿Un trabajo artístico de un estudiante de Ingeniería? Como que no pega... Pero así no más fue. La profe, una vieja media loca pero entretenida, se inspiró en la Cow Parade y nos pidió a cada uno una vaca hecha por nosotros mismos.

Lo olvidé. Olvidé la tarea. No me olvidé de llevar las preguntas sobre la lectura, ni de la visita al Museo de La Moneda... Pero de la vaca me olvidé por completo.

Reconozco que estuve a punto de entregar una hoja en blanco.


- William, tu trabajo está en blanco. Aquí no hay nada.
- ¿Como que no hay nada? Es una vaca comiendo pasto.
- Y ¿dónde está el pasto?
- Se lo comió la vaca.
- ¿Y la vaca?
- Se fue porque no había más pasto.

Dar esta explicación no tenía nada de creativo. Después de todo, creo haber escuchado al Chavo del Ocho salir con este cuentito tal cual. Así que pensé en una vuelta de tuerca. Podía ir de carrerita al baño a mojar la hoja y luego, cuando Miss Flauta me pidiera una explicación, le diría al más puro estilo Condorito que en verdad dibujé una vaca en la hoja, pero como la pobre vaca estaba tan triste porque siempre la dibujaban sola, se fue a ahorcar o a tirar a la línea del Metro, no sin antes llorar a mares... y por eso se mojó la hoja, Miss... (plop!)

Esa explicación al menos tiene algo de creativo. Creo.

En jerga audiovisual a eso se le llama "fuera de campo". Es comunicar algo sin mostrarlo directamente. Como esto, por ejemplo.


Puedo dar fe de que aquella fue una tarde exquisita. Aunque la foto tenga sentido sólo para mí. Bueh... y para ella también, salvo que ella ya para mí no existe, así que no cuenta.

Momentos como ese son los que uno se lleva inevitablemente consigo para el resto de la vida. Y si hablamos en estos términos, el dibujo de la supuesta vaca comiendo pasto y la ficción tonta que inventé y que -por suerte- no entregué como tarea, no me aporta nada. Es que, en serio... Quiero volver a sentir que estoy viviendo ¡no quiero seguir perdiendo el tiempo llevándome hojas en blanco!

Prefiero llevarme fotos como la de las copas de los árboles de esa tarde. Y todas las vivencias asociadas. Una tarde llena de momentos ricos. Sí, muy ricos.

Por si un pelotudo no entendió, me refería a una tarde llena de esto...



Es que en serio, no me gustaría terminar tirándome a la línea del Metro. Es que amo el Metro...

1 de septiembre de 2006

Tengo pena


Tengo pena. En la segunda mitad de los '80, era un colegio de lo mejorcito del sector, limpio y organizado. Hoy da pena. Fui alumno cuando tenía otro nombre: "Colegio San Benildo N°2". El N°1 estaba en Av. México, en Recoleta. Un buen día ambos se vendieron y al de Renca le cambiaron el nombre y lo bautizaron como Britania Renca. Les cortaron el agua y la luz. Es un chiquero. Y para rematar con una dosis de sensacionalismo y huelga de hambre con crísis incluída en vivo, anoche se hizo el programa El Termómetro de Chilevisión en directo desde allá, frente a los baños, bajo la lluvia -aunque bajo una especie de carpa-. Primera vez en la historia del colegio que es visitado por la TV.

Me da pena el estado en que está la educación. Me da pena lo que ha pasado con los colegios "particulares subvencionados", en los que se supone que hay un sostenedor de estos establecimientos que, en teoría, tiene más recursos para mantenerlos en buenas condiciones, más que las municipalidades o el Estado. Dónde están los auxiliares que mantenían todo limpio y pintaban sus murallas cada dos años...

Pero, más que eso, me da pena porque era mi colegio.

Así la cosa.

El aporte Youtube de hoy...

A los wenos videos pa los regalones...

Una promoción de detergente Korall en la que se podían canjear rollos de fotos... en los lejanos tiempos de las cámaras analógicas de rollo, claro.



Cuando a Enrique Maluenda "lo fueron" de TVN, comenzó un programa matinal en Radio Nacional de Chile (en tiempos en que estar en AM en Chile aún era digno). El programa se promocionaba en TV así.



Y finalmente, sabrán adivinar en qué se inspiraron los creadores de este video. El nombre ya les dará una idea: "Joga pa'l p*co".



¡Es-s-so es to-to-todo amigos!