18 de febrero de 2006

Amortiguador de emociones

Mañana cambio de casa. Pero ni tan lejos. Es en la misma cuadra. A una casa. Una casa de verdad. Mi hermana sacó un crédito "refrescante" -podrán adivinar en qué banco-, con la idea de pagar todo lo que se debe y cambiarse de casa. Se supone que las cosas van a cambiar para mejor. Pero creo que los que más ganaron van a ser ellos. Mi hermana, porque al fin va a tener un dormitorio para ella sola. Mi viejo, porque al fin va a poder dormir en un dormitorio y no en el sofá. Y de yapa, por una promoción del banco llegará un nuevo amigo coreano de pantalla plana al living de la casa. Wow... siempre quise ver telebasura en pantalla plana. Los perros del conocido periodista Mario Hugo no me van a sacar pica.

y un montón de basura dan en la televisión...


Pero, pese a todo, no me pasa nada. Mis pensamientos se van inevitablemente a los amigos que ya no estarán. Y a mantenerme sereno para recibir a las nuevas personas que llegarán a mi vida y que ojalá no se vayan.

La Maca de las misiones -del desastre de las misiones- dice que después de todo no soy una mala persona. La Anita me contó. Y yo le creo a la Anita. Al menos no soy un depravado, porque esas sí son malas personas.

Tengo motivos para vivir y otros para morir.

Tengo que amortiguar todo esto. Y lo estoy logrando. Y ni con eso me puedo sentir bien. Las cosas malas no me dejan disfrutar las buenas. Qué lata.

[De 44 Shadow Lane]

14 de febrero de 2006

San Valentín... otra vez

Soy humilde cuando reconozco que no tengo respuestas para todo. Hoy es el caso. Hoy detengo motores y a partir de ahora guardo un respetuoso silencio y recuerdo a don Julián García Reyes cuando a las 12 de la noche en la Radio Horizonte decía más o menos así: "Si ves que dos seres, muy ingenuos, alaban el amor, porque creen firmemente en él... calla al menos. Quizás tengan razón".

Y ojalá a todos les llegue, antes que se mueran, en algún momento de sus vidas, ese maldito amor. Porque hasta la persona más desagraciada se merece un momento mágico.



[De 44 Shadow Lane]

10 de febrero de 2006

Una moneíta por favor...

...para estos trogloditas que viven conmigo y que son incapaces de hacer un buen manejo de la plata cuando hay poca?

Sí, dama, caballero, lolita, varón, aquí nos quedamos sin plata. Así no más.

faltan monedas...


[De 44 Shadow Lane]

9 de febrero de 2006

Reality extremo: Tomar vacaciones en Chile

Bienvenidos a la nueva odisea, el reality show extremo sensación del verano: "Tomar Vacaciones en Chile". Advertimos a los interesados que deberán manejar holgura de dinero y paciencia, si no quieren terminar, literalmente, botados en el camino.

1.- Si posee movilización propia y debe atravesar la capital, no le será grato recibir un lindo parte en la entrada de su casa por infracción al atravesar las carreteras concesionadas sin el TAG, por lo que no deberá comprar su siempre útil y usurero pase diario. Y cuidado con los vagos que tiran piedras desde las pasarelas, no queremos otra Gladys Valck... Además le recomendamos armarse de especial paciencia ante alguna congestión generada por pobladores que invaden la vía reclamando por la calle de servicio que les cortaron y que tienen que pagar peaje hasta para ir a comprar al almacén de la esquina. Ud. sabe, siempre hay alguien que paga el Daffy Duck...

2.- Si no la posee y elige viajar en bus, ya se habrá dado cuenta de las alzas en los pasajes de los buses interurbanos de entre un 30 y un 40 por ciento e incluso más. Si piensa que esto ya es un suplicio, le cuento además que deberá soportar el colapso de los terminales, además de la presencia de gente de vida fácil que intentará a cada segundo, aprovechando la alta afluencia de gente, carterearle y darse la buena vida a costa de su limitado presupuesto. Ojo, además ponga atención a todo su equipaje. En casos extremos le recomendamos aquí en el Canal que lleve todo su equipaje consigo arriba del bus y no lo ponga en el portamaletas. Y si los demás pasajeros se quejan, pierda cuidado, no haga caso y recuerde que en el fondo, cada quien está a cada momento salvando su pellejo. Y claro, mientras dure su viaje, más aún en viajes nocturnos, récese unos padresnuestros, avemarías, prenda incienso, invoque a cuanto espíritu del más allá conozca y, claro, nunca está de más, lleve consigo a algún instalador de airbags para que le rodee su asiento de estos aparatejos (y si otros pasajeros o el inspector se quejan, recuerde lo que le acabo de decir sobre su equipaje), ya que nunca se sabe si la explotación que sufren los conductores haga que se queden dormidos al volante y su viaje termine con el bus volcado, quemado o ambas cosas. Recuerde, aquí en el Canal "queremos que usted viva".

3.- Si viaja en tren, no crea en los tiempos de viaje publicados y aplique un factor de entre 1,5 y 2 (lo dejamos a su criterio) a tales tiempos para obtener el tiempo mínimo estimado de viaje. Además, tenga en consideración que la poca cultura de sus pasajeros acompañantes en relación a los baños de los trenes podría inutilizar alguno a la media hora de haber salido del terminal, provocando que en lo sucesivo, el tren se detenga por más tiempo de lo normal en cada estación para que la gente pueda botar todo residuo orgánico que le estorbe durante su viaje. Si esto sucede, vuelva a multiplicar por el mismo factor el tiempo estimado mínimo de viaje para obtener una estimación más realista. Si se fija con atención, en ciertos lugares del tren verá aberturas semejantes a las de un sistema de aire acondicionado. Le decimos desde aquí que efectivamente se trata de un aire acondicionado, pero si nota que aún así la temperatura no es de su agrado, es un hecho absolutamente normal de lo cual no hay que preocuparse, ya que en verdad se trata de aire especialmente acondicionado para cag*rse de calor. En lo que sí puede creer es en la temperatura que marcan los termómetros digitales al interior del tren: si marcan 25 grados o más, tendrá que resignarse a que su plan de escapar de las temperaturas capitalinas fracasó, porque efectivamente es ésa la temperatura. Si nota que luego de largas horas de viaje el tren presenta un principio de incendio o por mal estado de las vías se detiene, seguramente será derivado a un bus, en cuyo caso remítase a lo recomendado en el punto 2 (¿o creyó que por viajar en tren, que en algún lugar del mundo talvez es de lo mejor, se iba a salvar de esa?).

4.- Cuando por fin ha llegado a aquel lugar de playas paradisiacas (o lo que haya podido conseguir con la plata que le dejaron los malandras del terminal, entre lanzas y vendedores de pasajes, ver punto 2) disfrutará del aire marino en todo su esplendor... o hediondez, en el caso que justo le haya tocado un varamiento masivo de jibias, sardinas, pulpos mutantes o quizás qué cosa. En ese caso, y si desea escapar de aquél natural aroma, rocíe su cabaña con algún desodorante ambiental y no se le ocurra salir de ella. Además le recomendamos encender el TV, especialmente entre 9 y 10 de la noche y ver las noticias de Santiago y algún segmento de noticias regionales aunque, claro está, estas últimas con calidad de VHS pirata. Lo bueno de esto es que no extrañará su vida citadina. Si no posee alguna cabaña a su disposición o viaja "por el día", ahí sí que lo sentimos de verdad. Cagó no más. Por el contrario, si ello no le molesta, tendrá grandes extensiones de playa a su disposición para disfrutar ese fresco y nauseabundo aroma... Relájese, inhale, exhale... (mmmmmmmmhhhh.... aaaaaaaaaahhhhh...)

5.- Si nada de lo enunciado en el punto anterior se aplica a su caso, pero no pudo conseguir viajar a algún lugar medianamente decente, tenga especial cuidado en las noches, en especial en cierto balneario del litoral central que empieza con C, en donde podrá apreciar en todo su esplendor las peleas nocturnas, de las cuales nuestros informantes en la zona pueden dar fe de que son como llevadas desde los barrios más flaites del sur capitalino, con sus mismos actores (claro, si vamos a hacer un show, hagámoslo bien hecho).

6.- Si por alguna razón a Ud. durante su veraneo le da más hambre que al Chavo del 8, cuidese de los vendedores ambulantes y sus empanadas tránfugas que podrían dejarlo internado de urgencia en algún servicio de urgencia de mala muerte. Claro está, si Ud. posee billete en abundancia podrá pagar una buena clínica, en cuyo caso la intoxicación no se la ganó por muerto de hambre, sino que por huevón.

7.- Por último, si baja a la playa con bolsos pequeños, especialmente las damas (que no sé qué les ven a esas mochilas de pitufo), no les saque el ojo de encima. De otro modo podrá ver como desaparecen en fracción de segundo. Se lo decimos por una experiencia MUY cercana de nuestro equipo. No sabemos en verdad cuál es la razón para tan extraño fenómeno. Presumimos de que algo tiene que ver con los individuos mencionados en el punto 2 y no nos referimos a los vendedores. Pero ojo, sólo presumimos. Nada comprobado.

Luego de estos consejos, esperamos que regrese sano y salvo y no haya sufrido ninguno de estos percances. De todas formas le recomendamos visitar algún pueblo olvidado en donde estará seguro pero se aburrirá como ostra. O bien dejar sus vacaciones para el invierno y disfrutar de una refrescante y romántica lluvia a la orilla del mar o en el campo con el barro hasta el cogote. O mejor aún, si prefiere una seguridad extrema, hágase un búnker, póngale TV y disfrute de la sana entretención viendo modelitos en bikini. Al final, si lo ve de ese modo, no sale tan caro.

4 de febrero de 2006

Safari feriante

Me saque la modorra y acompañé a mi hermana a la feria.

Obviando el penoso espectáculo que daba una vieja de mal vivir, el paseito fue algo inesperadamente tranquilo. Me llamó la atención un puesto que lo único que tenía para ofrecer eran películas piratas. De atrás decían "tan llegando por dechá y tan sacando parteh..." mientras la vieja cubría los CDs y los guardaba, igualito que los vendedores ambulantes del centro. Una cuadra más allá, en otro puesto, pude ver (disimulando mi cara de sorpresa, claro) que estaban vendiendo unos jeans COHACHE (sí, los mismos que anunciaban en la Radio Aurora, la de la música bonita). Me preguntaba si todavía existían y creo que lo que ví me dio la respuesta. Lo único que faltaba era que fueran amasados. Yo alcancé a usar de esos cuando tenía 7 u 8 años y cada vez que muestran en TV la década de los '80 mi hermana me lo recuerda y se ríe. Pero lo que llamó particularmente mi atención era el contenido tránfugo de unas botellas rojas llenas hasta un poco más de la mitad. Eran cera, supuestamente. Pero lo tránfugo no se detiene aquí. El vendedor, un sujeto panzón, sin saber lo innecesario de su intervencionismo no escatimaba en repetir "es hueeeeena 'sta cera" varias veces. Y cuando mi hermana le compró una de esas botellas rojas, el vendedor puso la guinda de la torta: "¿le pongo abrillantador?". Y sacó de atrás una botella desechable de agua mineral que contenía un líquido blanco, la destapó y vertió un chorro de ese líquido dentro de la botella de cera, luego la agitó y cerró la compra poniendo la botella en una bolsita plástica y recibiendo el billete. Claro, cera con tierra de color como quien compra aceite suelto... Ufff... "no lleve del tambor que ahora está La Reina..." ¿se acuerda?

Que alguien me recoja el carné...

P.D.: A propósito de Cohache, y para rematar la caída de carné, subí al Radioblog los jingles de la Radio Aurora y de la Radio Galaxia ochenteros. Una gentileza de los foristas de Fotech :)

[De 44 Shadow Lane]

3 de febrero de 2006

Pretoriano se murió

Indignación. Indignación por las personas que me rodean. Eso fue lo que quizás me llevó a hacer lo que hizo. Ya me imagino. Correrían rumores de que posiblemente se trataba de una muerte por inmersión en la piscina de una antigua amiga, aprovechando el momento en que ella fue a ver quién llegó o quizás qué cosa. Otros hablarían de un ahorcamiento, posiblemente en mi habitación, usando la cuerda con la que se sostiene una cortina que separa mi espacio de el de mi hermana, porque mi casa tiene un sólo dormitorio, forrado de cartones y que comparto con ella. Pero el rumor que más trascendería sería en que dice que habría sido alcanzado accidentalmente por un tiro cuando llegaba a mi casa en el sector donde vivo. Dirán que mis estudios universitarios y estar a un año de salir no me daban motivos suficientes para seguir con vida. Los curitas de turno en TV prediacrán sobre lo que realmente importa en la vida. La pastoral de mi universidad se desharía a homenajes y cuanta cosa más... Pero no.

Nada de eso. La muerte fue otra. Mental. Aunque el motivo es el mismo. Me siento profundamente indignado por el actuar de quienes me rodearon en vida. Personas que están dispuestas a ayudar a algún amigo que lo necesita, pero si está demasiado dañado, simplemente se sacan el bulto de encima, "perdonando al que ha pecado, pero apartando al descarriado". Gente que comúnmente opta por actuar según su propia conveniencia en lugar del bien común. Gente que lo único que hace todo el tiempo es salvarse el pellejo. Perdónenme por ser su eterno cacho, pero por favor dense cuenta de una buena vez que ustedes son gente malditamente falsa.

Se me presionó a mirar positivamente mi vida, mientras todo el mundo despotrica contra mis defectos. Cuando les pedí que me hablaran con la verdad, vieron sólo lo malo. Gente que me ha encontrado defectos... montones. Gente que ha descubierto mis virtudes... unos pocos.

Impulsivo, mojigato, manipulador.

Soy orgullosamente impulsivo. No podría ser de otra forma. La vida es juego. Cuando se está abajo, sólo arriesgando se puede ganar y salir del hoyo.

Mojigato, talvez. Pero fue cuando trataba de hacer ver al resto de las personas que mi mundo no es el mismo de ellos, que no traten de adaptar un contexto de vida personal a mi vida, a mi actuar. Que soy distinto a ellos. Que nací en cuna de lata, que pasé hambre y privaciones y que viví en distintas condiciones que ellos y que en definitiva soy producto de una historia diferente a la de las demás personas.

Manipulador, a mucha honra. Me recomiendo a mí mismo una dosis de ello cuando siento que no puede haber ningún problema en frente mío que no tenga deseos de resolver, que me gustaría ser quien consiga cada cosa que se propone, en especial conviviendo con gente que me pide a cada momento que cambie aspectos de su personalidad pero que jamás ceden un sólo centímetro. Puta que me da bronca eso. Por qué tengo que ser el que otros quieren que yo sea. Váyanse a la misma mierda.

Ya había dicho que tenía ganas de renacer. Pero faltó el episodio cero. Y era, efectivamente, que estoy muerto.

[De 44 Shadow Lane]

2 de febrero de 2006

Ganas de renacer y una canción cebolla

Finalmente me conseguí a cero peso un computador más nuevo que el que tengo ahora. La verdad es que me conformaba con que cargara el Windows XP. Por lo que me dijeron trae procesador Pentium III de no sé cuántos MHz ni cuanta RAM. Con los cochinos billetes que he ahorrado no será problema comprarle chiches como un grabador de DVD o más memoria RAM. Después de todo, como dice un profesor, el gran cuello de botella en un computador es la memoria. Y lo ejemplifica soberbiamente con el hecho de que en las tiendas vendan computadores con el último Pentium 4 HT y toda la payasá y míseros 128 MB de memoria. Ya, OK, lo siento, demasiado nerd. Mi viejo supo lo del computador y como le da lata que me regalen cosas y se siente menos por no ser él quien me procura las cosas que necesito, dice que me tiene una sorpresa.

La Clau, que tiene una conexión de banda ancha de tarifa plana, me averiguó cuánto es lo que realmente cuesta una conexión libre vía telefónica y me di cuenta que usarla fuera del horario entre la medianoche y las 8 de la mañana del día siguiente es prácticamente una estafa. Por eso escribo este post en el bloc de notas y luego hago mover el chasís del modem sólo para hacer copy-paste y publish. Una amiga que no le gustaría que se revelara su identidad, aún en este desconocido sucucho, y que ya trabaja y maneja su plata, me ofreció ayuda por si lo necesitaba. Y ya que mi hermana prefiere gastarse la mitad de su plata en comprarse ropa, creo que conversaré con ella a ver si me ayuda con una banda chanchita no importa que sea la de 128, pero que me permita estar online todo el rato. Históricamente he perdido feo en mis ramos al no poder trabajar en grupo con mis partners por no estar conectado en mi casa. He quedado casi siempre como el pajero del grupo sólo porque tengo que investigar en Internet en la universidad, traerme el material en diskettes a mi casa y descubrir que el diskette falló. Ya basta de eso.

Además me servirá para revivirme en esto de los blogs, un mundo que más de alguna vez he tenido ganas de abandonar, en particular luego del incidente del Pura Gula que más de alguien recordará, y cada vez que miro desde galucha alguna reunión de Fauna Bloggera. Me van a tener posteando a cada rato, aunque también trabajando más para mis ramos en la U. Pensándolo bien, este submundo bloguerístico es mucho más grande de lo que podría pensar y sería una estupidez abandonarlo por una mala experiencia. Conocer gente nueva por sus blogs es algo que está doblando la esquina y creo que lo necesito. Darse nuevas oportunidades. Quererse más uno mismo. Darse gustos. Soñar en que a la vuelta de la esquina está la persona justa para uno. Sentirse capaz de triunfar donde antes fracasé.

Tengo nuevo nombre tentativo para 44SL. Pero debutará en Marzo. Por ahora una canción cebolla me rebana el seso. Es como las de Arjona, o sea, la rima es tonta, embutida o no existe, pero es una canción tan simple y tan representativa de lo que me está pasando. ¿Existen estas amigas? ¿Dónde? Porque no veo ninguna.

Que estén bien.



Angela Carrasco - Amigo mío (cuenta conmigo)

Nada hay tan hermoso
como poder decir y sentir amor.
Voy sembrando ternura y comprensión
por donde pisas tú.

Amigo mío, amigo mío,
cuenta conmigo.

Cuando sientas deseos de callar,
yo seré tu silencio.
Cuando rías, contigo reiré.
Si lloras, lloraré.

Amigo mío, amigo mío.

Cuando quieras sanar tu vacío,
cuando quieras jugar a ser niño,
cuando quieras sentir como un hombre,

amigo mío, amigo mío,
cuenta conmigo.

Amigo mío, amigo mío.

Cuando quieras sanar tu vacío,
cuando quieras jugar a ser niño,
cuando quieras sentir como un hombre,

amigo mío, amigo mío,
cuenta conmigo.

Si luchas por la libertad del mundo,
yo, yo te ayudaré, mi amor.
Si estás cansado, tu cansancio lo haré mío
y te aliviaré.

Amigo mío, amigo, amigo mío, amigo mío,
cuenta conmigo.
Amigo mío...


[De 44 Shadow Lane]

1 de febrero de 2006

I dissappear

Llegó la mitad de los meses de vacaciones. Me deprime darme cuenta que la mitad del tiempo que se suponía que era de relajo y desconexión de los asuntos del resto del año ya se ha ido. En especial cuando han quedado asuntos pendientes.

Evité un desastre mayor el mes pasado. Desaparecí. Sin dar explicaciones a las personas involucradas directamente. Me pisé la cola. Yo que siempre pregono eso de la lealtad y de no andar escondiendo las cosas y de discutir de frente cualquier diferencia. Como una máquina que de pronto comienza a funcionar de forma imprevista y el primero atisbo del operador es desenchufarla. Algo así.

Si no me conoce, aquí ya se enteró de un rasgo mío que no sé si está bien o mal. Lo que hay. A falta de algo mejor. Quizás para mí no exista algo mejor.

Converso con poca gente. Estos días me siento muy solo y esto de tener amigos unicamente en la universidad me está pasando la cuenta. Porque casi todos mis conocidos (ni siquiera hablo de amigos) seguramente gozan de un buen pasar y ya se habrán escapado a algún lugar de veraneo. Esto es lo que al menos trato de intuir cuando trato de llamarlos por teléfono y no contestan. Claro, algunos son trabajólicos y si no contestan luego de innumerables llamados, es por eso.

Los trabajólicos no comparten mi pensamiento sobre el siempre reservar al menos cinco minutos de mi tiempo a algún amigo que lo reuqiera y están por definición en los primeros lugares de mi lista de precaución (con el subtítulo "si te involucraste con una de esas personas, asume las consecuencias").

Creo que no es tan raro desaparecer, después de todo. Ellos también lo hacen.

[De 44 Shadow Lane]