Verte sonreir


Cada vez que voy a la máquina de café no puedo evitar mirar donde estás. Me saludas desde tu cubículo y eso me encanta. No me aguanté y tuve que ir y saludarte.

Estoy tomando mucho café. Sólo por verte sonreir.

* Foto de wayne.vernon (CC BY-NC 2.0)

También te podría interesar

0 comentan