Eres de otro mundo


Tu sonrisa, tu forma de vestir, tu onda, tu personalidad, tu forma de saludarme, tu pelito bien cuidado... Y ese es precisamente el problema. Eres de otro mundo. Y no creo que el mio te interese.

(No, saludar... eso no significa nada.)

* Fotografía original de Gabriela Camerotti en Flickr bajo Creative Commons (CC BY-NC 2.0)

También te podría interesar

0 comentan