Vuelco

Llegó el día en que no aguanté más tanta cosa mala.

Mi hermana esperó el peor momento para "independizarse". Irse de la casa. Su plata es su plata y no le gusta que nadie se la toque. Nunca quiso ayudar a pagar el arriendo. Le daba dolor de guata pagar las cinco lucas de la cuenta de la luz. Cría cuervos...

Mi hermana las perdió todas conmigo. Y no me hablen más de perdón, porque a mí no me han perdonado nunca, al menos sincera y explícitamente.

Así que mi opción por dejar de postear sobre mi vida y llenar el radioblog de música alegre-horrible en vez de obras-maestras-depresivas obedece a mi huida de la realidad, a construirme un mundo de Bilz y Pap y a ver qué prefieren Uds., que los llene de banalidades o que les abra una ventana a la cruda vida real.

Y si, como suele suceder, alguien no está de acuerdo con mi visión sobre "qué-hacer-ahora-que-ya-está-todo-mal-y-pareciera-no-poder-estar-peor", puede remitirse a la frase al pie de este blog.

Gracias.

También te podría interesar

0 comentan