30 de octubre de 2015

El Spot Malito: Mc Cola



"Mira este comercial, ¿quién sale ahí?", me dice. "No sé", le respondí. Cuando el comercial terminó, me dijo "Era la Javi, pero no le gusta que se lo recuerden".

Algo parecido me pasa con esto. No sé si todos quienes aparecen aquí hablarían con orgullo "Yo aparecí en el primer comercial de Mc Cola", o formarían grupos en Facebook o algo así. Pero sobre lo que casi estoy seguro es que este comercial se hizo con el vuelto del pan. Cero gasto en modelos. Da la impresión que todos quienes aparecen aquí son hijos, primos, tíos, abuelos de los dueños, de los gerentes o de los trabajadores.

Algo ahí usaron de 3D pero, fuera de eso, la factura es increíblemente artesanal. Deja ver una PYME al desnudo. Incluso por un segundo nos dejan ver su fábrica. Pero como me caen bien las PYMEs, no digo que sea malo. Es simplemente... "malito". 

"Mc Cola es mejor, Mc Cola es sabor, Mc Cola es la única con esa sensación". ¿Cuál sensación? Sensación de que ojalá no me vean con la botella. Chan. "¡Y cuesta menos!" remata al final. Ahí quedó recontra claro hacia dónde vamos. Para vender un producto que destaca por ser barato frente a los gigantes, que con imagen y fórmulas secretas están en la cima, sería tirado de las mechas gastarse una millonada. Sobre eso, no hay más que decir. O talvez algo más para finalizar: el comercial sólo dura 22 segundos y lo pasaban en La Red. Fin.


A todo esto, ¿aún existe la Mc Cola?


20 de octubre de 2015

El Spot del Recuerdo: Yogurt Leche Sur



¿A quién se le ocurre inventar un yogurt aflanado? ¿Qué fue de Leche Sur? Este es de esos productos que uno los encuentra la raja pero que de la noche a la mañana desaparecen sin dejar rastro. La historia de productos flash es bastante nutrida y podrían llenarse varias páginas recopilándolos desde diversos foros de Internet. Imagínate: un yogurt que no se derrama porque es como flan. ¿De qué me dio bajón, de flan o de yogurt? Qué producto más versatil. Le hubiera faltado convertirse en sémola con leche y hubiese saltado a la fama. Pero no. El yogurt aflanado de Leche Sur, su logo y su "indiecita" pasaron tristemente al olvido de quienes terminaron pasándose al lado de los grandes y, por cierto, del omnipresente y legendario, cuando todavía era bueno.

Leche Sur, no importa que nadie te recuerde, yo te extraño.

4 de octubre de 2015