25 de julio de 2015

Radio Preto Podcast #8: El pololeo... fuera del pololeo (Parte 1)

Cuando chico tuve muchas "amiguitas". Montones. Ya, OK, unas cuantas. Pero por alguna razón ese "éxito" infantil no se tradujo en una vida sentimental de juventud ni... vale la pena meterse mucho en eso. Desde fuera, desde una socialización torpe e ilusa, me quedé viendo pasar los carros alegóricos luego de haber sido bajado del primero que pasó. Hoy hablo del pololeo, sin haberlo vivido.

Ya, si no es tan grave.

Bajar capítulo (mp3)
Feed RSS
Radio Preto en Spreaker

23 de julio de 2015

Disteclia: Imagen exterior

Sonriendo, con lentes, de lado, foto cortada o volteada, guaguas en lugar de una foto propia, parejas, besos, con la amiga(o), con antifaz, con bufanda cubriendo el rostro, en viaje, de vacaciones o en lugares lejanos, fotos borrosas, rodeada de flores, logos de tal o cual cosa, fotos del ticket del último concierto al que fueron, fumando, más sonrisas, más y más sonrisas, de torso desnudo, saliendo del mar con jeans mojados, arriba de un bote, con su mascota en las manos, fotos del hijo, de madre con hijo o padre con hijo y algunas pocas de familias completas, posando, no mirando a la cámara, oscuras, fotos de infancia, del último carrete, fotos grupales, del equipo de fútbol favorito, del último concierto, fotos a las que se les nota que les cortaron a otra persona que aparecía al lado, con micrófono cantando en un karaoke, con cara de serio, con algún monumento histórico de fondo (torre Eiffel o similar, el billete de un profesional da para todo), con un mechón cubriendo parte del rostro, manejando, SMSeando o twitteando, estilo psycho, graduándose o titulándose, la carátula de un disco de su banda favorita, con logos de protesta, a medio sol, de pirata, de huaso, de lentes oscuros, en tono sepia, de personajes de TV de la infancia, con audífonos de DJ, de cuerpo completo y jeans, agarrándose el rostro de una o de dos manos, irreconocibles, de lentes grandes, riendo, pelo al viento, sacando la lengua, tomando cerveza, con unos 3 días de barba, pelo crespo, aros grandes, en blanco y negro, chascones, de lentes caídos y mirando de frente, tomando una foto con una reflex, en la barra del estadio, de un peluche, de la cordillera, a la rápida de la webcam y a menudo con poca luz, con la cabeza chueca, de sombra o perfil.

Sólo veo el circo de gente que según Facebook tiene algo que ver conmigo.

Junio 19, 2011.

12 de julio de 2015

El Spot del Recuerdo: Cerveza Brahma, (¡que se vayan las minas!)



Esos cortos años en que tuvimos cerveza Brahma en Chile. ¿Y por qué se habrá ido? ¿No gustó? Yo no bebo, así que poco podría opinar.

Estamos en un "carrete". Minas hablando con minas. Hombres, con hombres. Minas... hablando cosas de minas. Hombres, hablando cosas... pues de hombres. Hasta que a uno que está al lado le revientan los temas de minas y comienza a alentar a su grupo a gritar "¡que se vayan las minas!". La respuesta vino del otro lado... pero el final no se lo esperaban.

Disteclia: Soltero busca

Lo admito, no sé si con orgullo o con vergüenza: me inscribí en un sitio web de citas. Lo tomé por el lado de un “experimento social”. A ver cuánto dan por mi pellejo y a ver si alguien, con suerte, da un peso por mí como hombre.

Al más puro estilo “Soltero busca”, como antiguamente decían los avisos de contactos personales en el diario. Sólo que ahora la personalización del perfil con el que a uno lo ven el resto de los usuarios (y supuestamente, la “media naranja”) va más allá e incluso permite especificar poco menos que el nombre de mi gato. Algunas descripciones en los perfiles hacen referencia a lo superficial que puede llegar a ser esto. No son la mayoría. Pero uno siempre cae: con suerte la mitad de los perfiles incluyen foto y la verdad es que los perfiles sin foto casi no los tomo en cuenta. Y uno se da cuenta que aunque uno no quiera aplicar la superficialidad, la termina usando igual. Hay minas, y con cariño se los digo, porque me caen bien y ojalá tengan mejor suerte que este pellejo, que no se sacan partido ni por si acaso. Pero hay otras que sin ser un monumento a la belleza saben sacarle mucho provecho a lo que tienen.

Una vez pasada la barrera de “entrar por la vista”, llegamos a las descripciones, intereses, actividades favoritas, rasgos físicos propios y descripción de la persona a la que se busca. Hay cosas que no entiendo. Minas de 1 metro cincuenta y cinco pidiendo hombres de 1 metro ochenta. Qué mierda. O minas que quieren “un hombre que sepa lo que quiere” y en las características de la persona buscada ponen estatura “me da igual”,  cuerpo “me da igual”, bebe o fuma “me da igual”, cuántas veces sale a pasear al perro “me da igual”, etcétera. Como diría un mexicano, ¡no mames!

Al poco rato de revisar, me doy cuenta que las que ingresaron que viven en Las Condes o Lo Barnechea definitivamente viven en otro país. No miran menos de 1 metro ochenta, que sea profesional, que las saque a pasear, a viajar, a discotecas… Al cabo de un rato las veo en el listado de la búsqueda y ni me molesto en entrar a ver su perfil. Hay otras que en las pretensiones ingresan que quieren (sólo dos opciones posibles) “amigos” o “romance serio”. Qué mierda. O sea, si no le gustaste, tu premio de consuelo es ser amigo. Linda la hueá. Para eso no pierdo mi tiempo. Y otras que en la descripción escriben que quieren una pareja que sea su compañero y que la apariencia no importa, pero a la hora de describir a la persona que buscan lo hacen con lujo de detalle, no dejando casi nada como opcion múltiple. Fuck logic.

Otra cosa es que el sitio permite mandar guiños (que deben ser igual que los toques en Facebook, aunque quién mierda sabe como efectivamente funcionan) y mandar “mails”. Lo de los guiños… creo que ya mandé unos 100, nunca repitiendo la destinataria -porque aunque te recomienden que lo hagas diario puedes transformarte en psicópata-, y todo eso no dio ningún resultado, un puñado de minas que ve mi perfil y chao. Lo de los mail es otro cacho, hay que pagar una membresía o si no no es posible leer los famosos mail. Usté es hueón o cree que por este paupérrimo resultado voy a pagar una membresía -que no es nada barata-? Y más aún, el 80% de la funcionalidad del sitio sólo es usable pagando la famosa membresía. Primero a uno le meten el gancho de lo gratis y al final te dicen que hay que pagar. A la mierda.

Finalmente, y aunque recomiendan ser paciente y darle tiempo 
al asunto, va a llegar solamente hasta aquí. No te deseo mal, cupido virtual, pero ojalá cuando vai volando te saquís la cresta en un poste. Y volvemos a los contactos de verdad, y a nexos que se afanzan sólo después de años. Ya pasé los treinta, es difícil encontrar pareja, y la verdad es que eso no me sirve. Tiempo ya no hay.

(5 de marzo de 2013)

El Spot del Recuerdo: Talco Efficient (1989)



Aunque al buscarlo por sí solo dice que es de 1990, este video dice que es de 1989. Curiosamente, el comercial es colombiano, lo cual no recordaba. Podría llamarse fácilmente "el spot del no-recuerdo", porque me atrevería a decir que nadie lo recuerda. No ofrecía nada nuevo ni en estética ni en "por que debería comprarlo". Alguien se saca un zapato, sale el olor... y eso. Si no fuera por ese simpático pie que habla y dice "un pie Efficient es un pie feliz", hubiera pasado fácilmente sin pena ni gloria. Para qué 20 segundos, si con 5 segundos y poner ese mono bastaba.

6 de julio de 2015

El Spot... Malito: La energía positiva de Chispita (2012)



Con este spot no seré tan tan drástico. No es malo, es, como decirlo... malito. Lo cual no hace menos cierto el que sea de esos comerciales con los que hoy estamos inundados hasta el cogote y haciendo glu glu por tanta música comprada de artistas famosos y con la letra cambiada. De más decirlo, antes la música era hecha "para el spot" y era raro ver... en fin, escuchar -mejor dicho- lo que tenemos ahora. Chispita no canta mal, canta... cuestionable. Pero eso de hacer la megaproducción más cercana a la gente de a pie, poniendo a gente común y corriente cantar... como decirlo... se escucha malito. Dan ganas de cambiar el canal, pero por un ratito. Los más senior recordarán esa sección de Sábados Gigantes que se llamaba "La calle canta", en donde salían a grabar a la gente pero no con sus voces sino que reemplazaban de comienzo a fin con la canción original del artista. Eso era más que digno.

Este comercial... más bien la idea tras este comercial, tenía la potencialidad de marcar época, como lo fue el "Entel está aquí", comercial del cual aún queda rastro en las 5 notas características, o el de Soprole -que acabamos de ver en un post- que quedó en el mismo grupo de honor. Si hubiera contado con el cuidado de tener mejores voces o por último una sola voz para todos (y no poner a Chispita cantando solo).

Mención "f*ck logic" del día: Chispita duchándose. Chispita... duchándose. Electricidad... duchándose. Ahí la dejo.

5 de julio de 2015

Disteclia: Un final

Pedir un momento junto a quien creías cercano, de tu mundo, parte de tu historia, y que te pregunte el por qué. Y ahí está el eslabón más debil: ya es tarde, ya te arrumbó en el estante de los libros viejos, ya no eres parte de su presente.

Cuestionar. Pedir razones.

Hoy entendí que debía reconocer la señal, algo que no hice cuando esa amiga de media vida, que me llamó por mi nombre sin conocerme a sólo un par de semanas de clase en la universidad, luego de unos años comenzara su vida con otra persona tan sólo días antes de que yo le dijera mis motivos para tenerla conmigo. Con los años te das cuenta que no era para ti. Con los años. Pero en el momento eso no es evidente y la segunda parte de la historia, la que corresponde al esfuerzo inútil, no parece tal. Esa etapa está llena de señales, y mientras más pasa el tiempo, más señales aparecen y más rápido una tras otra.

Hoy reconocí la señal. Hoy despido lo que debí haber despedido hace años. Vivir no es entregarse al placer sin sentido. También lleva asociado el sufrimiento. También lleva junto a sí la desilusión. Tuve que entregar algo, tuve que dar el paso y decir aquí estoy. Y todo eso para llegar a una definición que podía llevar a dos caminos, ganar o perder. No será la primera vez que tenga que entregar algo que me lleve a una verdad que contenga malestar, desilusión, tristeza.

Eliminé todo lo que oliera a ella. Más bien, casi todo. Nunca la limpieza es total. Siempre queda algo en esa caja interna a la que llaman historia personal.

La señal fue tan simple como evidente. Y esta vez no la ignoré.

(17 de enero de 2015. Fotografía de Anne Helmond bajo CC BY-NC-ND 2.0)

Las Aventuras de Sofía: ¿Vegetarianos carnívoros?



Sofía come carne, como la gran mayoría de la gente. Pero su hermano Ignacio no. Él es vegetariano y le recrimina su actuar, contando con el amigo de su gran amigo: el Señor Salchicha... de Soya. Sin embargo, la furia ante la situación se apodera del Señor Salchicha... de Soya. Así, las emprende contra todo humano que se mueva... y contra quienes no, también. ¿Quieres ver cómo una salchicha de soya furiosa siembra el terror en la ciudad?

2 de julio de 2015

El Spot Malo: Vanish (Mamá, ¿qué es frustración?)



Hagamos de cuenta que un niño en edad escolar comienza a aprender el significado de nuevas palabras y en eso aparece la palabra "frustración". La madre, cegada en su dominio de dueña de casa, le da un ejemplo dentro de su dominio: "Es cuando descubría manchas en la ropa recién lavada". La verdad es que no me imagino qué respuesta pelotuda habría dado el niño en su clase si el profesor le hiciera la misma pregunta. Los niños aprenden de los padres. En más de alguna serie de TV hacen quedar a los padres como auténticos imbéciles (Timmy, Cosmo, Wanda, ¿verdad que sí?). Donde esto poco se ve es en los comerciales. Los padres siempre creen saber qué es lo mejor: que esta leche, estos pañales o este yoghurt es el mejor. Los padres siempre aparecen como que tienen la razón. No importa que estén equivocados. Por eso, a veces los "peques" hablan puras huevadas. Porque a algunos padres no les interesa ni se meten, y si es que lo hacen, lo hacen mal, como Don Ramón cuando le ayuda en las tareas de Geografía o de Lenguaje a la Chilindrina y le dice que queso se escribe "keso" o que Francia es la capital de Europa.

Gracias, publicidad. Han dejado a los padres, ya no en programas de TV ni en dibujos animados, sino que en la vida real como auténticos idiotas.