22 de mayo de 2015

Prende la Tele: la Tomboleta


Hoy en la mañana compré un paquete de galletas en el Big John. Cuento aparte el que los precios en estos locales parezcan más un asalto a mano armada que otra cosa, el asunto es que uno siempre termina comprando ahí porque está “a la pasada”. Las ubicaciones de estos almacenes de conveniencia las escogieron con pinzas, justo para no toparse con el clásico “almacén de barrio”. El vendedor sólo me entregó el voucher de Redcompra. Rara vez me han dado boleta. Y nunca he reclamado. Prefiero que el IVA se lo quede el comercio en vez del Fisco. Últimamente ha estado bien trucha esa institución como para seguirle regalando plata. La gastan en puras huevadas. 

Pero retrocediendo en el tiempo, hace unos casi 30 años, el Fisco era divertido. Incluso se metió a crear concursos, como éste, introducido nada menos que en el programa más popular del momento, Sábados Gigantes. El jingle era: 
“Tomboleta, Tomboleta,
gane una casa donde usted quiera
Compre lo que compre pida su boleta
y cuando tenga treinta…
¡Gane con la Tomboleta!"
El asunto es que primero los concursantes participaban respondiendo preguntas, y el que ganaba esa ronda participaba por la casa. Cuando llego a alguna puerta o alguna reja siempre me acuerdo del juego de las llaves. No siempre recuerdo qué llave abre qué. Entonces tiro la talla de las llaves. 

Un día tenía que hacer una maqueta de una casa, y era bien divertido lo de cortar el cartón corrugado y hacer muebles de cajas de fósforo. Era genial. Luego pintar, y finalmente hacer el techo, que era sacar una de las capas al corrugado y que la forma de la capa de al medio fuera parecida a la de un tejado de Pizarreño o de zinc. La casa, a sugerencia de mi vieja, tenía la misma forma de las de la Tomboleta o, al menos, la que mostraban en la tele. Pero lo que siempre me mereció dudas fue que cómo podían tener la misma forma si la gente escogía en que ubicación geográfica la quería. ¿Una vez que la persona se ganaba la casa iban al terreno y la construían? ¿O era una casa ya construida y por la que el Fisco pagaba su valor? ¿Tenía algún límite de precio en UF? 

Mientras el Fisco no se ponga entrete de nuevo y regale cosas en vez de gastarse la plata como las huevas, no esperen mi IVA. 


0 comentan:

Publicar un comentario