30 de diciembre de 2015

El Spot del Recuerdo: Almac (la entendemos, mamá)



El Almac fue el supermercado de la clase alta por excelencia. Su nacimiento se remonta a 1957 y fue pionero en su formato. Tanto así que algunos comerciales (como el de ese antiguo aceite Mirasol en los sesentas, con su frase "dije Mirasol, señora") fueron grabados en un Almac. Pero uno de los momentos icónicos (por no decir el más) fue el incendio en uno de sus locales durante la década de los 80s, presumiblemente por un acto terrorista. O en la cultura popular, en la canción de Los Prisioneros "Lo estamos pasando muy bien", en cuya letra dice "...compramos en el Parque Arauco y en el Almac".

La marca desapareció en los noventas para dar paso a lo que hoy son los Lider Express o los Ekono. Pero queda el slogan imborrable de toda una generación, que aunque le quedara lejos ir a comprar a uno de sus locales o sufriera de apunamiento por la altura (¿?), siempre recordaba: "La entendemos, mamá".


El Spot del Recuerdo: CTC Celular (1989)



Es fines de los ochentas y lo que ya estaba naciendo como una pequeña gran revolución en los países desarrollados desembarca en nuestros terruños como lo más top de lo top. Llegaban los "celulares". Cualquiera que vea un terminal de esos de unos 5 o 10 años atrás y se atreve a llamarlo "ladrillo", sin duda no sabe cuáles eran los verdaderos "ladrillos". Lo de andar con la batería en una maleta no es un mito. Fue absolutamente cierto y uno de estos 3 terminales que componían la oferta original era una verdadera maleta con teléfono que en uno que otro monólogo algún comediante decía que había que subir el cerro con la maleta para hablar. Más en serio, daban ejemplos de posibles llamadas: desde Farellones, o desde los faldeos cordilleranos a Casablanca, o desde Viña a Santiago, o hacia cualquier parte del mundo (y ahí entramos a los terrenos de lo más top de lo top). Lo cierto es que la cobertura era muy acotada y se reducía a Santiago, Región de Valparaíso y Ruta 68, y eso sería todo. Hoy lo miramos y no nos parece ni un brillo. Aún cuando nos digan que es "confidencial". Nunca fue confidencial. Era el tiempo de los sistemas análogos. Me acuerdo del único que tenía celular en la cuadra y se le escuchaba todo usando una radio FM apuntando bien la antena.

Después de todo, un lujito que sólo se podía dar la elite.




27 de diciembre de 2015

El Spot del Recuerdo: Ecco de Nestlé



Cómo olvidar la letra: "Es natural / es natural / Ecco / y sano..."

Durante los ochentas y buena parte de los noventas estaba de moda la música de los sesentas. Así como en los 2000s estuvieron de moda los ochentas, siempre en cuanto a música del "recuerdo" apuntamos a dos décadas hacia atrás. La razón es simple: los jóvenes de hace dos décadas hoy son adultos con poder adquisitivo y por ello los medios, fundamentalmente las radios, ven este contenido musical como altamente explotable comercialmente.

Pero dejando eso un poco de lado, hay campañas publicitarias que no se olvidan. Eran tiempos en que habían pocas formas de medios y por sus características únicas para aquellos días, la televisión fue iman de avisadores que ponían todas sus fichas en ella. Se podrá decir que usando una canción de esas icónicas en la historia de la música se tiene el éxito asegurado. Sin embargo queda un margen entre hacer la pega y lograr la fama. Ecco, una bebida en polvo en base a cereales, lo logró en los 80s y el vuelito le alcanzó incluso para llegar a los noventas sin modificar el jingle. Ésa pocos la hacen.

El Spot del Recuerdo: Vodka Eristoff (1982)



Hay una cosa que no me acomoda, más bien, que odio de la publicidad de licores, que es su orientación a vivir la vida y el placer de formas que sin el alcohol no se podría, como si quienes no tuvieramos el vicio de beber no tuviéramos este placer a nuestro alcance jamás. Siempre sale el tema de la sexualidad, juntar hombre y mujer, una miradita por allá y por acá, siluetas, insinuaciones, y todo por supuesto con elegancia y sin pensar en que el exceso puede llevar a todo lo contrario. Eran tiempos en que en ninguna parte se incluye un mensaje del tipo "beber con moderación" o "producto para mayores de edad". Conocida fue la célebre frase publicitaria "Un Martini invita a vivir". Porque ése era el concepto: beber licor para vivir. Eristoff no lo hizo mal (y fue más allá) con su locutor off diciendo "Quítale la inocencia a tu bebida favorita. Vodka Eristoff, el sabor atrevido". Quizás lo único que me acomoda y que "me cae bien" de estos spots antiguos de licor sea esa elegancia, distinta de la celebración a destajo y como si no hubiera un mañana que impera en nuestros días y que seguramente haría avergonzar a los polacos o a los rusos (se discute hasta hoy quiénes fueron los inventores de este manjarsh) quienes hace varios siglos crearon el vodka, cuyo nombre literalmente significa "agua" o "agüita".

Ciertamente que este spot no es chileno (como la gran mayoría de los licores, por ser extranjeros). Sin embargo recuerdo una campaña publicitaria en las micros hace unos 10 o 15 años que decía algo como "beba vodka y hable ruso en sólo minutos". Qué más honesto que eso. Aunque, claramente, no debió haber sido mirado con muy buenos ojos.

26 de diciembre de 2015

Sonido AM: María Conchita Alonso - Noche de Copas (1984)


Con la verdad por delante, aunque duela. Así no más la hizo. Con el remordimiento de conciencia de haber hecho una cochinada, una rosada Maria Conchita Alonso, de jóvenes 29 años (nació en 1955 en Cuba), le confiesa a su marido su debilidad, causada por una sobreingesta de manjares etílicos de la que preferiríamos no saber mayores detalles. El asunto fue que besó otros besos, olvidó su boca, mancho su imagen, se perdió ella sola... y esa es la historia.

Y usté en su rol de macho, ¿la perdona o no? Ahí la dejo.

El Spot del Recuerdo: Flan Soprole (Flancisca!)



Desde siempre hemos escuchado el mito de que si todos los chinos saltaran a la vez podrían causar un cambio en la órbita de la Tierra o la alteración de su eje. Le doy permiso para ir y googlearlo. Y es verdad, aún es un mito. Un mito que no viene de la nada, sin embargo. Hace un tiempo un pensador-político que no recuerdo quién fue (y que sin ayuda no lo voy a saber nunca) dijo que si mucha gente da al mismo tiempo una patada al suelo puede ocurrir algo muy grande (o algo así). Una niñita desvelada que no podía alcanzar su dosis nocturna de flan Soprole recordó el mito y decidió ponerlo a prueba. Una llamada de larga distancia a China y vamos poniendo de acuerdo a todos los chinos para saltar sincronizadamente. Por lejos, el flan Soprole más caro de la historia.


25 de noviembre de 2015

El Vecindario: Síndrome del Video Vertical

No es que me den instintos asesinos como los de Homero Simpson -conservemos las proporciones- pero el tema del video grabado con teléfonos no es menor. Menos, en tiempos en que la gente ya se empoderó y usa las nuevas tecnologías como expresión o, más radicalmente, de denuncia. La humanidad ha sido furiosa desde siempre, sólo que ahora están los medios para botar el odio hacia afuera. Lo malo es que, por tirar tanto descontento -o, para qué ser tan radical, para grabar momentos graciosos del día a día-, olvidó cosas básicas. Una de ellas, las proporciones de la pantalla donde se ven los videos.

Por una parte, casi todos los aparatos del día a día, sobre todo monitores y TVs, y más ampliamente, las salas de cine, fueron hechos para ver material horizontal. Parece tonto entonces que existiendo tanta razón en contra, aún haya muchos que sujeten su teléfono en vertical para grabar video. Razones de ellos: se puede, por tanto lo hago. Razones en contra: el olvido de que el video puede verse no sólo a través del smartphone. Y aún así, simplemente el video vertical no es natural para la visión humana.

Si entiende inglés y quiere algo divertido, pásese por el canal de Glove and Boots, vale la pena. Pero si no, e igual le tiene bronca a los flaites que graban video vertical, igual diviértase con este video doblado.




13 de noviembre de 2015

El Spot: Point Cola (con Don Genaro)



Don Genaro es tremendo. Cuando hagan otra cápsula del tiempo, tiene que ir una foto de Fernando Farías sí o sí. Si bien es cierto, todos sus personajes son iguales, no es menos cierto que su "especialización" del papel de almacenero de barrio que se ganó en Los 80 le ha servido para ser ampliamente reconocido de norte a sur, en especial en la región de Concepción en donde hizo esta "joyita".

Mira también: El Spot Malito: Mc Cola

Una familia almorzando en día domingo. El cabro chico de la casa reclama porque es domingo y pide "bebida". La madre, como buena madre de clase media (?) le para los carros con que la bebida está muy cara. Pero ahí aparece Don Genaro, paladín de la economía.

Lo siento, pero tenía que poner aquí esto para que lo vea todo Chile. Y tú, tatita, lo conseguiste: ¡tráete al tiro una Point Cola!

30 de octubre de 2015

El Spot Malito: Mc Cola



"Mira este comercial, ¿quién sale ahí?", me dice. "No sé", le respondí. Cuando el comercial terminó, me dijo "Era la Javi, pero no le gusta que se lo recuerden".

Algo parecido me pasa con esto. No sé si todos quienes aparecen aquí hablarían con orgullo "Yo aparecí en el primer comercial de Mc Cola", o formarían grupos en Facebook o algo así. Pero sobre lo que casi estoy seguro es que este comercial se hizo con el vuelto del pan. Cero gasto en modelos. Da la impresión que todos quienes aparecen aquí son hijos, primos, tíos, abuelos de los dueños, de los gerentes o de los trabajadores.

Algo ahí usaron de 3D pero, fuera de eso, la factura es increíblemente artesanal. Deja ver una PYME al desnudo. Incluso por un segundo nos dejan ver su fábrica. Pero como me caen bien las PYMEs, no digo que sea malo. Es simplemente... "malito". 

"Mc Cola es mejor, Mc Cola es sabor, Mc Cola es la única con esa sensación". ¿Cuál sensación? Sensación de que ojalá no me vean con la botella. Chan. "¡Y cuesta menos!" remata al final. Ahí quedó recontra claro hacia dónde vamos. Para vender un producto que destaca por ser barato frente a los gigantes, que con imagen y fórmulas secretas están en la cima, sería tirado de las mechas gastarse una millonada. Sobre eso, no hay más que decir. O talvez algo más para finalizar: el comercial sólo dura 22 segundos y lo pasaban en La Red. Fin.


A todo esto, ¿aún existe la Mc Cola?


20 de octubre de 2015

El Spot del Recuerdo: Yogurt Leche Sur



¿A quién se le ocurre inventar un yogurt aflanado? ¿Qué fue de Leche Sur? Este es de esos productos que uno los encuentra la raja pero que de la noche a la mañana desaparecen sin dejar rastro. La historia de productos flash es bastante nutrida y podrían llenarse varias páginas recopilándolos desde diversos foros de Internet. Imagínate: un yogurt que no se derrama porque es como flan. ¿De qué me dio bajón, de flan o de yogurt? Qué producto más versatil. Le hubiera faltado convertirse en sémola con leche y hubiese saltado a la fama. Pero no. El yogurt aflanado de Leche Sur, su logo y su "indiecita" pasaron tristemente al olvido de quienes terminaron pasándose al lado de los grandes y, por cierto, del omnipresente y legendario, cuando todavía era bueno.

Leche Sur, no importa que nadie te recuerde, yo te extraño.

4 de octubre de 2015

12 de septiembre de 2015

5 de septiembre de 2015

Un Vlog de Sauce: Nos echaron los pacos



Todos hemos visto que, en la luz roja de los semáforos, a ratos aparecen jóvenes que han hecho de los malabares varios una pequeña gran obra de arte en vivo. Si ya con uno tenemos algo choro y simpático, qué tal sería si juntamos a varios en un lugar abierto. Tenemos un pequeño gran festival. De noche y con fuego, mejor. Pero... ¿van a creer que por este simple hecho alguien sapeó y llegaron los que van sin miedo tras el bandido, que dan tranquilidad a la niña inocente, quien no tendrá que preocuparse del bandolero?

Vayan tras los bandidos y bandoleros mejor será. Vayan a hacer lo que les corresponde. Pelotas.


2 de septiembre de 2015

Las Aventuras de Sofía: La suerte es mía



¿Qué tan frecuente es encontrarse unos lentes en la calle? Mucho o poco, esta vez resultó ser algo... simpático, tanto que logró convertir a Ignacio, un pobre tipo al que en su vida todo le sale mal, en nada menos que el ser más suertudo de la galaxia. La envidia de su hermana Sofía no fue menor y se acrecentaba a cada momento mientras pensaba obsesivamente que los lentes no tenían nada que ver... o tal vez sí.

Una aventura de fortuna que desafía la lógica... o tal vez no.


29 de agosto de 2015

Radio Preto Podcast #9: El pololeo... fuera del pololeo (Parte 2)

Y sigo hablando de emparejarse... sin haberlo vivido. Rescato algo que no hablé en la edición pasada: las demostraciones públicas, o algunas de ellas. Y... además me di el lujo de mostrarles la realidad en un futuro no tan lejano a esas personitas que en todo momento y lugar se dedican un "te amo" (aaaahhhhhh...). Lo siento, pero es así.

Bajar capítulo (mp3)
Feed RSS
Radio Preto en Spreaker

24 de agosto de 2015

El Spot del Recuerdo: Panchito... no vendrá (1981)



Quizá el vicio más "subdesarrollado" de la cultura chilena es buscar culpables. Aquí, en este video, es lo que menos importa. Una niña, en un columpio, pensando en qué hacer, cómo seguir. "Panchito... no vendrá tampoco hoy..." comienza con voz seria el locutor en off. Y enuncia causas en forma tan vaga que al final pierden importancia en sí solas y que no hacen otra cosa que reforzar la frase final. Un accidente de tránsito es de esas cosas en que la "culpa", en caso que obstinadamente se quiera aludir al concepto, la tienen todos y nadie a la vez. Como esas cosas que pasan pero que pueden ser prevenidas, que vienen tal vez de lo fortuito. La prevención es eso, precisamente: el arte de doblarle la mano a lo fortuito, al destino.

Y nos queda el hecho final, el precio: Panchito... no vendrá.

12 de agosto de 2015

El Spot del Recuerdo: Instituto Itesa (1993)



"Itesa está contigo, Itesa es tu camino, sí, ¡Itesa está contigo!" 

No sé quién le copió a quién. Si el Simón Bolivar a Itesa o al revés. Lo único que no tenía Itesa es esa mala idea de irte a buscar a la playa o a tu lugar de vacaciones para ir... ¡a estudiar! Itesa no mostraba nada muy nuevo, pero decía tener "un prestigio bien ganado". Pues no tanto, porque como todos recordarán, Itesa quebró en el 2000. Lo curioso es que en Google Maps todavía aparece una sede de Itesa en Av. España 115, pero lo más semejante es una sede de IPChile en el 169 de la misma calle.

Mira también: El Spot del Recuerdo: Centro de Formación Técnica Simón Bolivar

Aún así, nos queda el famoso jingle que, aunque no pegó tanto como el de Super Burros, bah, Simón Bolivar, se merece su espacio en el inconsciente colectivo, por no decir que ya se lo ganó.

Estuve a punto de darlo como El Spot Malo, pero le tuve compasión.

9 de agosto de 2015

Disteclia: Un futuro ilusorio

Ayer iba a escribir algo de lo sucedido antenoche, pero lo hallé poco atinado. Ahora, con más calma, aun me cuesta hilar palabras. Sé que no debería quedar enganchado a esa persona, que era sólo un proyecto de amiga, pese a su trato tan cercano, una sensación de estar pololeando por una noche, algo nuevo, que me descolocó, pero que acepté con un poco de incomodidad al principio. Tengo su número. Ayer la llamé. Me respondió muy amistosamente. Mis dudas sobre el efecto del copete se habían disipado. Horas después, parecía que fuera la misma que conocí esa noche. Al parecer tiene ganas de seguirme conociendo. Yo también a ella. Si todo sale bien, tengo dudas de tener la capacidad de poder retenerla. Si sale más o menos, será mi amiga y me entregará su cariño de forma gratuita, como fue esa noche, porque su cariño y sus brazos sobre mis hombros fueron su gran regalo, porque piensa que soy simpático, porque esa noche me arranqué mi triste historia para ser alguien simpático, porque bailé después de haber dicho muchas veces en mi vida que me apestaba bailar. En ambos casos, tengo la duda de si ella le contará o no a mi amigo cada vez que nos veamos, cada vez que, sin expectativas de por medio, me prepare a saber de qué manera me entregará ella su regalo esta vez. Si esto termina, que no sea silenciosamente y que al menos haya una despedida. Si termina en silencio, será algo muy triste, como el beso que me dio una niña hace cinco años, el único que registra mi vida, para después diluirse en disculpas y reencontrarse con otra persona por la que ella sí dio un peso (y más que eso) como hombre y fundó su familia con casa, hijos y todo. Mi gran alivio fue que por fin alguien se atrevió a dar un peso por mí como hombre. Sentí un cuerpo de mujer apegándose al mío, moviéndose sutilmente al ritmo de una guitarra, nuestras manos juntas, nuestras cabezas pegadas y mis ojos posados en su perfil. Sólo faltó el beso. Y pude ver, aunque muy borrosamente, qué hay al otro lado, tal cual como si me hubiesen abierto una pequeña ventana hacia el otro mundo, ese mismo que las parejas de enamorados que veía en la calle me lo restregaban en la cara.

Espero una mayor normalidad en mi cabeza los próximos días, porque ahora simplemente sucumbí ante un futuro en extremo ilusorio. Creo que será bueno por ahora no hablar nada más.

Si no he escrito nada en otros blogs es justamente por esto, por el efecto embobante de lo que viví esa noche. Espero me disculpen.

(30 de julio de 2004)

Disteclia: Lugar de paso

No sé si quiera ser algún día padre. Muchos no lo saben o simplemente no quieren. Aunque de todas formas da para pensar y darle vuelta por horas. Soy el único hijo hombre y, si no llego a tener nunca nada serio con nadie, el apellido se va a perder. Aunque no es el taaaaaan taaaaaan apellido, no va a ser lo mismo. Aún recuerdo cuando en casa de un compañero de universidad comenzaron a hablar de apellidos y sus árboles genealógicos y que este tatarabuelo llegó desde Escocia, o desde Inglaterra o qué sé yo. Y yo y mi apellido tan común. “¿Es español, verdad?”. Pero lo más triste, bastante más triste que cargar un apellido común, es que me voy a tener que mamar los saludos cada vez que los críos de mi hermana y su pinche europeo (p*ta que van a salir lindos esos críos) me vengan con el “hola tío Willy”. Que “tío Willy” pa allá, que “tío Willy” pa acá. Porque pa lo único que me va a dar es pa ser tío. “¿Vamos a ver al tío Willy?”. “¿Qué te regalará el tío Willy pa la Pascua?”. “¿Vamos a comer a la casa del tío Willy?” Tío Willy, tío Willy, tío Willy, mis pelotas.

De lo que sí, de verdad, me autocompadezco (y sé que es malo y me carga, pero es la verdad) es de que casi nunca, casi nadie, casi jamás alguien me ha visto como opción válida de hombre, como opción válida de pareja, como opción válida de padre. Tuve algunas pinches, varias, algunas experiencias más ricas que otras. Una de ellas volvió con su marido después de estar separada. Otra volvió con su pololo de adolescente y sí, se casaron y son felices. No sé si las usé, aprovechándome del momento delicado e ingrato de ese intermedio en sus vidas, o si ellas me usaron en ese mismo intermedio. Lo que sí pienso con mucha certeza es que me siento un lugar de paso. No un destino, un fin, ni siquiera un medio, un camino que conduzca a algo, sino un punto que otras personas cruzan, se quedan a pasar un rato y luego siguien con su viaje. Mientras, mi propio camino se sigue llenando de cosas raras, gustos extraños, placeres culpables y sin culpa, pero, cómo decirlo, raros, cada vez más alejados de lo que la gente de allá afuera vive, piensa, siente para dentro y expresa hacia afuera. Casi no me gusta la música de ahora, no conozco lugares para salir a comer sin parecer huaso, mis hábitos representan todo lo que otros ven como fome y soso. Me convierto cada día más en un ser más distinto, más raro, que día a día se aleja más de los cánones que la sociedad impone como “ser social”.

Veo tan difuso el futuro que hoy no me proyecto. Y esto daría para seguir largo, así que mejor sigo otro día.

(9 de marzo de 2014)

5 de agosto de 2015

Disteclia: Ponerle alma

Hoy tenía doble consulta médica. Dejémoslo en “médica”, para qué entrar en detalles. Llevé todo el día una videocámara de mano. Tome algunos cortos desde el piso que trabajo, en el Metro, en el paradero del Transantiago, en algunas esquinas más, luces de autos, gente, fin de la jornada, edificios, Apoquindo y su gente pasando rajada en sus todoterrenos. No sé por qué lo hice. Tal vez para tenerlos por si acaso. Tal vez para usarlos en un video que a su vez es una excusa para comunicar otra cosa.

Extraño hacer vídeos, pero no quiero, me niego absolutamente a retomar todo donde quedó.

Básicamente mis caminos en un comienzo son dos: hacer de esos videos cortados donde se habla súper rápido, se actúa, se hace travestismo si es necesario y terminan campantemente suplicando un “me gusta”, un twitteo, un favoriteo, un “suscríbete”. O bien, darle una vuelta más y tratar de “ponerle alma” a lo que trato de comunicar. Sacar la cámara del rincón del cuarto y llevarla a la calle, al mundo de afuera y que esas imágenes, esos lugares, provoquen o gatillen “algo” dentro mío. Algo que tengo la esperanza de que aún haya un rastro, un raspado de lo que era y que se durmió, por años, por privilegiar otros asuntos, en otros tiempos, difíciles, en que no había otra opción que hacer lo que había que hacer para que en un futuro todo fuera mejor. Lo fue, un día llegó el cartón académico, el trabajo, la adultez, pero perdí años postergándome.

Dicen que la creatividad se va con el tiempo y que hay que ejercitarla para no perderla. Sinceramente, hacer videos como los que haría un teenager simplemente no me acomoda y ya no es opción. Suplicar favoritear, twittear, likear al final, menos. Meterse a comentar a cada video que llegan a pisar en la vida, peor. Lo entiendo, así es como se llega a tener 100, 500, 1000, 100000 suscritos y talvez la fama. No lo niego que veo a muchos de ellos, algunos con creatividad, o recursos, o un gran equipo detrás, o una mezcla de todo eso. Y me he pasado estos últimos tres meses viendo mucho, mucho videolog.

El momento cúlmine es cuando su obra llega a la tele. No de la forma “tradicional”, sino más fácil: conectar el laptop al TV. Las TV de ahora permiten eso. Gran parte de los vloggeros ya producen en HD. Con muchos me río a destajo. Otros me dejan pensando. Pero todos me dejan la impresión de que más temprano que tarde lograrán ser “la nueva tele”. El mismo tiempo que ha ocupado tradicionalmente un producto realizado con recursos y figuras de fama, ahora lo está ocupando en mi pantalla un simple mortal con una cámara en frente que invirtió un par de horas o una tarde completa en elaborar un mensaje y subirlo a Internet y que, salvo costos inherentes y obvios, no le costó un peso.

Es la nueva tele. Me gusta la idea. Pero cuál será la manera de entrar, siendo fiel a mí, desde lo que soy y desde donde estoy. Con alma.

(29 de mayo de 2012)

2 de agosto de 2015

Clave Segura Podcast

El tema es simple. El podcast hace dos años entró en receso porque el servicio de hosting cerró y no había otra alternativa tan shuper-hiper-fantástica-de-la-vi-da para continuar. Eso, salvo el Internet Archive (archive.org), que virtualmente era (o es) ilimitado pero en el cual, como buen servicio internacional, que se rige por leyes estrictas, en particular el copyf*ck, hacía un poco más "rebuscado" producir. No hice nada por un mes hasta que saqué Clave Segura, un programa de no más de 5 minutos con un tema particular presentado en forma compacta pero con cierta dosis de histrionismo (que podría derivar en sarcasmo, pero creo que nunca llegué a tanto). Hacía podcasts semanalmente y al poco andar lo mandé a iTunes. En poco tiempo apareció en "Nuevo y Destacado". Lo raro es que con eso uno esperaría una avalancha, pero los contadores en archive.org aún decían... otra penosa cosa.

Finalmente, aunque hubo una que otra crítica favorable y tenía mucho potencial y mucha vitrina en iTunes para aspirar a más, me dio miedo continuar y lo bajé. Al rato se actualizó el catálogo de iTunes y Clave Segura desapareció para siempre jamás, hasta ahora.

Además el feed del podcast cambió de nombre y entregará todos los podcast de aquí, independientemente de la serie a la que pertenezcan.

Van ahora, otra vez:

Clave Segura #1: "Los regalos flaites" (descarga)



Clave Segura #2: "Los musicales" (descarga)



Clave Segura #3: "Lo mismo, pero más barato" (descarga)



25 de julio de 2015

Radio Preto Podcast #8: El pololeo... fuera del pololeo (Parte 1)

Cuando chico tuve muchas "amiguitas". Montones. Ya, OK, unas cuantas. Pero por alguna razón ese "éxito" infantil no se tradujo en una vida sentimental de juventud ni... vale la pena meterse mucho en eso. Desde fuera, desde una socialización torpe e ilusa, me quedé viendo pasar los carros alegóricos luego de haber sido bajado del primero que pasó. Hoy hablo del pololeo, sin haberlo vivido.

Ya, si no es tan grave.

Bajar capítulo (mp3)
Feed RSS
Radio Preto en Spreaker

23 de julio de 2015

Disteclia: Imagen exterior

Sonriendo, con lentes, de lado, foto cortada o volteada, guaguas en lugar de una foto propia, parejas, besos, con la amiga(o), con antifaz, con bufanda cubriendo el rostro, en viaje, de vacaciones o en lugares lejanos, fotos borrosas, rodeada de flores, logos de tal o cual cosa, fotos del ticket del último concierto al que fueron, fumando, más sonrisas, más y más sonrisas, de torso desnudo, saliendo del mar con jeans mojados, arriba de un bote, con su mascota en las manos, fotos del hijo, de madre con hijo o padre con hijo y algunas pocas de familias completas, posando, no mirando a la cámara, oscuras, fotos de infancia, del último carrete, fotos grupales, del equipo de fútbol favorito, del último concierto, fotos a las que se les nota que les cortaron a otra persona que aparecía al lado, con micrófono cantando en un karaoke, con cara de serio, con algún monumento histórico de fondo (torre Eiffel o similar, el billete de un profesional da para todo), con un mechón cubriendo parte del rostro, manejando, SMSeando o twitteando, estilo psycho, graduándose o titulándose, la carátula de un disco de su banda favorita, con logos de protesta, a medio sol, de pirata, de huaso, de lentes oscuros, en tono sepia, de personajes de TV de la infancia, con audífonos de DJ, de cuerpo completo y jeans, agarrándose el rostro de una o de dos manos, irreconocibles, de lentes grandes, riendo, pelo al viento, sacando la lengua, tomando cerveza, con unos 3 días de barba, pelo crespo, aros grandes, en blanco y negro, chascones, de lentes caídos y mirando de frente, tomando una foto con una reflex, en la barra del estadio, de un peluche, de la cordillera, a la rápida de la webcam y a menudo con poca luz, con la cabeza chueca, de sombra o perfil.

Sólo veo el circo de gente que según Facebook tiene algo que ver conmigo.

Junio 19, 2011.

12 de julio de 2015

El Spot del Recuerdo: Cerveza Brahma, (¡que se vayan las minas!)



Esos cortos años en que tuvimos cerveza Brahma en Chile. ¿Y por qué se habrá ido? ¿No gustó? Yo no bebo, así que poco podría opinar.

Estamos en un "carrete". Minas hablando con minas. Hombres, con hombres. Minas... hablando cosas de minas. Hombres, hablando cosas... pues de hombres. Hasta que a uno que está al lado le revientan los temas de minas y comienza a alentar a su grupo a gritar "¡que se vayan las minas!". La respuesta vino del otro lado... pero el final no se lo esperaban.

Disteclia: Soltero busca

Lo admito, no sé si con orgullo o con vergüenza: me inscribí en un sitio web de citas. Lo tomé por el lado de un “experimento social”. A ver cuánto dan por mi pellejo y a ver si alguien, con suerte, da un peso por mí como hombre.

Al más puro estilo “Soltero busca”, como antiguamente decían los avisos de contactos personales en el diario. Sólo que ahora la personalización del perfil con el que a uno lo ven el resto de los usuarios (y supuestamente, la “media naranja”) va más allá e incluso permite especificar poco menos que el nombre de mi gato. Algunas descripciones en los perfiles hacen referencia a lo superficial que puede llegar a ser esto. No son la mayoría. Pero uno siempre cae: con suerte la mitad de los perfiles incluyen foto y la verdad es que los perfiles sin foto casi no los tomo en cuenta. Y uno se da cuenta que aunque uno no quiera aplicar la superficialidad, la termina usando igual. Hay minas, y con cariño se los digo, porque me caen bien y ojalá tengan mejor suerte que este pellejo, que no se sacan partido ni por si acaso. Pero hay otras que sin ser un monumento a la belleza saben sacarle mucho provecho a lo que tienen.

Una vez pasada la barrera de “entrar por la vista”, llegamos a las descripciones, intereses, actividades favoritas, rasgos físicos propios y descripción de la persona a la que se busca. Hay cosas que no entiendo. Minas de 1 metro cincuenta y cinco pidiendo hombres de 1 metro ochenta. Qué mierda. O minas que quieren “un hombre que sepa lo que quiere” y en las características de la persona buscada ponen estatura “me da igual”,  cuerpo “me da igual”, bebe o fuma “me da igual”, cuántas veces sale a pasear al perro “me da igual”, etcétera. Como diría un mexicano, ¡no mames!

Al poco rato de revisar, me doy cuenta que las que ingresaron que viven en Las Condes o Lo Barnechea definitivamente viven en otro país. No miran menos de 1 metro ochenta, que sea profesional, que las saque a pasear, a viajar, a discotecas… Al cabo de un rato las veo en el listado de la búsqueda y ni me molesto en entrar a ver su perfil. Hay otras que en las pretensiones ingresan que quieren (sólo dos opciones posibles) “amigos” o “romance serio”. Qué mierda. O sea, si no le gustaste, tu premio de consuelo es ser amigo. Linda la hueá. Para eso no pierdo mi tiempo. Y otras que en la descripción escriben que quieren una pareja que sea su compañero y que la apariencia no importa, pero a la hora de describir a la persona que buscan lo hacen con lujo de detalle, no dejando casi nada como opcion múltiple. Fuck logic.

Otra cosa es que el sitio permite mandar guiños (que deben ser igual que los toques en Facebook, aunque quién mierda sabe como efectivamente funcionan) y mandar “mails”. Lo de los guiños… creo que ya mandé unos 100, nunca repitiendo la destinataria -porque aunque te recomienden que lo hagas diario puedes transformarte en psicópata-, y todo eso no dio ningún resultado, un puñado de minas que ve mi perfil y chao. Lo de los mail es otro cacho, hay que pagar una membresía o si no no es posible leer los famosos mail. Usté es hueón o cree que por este paupérrimo resultado voy a pagar una membresía -que no es nada barata-? Y más aún, el 80% de la funcionalidad del sitio sólo es usable pagando la famosa membresía. Primero a uno le meten el gancho de lo gratis y al final te dicen que hay que pagar. A la mierda.

Finalmente, y aunque recomiendan ser paciente y darle tiempo 
al asunto, va a llegar solamente hasta aquí. No te deseo mal, cupido virtual, pero ojalá cuando vai volando te saquís la cresta en un poste. Y volvemos a los contactos de verdad, y a nexos que se afanzan sólo después de años. Ya pasé los treinta, es difícil encontrar pareja, y la verdad es que eso no me sirve. Tiempo ya no hay.

(5 de marzo de 2013)

El Spot del Recuerdo: Talco Efficient (1989)



Aunque al buscarlo por sí solo dice que es de 1990, este video dice que es de 1989. Curiosamente, el comercial es colombiano, lo cual no recordaba. Podría llamarse fácilmente "el spot del no-recuerdo", porque me atrevería a decir que nadie lo recuerda. No ofrecía nada nuevo ni en estética ni en "por que debería comprarlo". Alguien se saca un zapato, sale el olor... y eso. Si no fuera por ese simpático pie que habla y dice "un pie Efficient es un pie feliz", hubiera pasado fácilmente sin pena ni gloria. Para qué 20 segundos, si con 5 segundos y poner ese mono bastaba.

6 de julio de 2015

El Spot... Malito: La energía positiva de Chispita (2012)



Con este spot no seré tan tan drástico. No es malo, es, como decirlo... malito. Lo cual no hace menos cierto el que sea de esos comerciales con los que hoy estamos inundados hasta el cogote y haciendo glu glu por tanta música comprada de artistas famosos y con la letra cambiada. De más decirlo, antes la música era hecha "para el spot" y era raro ver... en fin, escuchar -mejor dicho- lo que tenemos ahora. Chispita no canta mal, canta... cuestionable. Pero eso de hacer la megaproducción más cercana a la gente de a pie, poniendo a gente común y corriente cantar... como decirlo... se escucha malito. Dan ganas de cambiar el canal, pero por un ratito. Los más senior recordarán esa sección de Sábados Gigantes que se llamaba "La calle canta", en donde salían a grabar a la gente pero no con sus voces sino que reemplazaban de comienzo a fin con la canción original del artista. Eso era más que digno.

Este comercial... más bien la idea tras este comercial, tenía la potencialidad de marcar época, como lo fue el "Entel está aquí", comercial del cual aún queda rastro en las 5 notas características, o el de Soprole -que acabamos de ver en un post- que quedó en el mismo grupo de honor. Si hubiera contado con el cuidado de tener mejores voces o por último una sola voz para todos (y no poner a Chispita cantando solo).

Mención "f*ck logic" del día: Chispita duchándose. Chispita... duchándose. Electricidad... duchándose. Ahí la dejo.

5 de julio de 2015

Disteclia: Un final

Pedir un momento junto a quien creías cercano, de tu mundo, parte de tu historia, y que te pregunte el por qué. Y ahí está el eslabón más debil: ya es tarde, ya te arrumbó en el estante de los libros viejos, ya no eres parte de su presente.

Cuestionar. Pedir razones.

Hoy entendí que debía reconocer la señal, algo que no hice cuando esa amiga de media vida, que me llamó por mi nombre sin conocerme a sólo un par de semanas de clase en la universidad, luego de unos años comenzara su vida con otra persona tan sólo días antes de que yo le dijera mis motivos para tenerla conmigo. Con los años te das cuenta que no era para ti. Con los años. Pero en el momento eso no es evidente y la segunda parte de la historia, la que corresponde al esfuerzo inútil, no parece tal. Esa etapa está llena de señales, y mientras más pasa el tiempo, más señales aparecen y más rápido una tras otra.

Hoy reconocí la señal. Hoy despido lo que debí haber despedido hace años. Vivir no es entregarse al placer sin sentido. También lleva asociado el sufrimiento. También lleva junto a sí la desilusión. Tuve que entregar algo, tuve que dar el paso y decir aquí estoy. Y todo eso para llegar a una definición que podía llevar a dos caminos, ganar o perder. No será la primera vez que tenga que entregar algo que me lleve a una verdad que contenga malestar, desilusión, tristeza.

Eliminé todo lo que oliera a ella. Más bien, casi todo. Nunca la limpieza es total. Siempre queda algo en esa caja interna a la que llaman historia personal.

La señal fue tan simple como evidente. Y esta vez no la ignoré.

(17 de enero de 2015. Fotografía de Anne Helmond bajo CC BY-NC-ND 2.0)

Las Aventuras de Sofía: ¿Vegetarianos carnívoros?



Sofía come carne, como la gran mayoría de la gente. Pero su hermano Ignacio no. Él es vegetariano y le recrimina su actuar, contando con el amigo de su gran amigo: el Señor Salchicha... de Soya. Sin embargo, la furia ante la situación se apodera del Señor Salchicha... de Soya. Así, las emprende contra todo humano que se mueva... y contra quienes no, también. ¿Quieres ver cómo una salchicha de soya furiosa siembra el terror en la ciudad?

2 de julio de 2015

El Spot Malo: Vanish (Mamá, ¿qué es frustración?)



Hagamos de cuenta que un niño en edad escolar comienza a aprender el significado de nuevas palabras y en eso aparece la palabra "frustración". La madre, cegada en su dominio de dueña de casa, le da un ejemplo dentro de su dominio: "Es cuando descubría manchas en la ropa recién lavada". La verdad es que no me imagino qué respuesta pelotuda habría dado el niño en su clase si el profesor le hiciera la misma pregunta. Los niños aprenden de los padres. En más de alguna serie de TV hacen quedar a los padres como auténticos imbéciles (Timmy, Cosmo, Wanda, ¿verdad que sí?). Donde esto poco se ve es en los comerciales. Los padres siempre creen saber qué es lo mejor: que esta leche, estos pañales o este yoghurt es el mejor. Los padres siempre aparecen como que tienen la razón. No importa que estén equivocados. Por eso, a veces los "peques" hablan puras huevadas. Porque a algunos padres no les interesa ni se meten, y si es que lo hacen, lo hacen mal, como Don Ramón cuando le ayuda en las tareas de Geografía o de Lenguaje a la Chilindrina y le dice que queso se escribe "keso" o que Francia es la capital de Europa.

Gracias, publicidad. Han dejado a los padres, ya no en programas de TV ni en dibujos animados, sino que en la vida real como auténticos idiotas.

26 de junio de 2015

El Spot del Recuerdo: IRT Color (1981)


En los 80s, decir tecnología chilena era decir IRT. La marca, a comienzos de los 80s, y ya consolidada luego de su nacimiento en 1971, aún vivía su época dorada. Sus productos además de ser vistos como de calidad, eran presentados como poseedores de la última tecnología (o "Respuestas Electrónicas", como les gustaba llamarle).

Ese año 1981, junto con el nacimiento del "Personal Stereo", la versión criolla del Walkman, presentaban esta "maravilla en tecnología y diseño" a todo color. Y no sólo eso: era a control remoto. Un control remoto bastante arcaico, pero lo tenía. Cuatro botones, dos para canal, dos para ¿volumen?, y eso sería todo. Todavía había que pararse a encender o apagar el aparato. Pero había algo que recién comenzaba a aparecer, el AFT ("automatic fine tuning") que hasta el día de hoy no sé qué tan "automatic" habrá sido si de todas formas había que apretar un botón. Era presentado como un aparato en el que los colores "ya han sido precontrolados, corregidos y fijados en una imagen estable, de nitidez y contraste perfectos". ¿Necesito decir que aún en esos días había gente que aún usaba teles con tubos al vacío? Mucha gente aún usaba su TV "Antú" en blanco y negro (un TV muy popular aún en esos días) que se caracterizaba porque al cabo de unos años de uso su imágen se deformaba y se volvía inestable. Con esta maravilla, no pasaba eso, no señor.

Mira también: IRT en los años 80s

Llama la atención la botonera para sintonizar los canales. Las botoneras fueron vilmente copiadas de modelos Trinitron de Sony y de otras marcas, con la diferencia que en este modelo no eran 12 botones (canales 2 al 13) sino que sólo eran 8, lo cual (no sé, nunca usé uno de éstos) hace pensar que era programable o hacía barrido para memorizar canales. Estas botoneras eran un lujo. La mayoría de la gente teníamos los con sintonía mecánica rotatoria, ese clac-clac que cuando se rompía el mando había que cambiar el canal con grúa... perdón, con alicate.



El Spot del Recuerdo: Yoghurt Soprole (lo podemos lograr)



La verdad es que esto no necesita mayor presentación. La canción ya está en el inconsciente colectivo de una generación completa. Talvez los más jóvenes no conozcan tanto estas piezas publicitarias y, sobre todo, su jingle. Aunque no debería decir "jingle", porque uno tendería a asociar el término "jingle" con algo movido y entretenido. Esto no. Está bastante lejos. Apela a las emociones, a los valores, al esfuerzo y a la meta. Las pequeñas grandes cosas que nos llevan a triunfar. "Todo lo que queremos, con esfuerzo y con la ayuda de esas pequeñas grandes cosas que nos llevan a triunfar". Eso sí, esta vez, con la canción en versión completa.

Mira también: Memorias con sabor a yogurt

Personalmente, y de todo corazón, cuando esta generación actual de jóvenes escuche las 5 notas de la última pantalla de todos los spots de Soprole de la actualidad, reconozcan al menos que provienen de una de las más grandes y recordadas campañas de la historia de la publicidad en Chile.



25 de junio de 2015

Sofía e Ignacio: ¿Qué sabe el mundo sobre América Latina?



¿Puedes pegarte un merecido viaje al "primer mundo"? Si tienes plata, obvio que sí. ¿Puedes NO dejar de preguntar a su gente qué sabe de nuestra América Latina? Si tienes tiempo libre y ganas de divertirte con la ¿educación? de los europeos en cuanto a capitales y personajes y todo eso, de más que sí. Así Sofía (una chica normal) e Ignacio (su hermano no tan normal y gay por moda no asumido en cuanto a lo de "por moda") dejaron sus aventuras desquiciadas y, a propósito de nuestra Copa América, iniciaron una pequeña encuesta. Después de todo al menos por un mes, algo deberíamos aparecer en el "concierto mundial" como para que algo aprendan de nosotros. A las finales... ¿qué saben de nosotros? ¿Brasil... capital de Argentina? Descubrámoslo... justo ahora. ¡Oh sí!

El Spot del Recuerdo: Sprite Light (1982)



Sí, leíste bien, 1982. Y también leíste bien lo de "light". Antes de la aparición de Diet Coca-Cola incluso. Podríamos decir que fue un producto adelantado a su tiempo. En tiempos en que los productos "diet" (ni siquiera "light") ocupaban un mezquino rincón de 2x2 en los supermercados. La historia de los productos de consumo está llena de productos que llegaron, duraron un rato y se fueron. No sé cuál fue más extraño, si la aparición de Fanta Sol y Fanta Frut, o esta Sprite Light. Antes del Nutra Sweet (o "aspartamo", su nombre crudo), la sucralosa y la stevia. Tiempos en que lo dietético (al menos desde los Estados Unidos, donde lo light partió en los años 60s) era únicamente endulzado con sacarina. Y qué mal sabor tenía la sacarina.

14 de junio de 2015

El Spot Malo: Licorería El Cielo



Yo no bebo ni fumo. Pero aunque lo hiciera, eso no me deja fuera de lugar a la hora de comentar que esto es como el forro. Típico de esos programas de conversación rancios de sábado por la noche en los noventas o en los 2000 (la verdad es que ni yo me acuerdo) donde el olor a trago llegaba a salir por los parlantes y las pantallas de las teles de la gente en las casas. Sonido malo, edición como las huevas y, de más decirlo, debe ser de esas etapas que hoy el "ex huevo" quisiera no recordar tanto.

Si pasarlo bien significa depender de una botella, gritar como si no hubiera un mañana, hacer cámara copeteado y hacer spots malos, paso.


Conociéndote #7

Capítulo 7



          En eso sacó un álbum y me empezó a mostrar las fotos de unas vacaciones que le regalaron en la pega. Nunca he sabido cómo cresta sortean los cupos. Pero el momento era demasiado la raja como para echarlo a perder por hueás.

          - Y ésta es la que más me gusta - dice, mostrándome una foto posera a más no poder.
          - A ver... - le respondí, pidiéndole el álbum.

          Vi que tras esa foto había otra. La saqué y era la misma, pero con la diferencia de que salió corrida y ella salió con los ojos cerrados.

          - Me gusta más esta - le dije. Ella se rió.

          Y en eso, el hueón del piso de arriba empieza a taladrar.

9 de junio de 2015

Radio Preto Podcast #7


Temas de la edición de hoy: Apple descubriendo que el agua moja en la #WWDC15, Claudio Bravo no gana la Champions porque nunca lo sacaron a bailar y... el éxtasis de los coaches y posterior trolleo a la hija del cumpa Jaime de Aguirre con la Tati Penna en The Voice Chile. Todo matizado por... musiquita.

Bajar capítulo (mp3)
Feed RSS
Feed para iTunes (requiere tener instalado iTunes)
Radio Preto en Spreaker

7 de junio de 2015

El Spot del Recuerdo: Arroz con Leche Soprole (1986)


Todos los comerciales de Soprole en los 80s dejaron más o menos huella en el inconsciente colectivo. Soprole tuvo muchos postres en los 80s, y de ellos varios ya desaparecidos. Pero quedaron muchos aparecidos en esa época, como la sémola con leche y éste, el arroz con leche. La idea de industrializar postres caseros sin embargo no es chilena sino, sí, adivinaron, de los gringos, que ya en la década de los 50 inventaron el budín instantáneo que, aunque no venía preparado de fábrica, se podía preparar en poco tiempo. Sin embargo nuestras creaciones chilenas tenían su toque y fueron aceptadas muy bien desde un comienzo, a diferencia de las creaciones gringas, que eran vistas como artificiales y que, sin duda, les faltaba bastante evolución para ser lo que son ahora.

A lo que aposto Soprole con este comercial fue a la modernidad. Y, paradójicamente, lo hace en formato de cine mudo. La madre del hogar llega de compras con la novedad del momento. De inmediato lo comparte con su familia, pero con algo no cuenta: que la nana golosa también quería probarlo.



5 de junio de 2015

El Spot del Recuerdo: Centro de Formación Técnica Simón Bolivar



Ya, 60 millones no es mucha plata, ¿no? El cuento es que el querido ce-efe-té Simon Bolivar, el mismo que nos mostraba una señal en el cielo, nos iba a buscar a la playa y nos ofrecía la posibilidad de conocer lindas niñas para pedirles pololeo a la semana de empezar las clases, es sorprendido por una petición de quiebra. Tiró 2 cheques a fecha que resultaron terminar sin fondos. Las redes sociales festinan (lo cual resultó hasta en una desactivación de comentarios e inserción de uno de sus comerciales por parte de la agencia) y cambian la letra de su insigne jingle: 
"Lo mejor ya se está haciendo,
Simón Bolivar está creciendo.
Ven a ganar, ven a triunfar,
una carrera te espera (...aaaaaaaa)"

Así han aparecido variaciones como "Lo mejor ya se está haciendo / Simón Bolivar se fue a la chucha..." Pero, volviendo al tema, pese a prometer el éxito a sus estudiantes, y con todo respeto, aún siento que los centros de formación técnica (e incluso algunas universidades privadas) son manantiales de mano de obra barata, que lo único que te garantizan es no trabajar haciendo el aseo. Si es que. El gobierno, de cuando en cuando, se lanza las frases al viento diciendo que "lo que necesita Chile son técnicos". Sóplame este... ojo.

Sigo en lo de los 60 millones. Para una institución como ésta no es mucha plata ¿no? Pedir la incautación de todos sus bienes no será mucho? Me huele a otra cosa.


22 de mayo de 2015

Prende la Tele: la Tomboleta


Hoy en la mañana compré un paquete de galletas en el Big John. Cuento aparte el que los precios en estos locales parezcan más un asalto a mano armada que otra cosa, el asunto es que uno siempre termina comprando ahí porque está “a la pasada”. Las ubicaciones de estos almacenes de conveniencia las escogieron con pinzas, justo para no toparse con el clásico “almacén de barrio”. El vendedor sólo me entregó el voucher de Redcompra. Rara vez me han dado boleta. Y nunca he reclamado. Prefiero que el IVA se lo quede el comercio en vez del Fisco. Últimamente ha estado bien trucha esa institución como para seguirle regalando plata. La gastan en puras huevadas. 

Pero retrocediendo en el tiempo, hace unos casi 30 años, el Fisco era divertido. Incluso se metió a crear concursos, como éste, introducido nada menos que en el programa más popular del momento, Sábados Gigantes. El jingle era: 
“Tomboleta, Tomboleta,
gane una casa donde usted quiera
Compre lo que compre pida su boleta
y cuando tenga treinta…
¡Gane con la Tomboleta!"
El asunto es que primero los concursantes participaban respondiendo preguntas, y el que ganaba esa ronda participaba por la casa. Cuando llego a alguna puerta o alguna reja siempre me acuerdo del juego de las llaves. No siempre recuerdo qué llave abre qué. Entonces tiro la talla de las llaves. 

Un día tenía que hacer una maqueta de una casa, y era bien divertido lo de cortar el cartón corrugado y hacer muebles de cajas de fósforo. Era genial. Luego pintar, y finalmente hacer el techo, que era sacar una de las capas al corrugado y que la forma de la capa de al medio fuera parecida a la de un tejado de Pizarreño o de zinc. La casa, a sugerencia de mi vieja, tenía la misma forma de las de la Tomboleta o, al menos, la que mostraban en la tele. Pero lo que siempre me mereció dudas fue que cómo podían tener la misma forma si la gente escogía en que ubicación geográfica la quería. ¿Una vez que la persona se ganaba la casa iban al terreno y la construían? ¿O era una casa ya construida y por la que el Fisco pagaba su valor? ¿Tenía algún límite de precio en UF? 

Mientras el Fisco no se ponga entrete de nuevo y regale cosas en vez de gastarse la plata como las huevas, no esperen mi IVA. 


21 de mayo de 2015

El Spot del Recuerdo: Calo Choc (1986)


En los ochentas, existían claramente dos productos "dominantes" entre los fortificantes para la leche: el Milo y, secundariamente, el Cola-Cao. Curiosamente, ni Nestlé (fabricante de Milo) ni Nutrexpa (fabricante de Cola-Cao) ofrecían leche líquida. Pero Calo sí, y seguramente con la movida de ofrecer este "Calo Choc", que en realidad no tiene nada que ver con el chocolate, sino que era leche y fortificante todo en uno, pensaron que la iban a hacer de oro. Y no fue la última vez que intentaron por ahí hacer lo mismo. Llegó la moda con Dimensión y Pert Plus de ofrecer shampoo y bálsamo todo en uno. Y luego, algo sinceramente olvidable como lo fue la Pistol Cola. Ninguno de ellos existe ya. Estas cosas las hacían para los flojos. Y, por lo visto, parece que no somos tan flojos después de todo.

Al final Nestlé con su Milo siguió reinando y Calo... en fin, Calo siguió vendiendo leche y esa abominación del demonio llamada "bebida láctea" más conocida como Super Calo. Y hay gente que la compra creyendo que es leche. Calo, no cambias.

Conociéndote #6

          - Ponte la 3 - le dije mientras iba a hacerme un café.
          - Bien movida la mina... aunque nunca me ha convencido tanto como canta...
          - Pero es pegote, entretenida, tira pa' arriba, ¿o no?
          - Bueno, sí. Pero ¿qué me ibas a contar?
          - Soñé con ella.
          - Ya, déjame hasta ahí. Nah, en serio... ¿soñaste con ella?
          - Yo sabía que un día iba a pasar. Fue cuático porque...
          - Pero ya, cuenta, cuenta, ¿qué soñaste? - me interrumpió, sonriendo. 
          - Estaba frente a mí. Primero la vi a la distancia, y mientras se acercaba seguía sonando la canción, mira, ponla de nuevo - le dije.

          Ella apretó un botón del control y la canción empezó de nuevo.

          - Y ella se movía y yo trataba de seguirle el ritmo...
          - Ya, pero hagamos cuenta que es tu sueño - dijo.

          Se levanta del sillón con su delgada figura y esos aros que nunca he podido ignorar. Cada vez que los usa me llaman la atención. Y esa risa que podría reconocer a kilómetros de distancia. Se comienza a mover y me pide que la siga.

          -  Ya poh, si vamos a hacer esto hagámoslo bien. Ya, muévete, no seai latero...

          Y ahí estaba, con esa amiga que no sabía bien si era amiga o algo más. Pareciera que ella hubiese querido. A mí me dió entre vergüenza y lata seguirle el juego, así como cuando me pidió que le cantara una canción de la radio. De eso ya hace mucho.

          - Ya, que eris fome - me dice.
          - Pero déjame seguirte contando poh...
          - Ya, y qué más... - me pregunta con un tono que no sé si era de lata o de curiosidad. No sabría distinguir. No entiendo a las mujeres.
          - Después de eso se acerca y queda frente a mí. Me sonrió. Era un poco más alta que yo.
          - ¿Así como yo? - me preguntó coqueteando.
          - Más o menos... Aunque igual tú...
          - ¿Vamos andando mejor?
          - ¿A donde?
          - Al cine a ver la película poh. ¿No habíamos quedado en eso?

Fotografía de epSos.de bajo licencia CC BY 2.0.

El Spot del Recuerdo: Jean Les Pins (1988)


No me vengan con cuentos. Existían los perfumes (carísimos)... y las colonias (típico regalo de cumpleaños, de santo, de Navidad, etecé, etecé, etecé). Pero, pese a ser un producto de medio pelo que aspiraba a vestirse de un status que no tenía, y dárselas de "eau de toilette" o, en su defecto, "eau de cologne", por la época, le resultó. Estaba la emblemática Coral (con comercial de Cecilia Bolocco y todo... ¡esto es del año siguiente a cuando ganó el Miss Universo!), o si no la Gelatti (carnet al -8) o bien esta mítica Jean Les Pins (pronúnciese bien a lo huaso, "yanlepán"). La estética es típica de los ochentas, tonos entre dorados y sepias, siluetas de mujeres echándose el producto tal si fuera agua mineral (saludos, Mr. Santis) y si sumamos el efecto borroso del video de esos años tenemos el ambiente perfesto.

9 de mayo de 2015

Radio Preto Podcast #6: Todo gratis



Internet fue por años el paraíso del "todo gratis". Pero comenzó a cambiar el aire -no sólo en Internet- y, lo que antes era gratis, ahora te costará un billete. O tu vida, literalmente. Servicios que hoy consideramos básicos, como una cuenta de correo electrónico, o de diversión, como videos o música, se comienzan a meter en tu bolsillo -y en tu vida- y ya les quedó gustando.

Bajar capítulo (mp3)
Feed RSS
Feed para iTunes (requiere tener instalado iTunes)
Radio Preto en Spreaker

8 de mayo de 2015

Las Aventuras de Sofía: Cuico

Alguna vez nos hemos topado con filántropos, animalistas, pacifistas o predicadores apoyando tal o cual causa. Es un hecho. Más de alguna vez hemos visto gente que comparte mensajes en las redes sociales por moda, por imitación, para no ser menos "persona" que los demás, pero no los siente. Está claro. Filántropos, animalistas, pacifistas o predicadores de cartón. Pero... ¿Qué pasa cuando juntas a un equipo realizador de una webserie en YouTube y una banda de rock independiente? Esto.

La música está a cargo de Alectrofobia. La realización, a cargo de Ignacio, Sofía y todo el equipo creador de "las aventuras de una chica normal y su hermano... no tan normal", ya habitués de la casa.

LADS en: YouTube - Facebook - Twitter

30 de abril de 2015

El Spot del Recuerdo: Flogo Jet (1995)



¿Existe todavía Flogo Jet? Este fue un pedazo de spot. A puro stop-motion con un mono de plasticina. Según cuenta su descripción en YouTube fue un verdadero hito de la publicidad chilena.

Primer comercial de animación stop-motion tradicional hecho en Chile en 1995. La sección de animación fue producida por Sergio Gómez y animada por Marcelo Varas. El personaje (desarrollado por Marcelo Varas y Felipe Silva) fue producido por Kate Murray. El comercial fue dirigido por Andrés Wood y en la cámara estuvo Sergio Armstrong.
¿Quién no sintió lástima del pobre perrito que terminó entero de torcido por un cabro chico malvado? ¿Había que hacer tan cruel el sufrimiento para que nos pegara en lo más hondo del corazón? Es raro leer en los comentarios las impresiones de quienes en esos años eran niños. A algunos les daba pena y lloraban. A otros, miedo.

El perrito luego de tal suplicio debió emprender una hazaña y, de paso, tratar de huir de Felipe, el chacal de la plasticina.

¿Quién más odió a Felipe?

El Spot del Recuerdo: Disfruta (para comer... cualquier cosa)



Los defectos físicos siempre han sido objeto de chiste, de broma o de burla. El feo es un fracasado y que por mucho título que tenga se va a quedar junto al montón. El feo no sale a "carretear" ni tiene un "brillo" (para la audiencia mayor), ni se va "de rumba" (para la señal internacional), simplemente porque no tiene con quien. Mucho menos va solo y menos le serviría para conocer a alguien. Pero este feo la hizo. Salió con la Javierita Acevedo (que en este spot está como quiere) sin ser su pareja, ni ser compañeros de trabajo. Este feo salió a carretear, a comer rico (hasta quedar con el ombligo tirante) y de paso le saltó la liebre. Esto marcó un hito: los "embellecedores" dejaron de envasarse en botellas o servirse en copas y pasaron a un práctico sobre que se puede llevar en la cartera de la dama o en el bolsillo del caballero. Y, aunque no sea símbolo de elegancia, con Disfruta definitivamente te puedes comer... cualquier cosa.


El Spot del Recuerdo: Anacin (1994)


¿Dije que cuando chico me acostaban al llegar de la escuela porque no había plata para medicamentos? ¿Dije que me enfermaba como hueón igual? ¿No? Pues sí. Y pareciera que en los 80s y hasta comienzos de los 90s muchos medicamentos intentaban reflejar el sufrimiento con escenas oscuras y ojalá con martirio incluido. Aquí se ve un martillo como la enfermedad fuerte y destructora y el huevo, el enfermo, con una enfermedad encima que lo fragiliza. Ciertamente que éste no fue de esos spots que marcaron mi infancia, digamos que, porque estuvo unos cuantos años hacia el futuro como para ello. Pero creo no equivocarme que fue de esos que marcó la infancia de muchos.

Obviamente y para que la gente compre Anacin, al final ganó el huevo. Sorry por contar (y mostrar) el final.


26 de abril de 2015

Prende la Tele: Vino sin alcohol


Cuando era chico nunca pensé que iba a ver al Profe Rossa diciendo garabatos. Y ahora... nunca pensé que iba a verlo curao como huasca. Yo me retorcí de la risa.

¿Cómo actuaría el profe intoxicado, borracho hasta la tusa, emparafinao entero de alcohol? Si no lo vio, descúbralo.

(repost)