15 de agosto de 2014

Prende la Tele: Xuxa en Martes 13 (1990)


Yo alcancé a vivir esta época aún como "niño". Hoy los "niños" son agrandados. Un niño de los de hoy, de 10 años, habría decodificado esto de manera distinta. ¿Cómo este "producto" pudo tener tanto éxito y relevancia? ¿Por estar empalagosamente impregnado de amor? ¿Por despertar a los espectáculos más internacionales (aunque este programa estelar del 13 y también los de TVN nos tenían acostumbrados a un artista internacional por semana)? Yo creo que es simplemente porque abrió un nuevo paradigma de producto infantil. Un personaje que aunque cante más o menos, cante mal o simplemente no cante, compensa lo anterior con creces con ternura y, sobre todo, con belleza. Un producto que tuvo amplia aceptación no sólo de los "bajitos", de quienes se había proclamado su reina, sino también de los papás y las mamás. Y así como esta presentación en uno de los programas emblemáticos de la época de oro de los estelares, también hubo otras presentaciones por el mismo año en el Festival de Viña del Mar y en la Teletón, todas con tremendo éxito.

Xuxa ya llevaba algunos años de éxito en Brasil, su país originario. Pero en Chile su fama comienza en 1989, cuando su primer disco internacional "Xuxa I" sale a la venta aquí y en otros cinco países latinoamericanos. Como respuesta a los no menores prejuicios sobre su particular nombre, que en lenguaje vulgar en nuestro país significaba cualquier cosa menos ternura y belleza, la artista declara que -en alguna extraña lengua que no recuerdo- su nombre significaba "sol bonito" ("xu" = sol; "xa" = bonito). Este "inconveniente" condujo a que inicialmente en muchos medios se le llamara como "equis-u-equis-a". Xuxa llegó en 1991 a ser parte de los 40 artistas con mayor fortuna en el mundo según Forbes. Por esos años existió además el rumor de que la reina de los bajitos estaría en conversaciones para realizar un programa de TV en Chile, lo cual nunca se concretó. A lo más existió un concurso para elegir a las "paquitas" chilenas, denominación que se usaba para sus acompañantes en el escenario. Sin embargo entre 1991 y 1993 realizó un programa de TV desde Argentina a través de Telefé y que se emitió en gran parte de Latinoamérica y que, además, tiene el "curioso" logro comunicacional de haber impuesto una particular forma de enviar saludos por parte de los niños argentinos, quienes aprovechaban las cámaras para enviar sus saludos "a mi mamá, a mi papá, a la Francisca, al Pepito y a todos los que me conocen".

Sin embargo, Xuxa es uno de los ejemplos más vergonzosos, impactantes y lapidarios de personas que habiendo entregado tanto, reciben el ya legendario "Pago de Chile". Primero, el supuesto mensaje satánico oculto en el tema "Danza de Xuxa" incluido en "Xuxa I", en donde la frase "...y entonces qué vamos a bailar?" una vez dada vuelta la cinta decía supuestamente que "el diablo es magnífico". Esta ridícula aseveración derivó en que muchos niños por iniciativa propia o de sus padres, quemaron sus cassettes, y sin considerar el cuestionamiento a su vestuario, el cual estaría plagado de "alusiones al demonio". Esto condujo a que, repentinamente, de la fama total pasó a ser parte de la historia. Pero la desafortunada presentación de la "Reina de los Bajitos" por segunda vez en Viña vino a poner la lápida final. La alteración de la letra de su track punta de lanza de 1989 "Ilarié" derivo al episodio que muchos recordaremos con tristeza y para siempre. Como parte de una innecesaria "compensación" esa noche le fue entregada la Antorcha de Plata, reconocimiento que posteriormente devolvió, regresando a su país, con toda seguridad pensando en no regresar jamás.

En el Preto recordamos su actuación en Martes 13, show televisivo emblemático de los 80s y 90s. El aporte es de algún usuario de YouTube, cuyo canal pasó a mejor vida.


0 comentan:

Publicar un comentario