28 de febrero de 2013

Repeat: The Real Milli Vanilli - Keep On Running (1990)

Para referirse a "The Real Milli Vanilli" habría que revisar lo que fue la banda original, "Milli Vanilli". Su creador, Frank Farian, reclutó a cinco voces para la banda, Charles Shaw, John Davis, Brad Howell, y las hermanas gemelas Jodie y Linda Rocco. Vocalmente, la combinación funcionaba, pero a la banda le faltaba look. Es entonces cuando Farian integra a la banda a dos modelos, Robert Pilatus y Fabrice Morvan, por los cuales estimó al cabo de un tiempo que no salía a cuenta trabajar en sus voces y prefirió tomar la salida facil: que "posaran" como voces haciendo lipsync. Los manejos oscuros comenzaron a notarse cuando Morvan y el ex-manager de la banda Kim Marlowe reclamaron que al par de modelos les fue pagado un abultado adelanto con el fin de manipularlos. El cuento fue que se gastaron gran parte de la plata en mejorar aún más su look en peluquería y comprando ropa. Varios meses después, Farian los llamó y les ordenó que debían hacer lipsync y que en caso contrario les pediría de vuelta el adelanto pagado. Flor de trampa.

Y esto se puso peor. En una presentación en vivo para MTV en 1989 falló la pista pregrabada y se escucho una y otra vez un trozo de voz de "Girl You Know It's True", tras lo cual primero hacían que bailaban para luego retirarse rápidamente de escena. Los asistentes al show prácticamente -y por suerte- no notaron el engaño.

Por esos días el segundo disco de la banda estaba listo. Pero lo más feo vino cuando un periodista del LA Times, Chuch Philips, reveló que las voces de Morvan y Pilatus no eran tales. Farian, seguido de esto, reconoció el engaño públicamente, esto cuando "Keep On Running" ya había sido lanzado hace un tiempo a las radios. Y lo peor de todo fue que por este engaño debieron devolver el Grammy ganado en 1990. A su vez, a los compradores de los discos de la banda se les ofreció un reembolso válido para un nuevo lanzamiento del mismo sello o quedarse con el disco.

Posteriormente, Farian rearma el grupo, llamándolo "The Real Milli Vanilli" tomando a los cinco integrantes originales, vale decir Howell, Davis, las hermanas Rocco y Shaw, a los que sumó a dos nuevas voces, Gina Mohammed y Ray Horton. El nuevo disco, que vio la luz finalmente como "The Moment Of Truth" (aludiendo a los sucesos ocurridos con la primera formación y luego de cambiar la carátula y el nombre original "Keep On Running") fue lanzado oficialmente en Brasil, Europa y Asia, aunque por estos lados, posiblemente gracias a los programadores que teníamos en nuestras radios y sus ganas de investigar qué estaba sonando en otras latitudes, pudimos tener como hit radial este tema publicado en 1990. El disco tuvo particular éxito en Alemania, donde llegó al lugar 20 y su single destacado Keep On Running llegó al lugar 4.

Hay gente para la que este episodio fue una real bosta. Para otros, eran mejores los originales. Y para otros, los "The Real". Yo, al menos, veo hacia atrás esta época del pop como una transición entre la calidad de los 80s y el negocio que hoy existe (o está tratando de mantener la industria).


En Repeat: The Real Milli Vanilli - Keep On Running (1990)





27 de febrero de 2013

Prende la Antú: IRT en los años 80s.

La presente es una compilación de comerciales de IRT emitidos en la televisión durante la década de los 80s. Pero antes...

Un poco de historia

Logo original de IRT hasta
mediados de la década de 1980.
IRT (Industria de Radio y Televisión) tiene su origen en la filial chilena de la RCA Victor, la cual fue nacionalizada en 1971 bajo el gobierno de Salvador Allende. Esta operación además involucró el sello discográfico filial de la empresa, el cual funcionó hasta 1987. El primer producto de la naciente IRT fue el televisor "Antú", un televisor híbrido (a válvulas y transistores) en blanco y negro con sintonización mecánica y una pantalla de diagonal 12 pulgadas en caja plástica de color blanco y con el escudo nacional pequeño en la parte frontal. Una vez asumido el gobierno de la Junta de Gobierno de Augusto Pinochet, los televisores Antú comenzaron a llevar el logo IRT en lugar del escudo nacional. Posteriormente, a mediados de la década de 1970, aparece el TV IRT "Alba", similar al Antú (ByN, 12 pulgadas). Luego, una vez llegadas la transmisiones en colores en Chile durante 1978, IRT lanza el modelo "Alba Color", en 14 pulgadas.


Logo IRT de fines de los años 80s.
La época de oro de IRT fue durante la década de 1980, durante la cual sus productos gozaron de gran demanda y fueron sinónimo de calidad. Posteriormente la firma cerró debido a la competencia foránea y la marca "IRT" fue adquirida por la empresa chilena RCL (originalmente Radio Center Ltda.), distribuidora de electrónica de consumo, convirtiéndola en una "brand name" bajo la cual comercializa productos electrónicos de bajo costo.

Los "comerciales"

El primer comercial hace referencia a la tradición de servicio y a la vanguardia de su tecnología. Hay que decirlo, la tecnología que se podía encontrar en Chile en esos años no siempre era de vanguardia, pero era tan poca la información que la gente manejaba, más aún en aquella época que en cuanto a lo político fue de gran triste recuerdo, que de verdad el cuento era creíble, aunque, como podrán ver, aún consideran los modelos "Alba" de comienzos de los años 80s (talvez con cambios cosméticos) pero destacando algo que en sí, y en honor a la verdad, para Chile era vanguardia: el control remoto.

Los comerciales siguientes se enmarcan más o menos en la misma idea, con algunos matices de diferencia entre unos y otros. Las referencias al afecto y a la familia son casi lacrimógenas. Ya sea dos generaciones bailando al ritmo de la música de un CD, de un pariente lejano que regala un "minicomponente" o "minicompo" (como a la IRT le gustaba marketearlos) a un niño (posiblemente un sobrino), un padre de familia que llega con un nuevo TV Color "Stereo" (los que llegaron a ser top a comienzos de los 90s), o bien simbolizando el amor de pareja. La letra del jingle hacía referencia a algo que ya no se ve actualmente: "Porque vale la pena tener que esperar, porque vale la pena tener que luchar..."  Y era cierto: la gente compraba estos bienes durables con gran esfuerzo económico y también del otro. Tiempos en que la gente se hacía de bienes de consumo literalmente "con el sudor de su frente", juntando peso a peso o bien cumpliendo religiosamente con las "letras" de un crédito en alguna financiera. Eran tiempos en que las cosas eran caras, pero se hacían para durar. Eran tiempos en que para la mitad de un país disponer de un TV a color aún era lujo.

Ahora, los videos:




Los créditos corresponden a los respectivos publicistas, agencias y equipos que llevaron las ideas a la realidad, sin desconocer el aporte desinteresado de otros usuarios de YouTube que, como misión principal, han querido preservar y hacer disponible una parte de nuestra historia.

26 de febrero de 2013

Repeat: Rob'N'Raz feat. Leila K - Got To Get (1989)

Leila K en "Got To Get" (1989)
Rob'N'Raz fue un duo de discjockeys suecos que trabajaron pinchando discos durante los 80s y ya a finales de la década se deciden a comenzar a componer música original. Su entrada al mercado discográfico a través de una disquera comenzó a exigir incorporar voces. Una de ellas fue la de Leila K, la que fue escogida por el duo de DJs luego de participar de un concurso, esto en 1988. El primer hit de Rob'N'Raz destacando a Leila K fue éste, "Got To Get", de 1989, el que llegó a estar en el lugar número 8 del ranking de singles del Reino Unido en ese año.

Conocimiento Inútil: Megavisión (nombre original de un canal de televisión abierto chileno, para entendimiento de los amigos extranjeros) tuvo en su parrilla inicial un show juvenil de nombre "Hola Quiubo ¿Cómo Estai?". La primera salida al aire de este programa, en un fin de semana de octubre de 1990, comenzó con este video clip de fondo.

Demasiado pegote. Lo tenía en repeat y calculo que habrá salido por lo menos unas 10 veces mientras preparaba este post.

En Repeat: Rob'N'Raz feat. Leila K - Got To Get (1989)





25 de febrero de 2013

Prende la Antú: Bombones Costa (1984)



Y siguiendo con comerciales que tocan la fibra, encontré éste de 1984. Las circunstancias por las cuales recuerdo este comercial que, al igual que el del post anterior, no veía hace mucho tiempo, casi 30 años, son casi curiosas. Era una noche de Festival de Viña y me tuvieron que llevar de urgencia al médico por bronconeumonia (raro, considerando que era verano) y en la Electra en blanco y negro pasaban este comercial. Me atrevería a decir que fue exhibido únicamente con motivo del festival, ya sea en la noche misma o en el programa satélite que tenía TVN en ese tiempo, el por muchos recordado "Aquí Hotel O'Higgins", en los tiempos en que el O'Higgins era top (no como ahora, claro).

El comercial retrata un momento en que dos enamorados se encuentran y el presente de la cita es una caja de bombones. Típico, dirán algunos. Pero por lo que recuerdo este comercial es por la melodía (no por la letra de la canción, que para mí ya había caído en el olvido) y por las escaleras. Me atrevería a decir que la aparición de este enamorado subiendo escaleras para llegar donde su amada intenta hacer una analogía al cuento de la princesa del castillo. La analogía es casi perfecta, salvo que la enamorada no está encerrada. Ella pudo haber salido de su casa al encuentro de su amado, pero no. Decidió esperarlo arriba. Eso talvez refuerza la idea. Otro punto a considerar es que se trata de personas comunes y corrientes (como usted o como yo), aquí no hay modelos de belleza despampanante, y eso lo acerca más al espectador. Sí, usted también puede vivir esto y hacerlo realidad. La cercanía vale. La chica no es ni muy linda ni fea tampoco, y que decir del varón que, salvo casi al final, ni se le ve claramente su cara. Otro detalle más es que comienza por el final, y lo que sigue es el recuerdo de lo que pasó, y ese recuerdo surge de tener en sus manos la caja de bombones. Es entonces cuando se hace más evidente que, casi como en todo comercial que tiene como inspiración base el amor de pareja, se le inyecta al producto una componente emocional. Y es que todos los seres humanos, en el fondo, aspiran a demostrar y recibir amor. Y eso funciona perfecto. Uno no compra una caja de chocolates. Uno compra amor. Y así, con un par de billetes, que no significan nada, puedes comprar algo que no tiene precio, el amor de una pareja. Flor de negocio.

Finalmente, agradecer al usuario de YouTube frognum por aportar con esto, que realmente después de tanto tiempo, ya adulto, uno lo decodifica de otra forma y de cierta forma lo "redescubre". De ahí que me haya dado el trabajo de subtitularlo, no por cursilería, sino por por el sonido que no es muy bueno y, sobre todo, porque era lo que le faltaba para completar el recuerdo: la letra de la canción.

24 de febrero de 2013

Prende la Antú: Leche fresca Soprole (1984)



Cuando vi esto, después de 25 años, me tocó la fibra -como dicen-. Esto es el vivo retrato de un desayuno típico de clase media. Leche y otros productos lácteos de la ya gigantosa Soprole se distribuían diariamente en camiones, y luego a través de los famosos "carritos" Soprole. La gente compraba la leche en bolsas y además en cajas, lo que era una modernidad para la época, considerando que hasta no hace mucho atrás la leche era distribuida en botellas con tapa de aluminio, esas tapas asesinas que había que sacarlas bien, o si no, dedos cortados. No existía el Tetra Pak, por tanto no existía la leche "larga vida" que tenemos la suerte de tener hoy. La leche duraba poco, por ello el esquema de distribución de camiones y carritos. La idea era envasar y distribuir rápido. Sin embargo, era algo que se veía sólo desde los barrios de clase media hacia arriba. Para las clases bajas, la leche estaba -con suerte- en los almacenes de barrio y era casi un lujo, cubriendo estas necesidades para la clase baja el gobierno y su afamada Purita. La voz de Javier Miranda -el "Tío Javier", como es llamado por las nuevas generaciones que valoran su legado- introduce estos 45 minutos con la frase "Mientras usted duerme, Soprole ya esta trabajando para llevar leche fresca a su hogar". Juro que nunca olvidé esas palabras, como un recuerdo grabado de infancia, de las tardes de Sábados Gigantes, y de esas onces en donde Soprole se hacía presente con suerte a traves de un pan de margarina.

Hoy el Tetra Pak nos permite tener cajas de leche guardadas por meses. El yogurt dura un poco más, pero refrigerado, lo que a diferencia de esos tiempos en que los refrigeradores eran un lujo -incluso los más asequibles-, ya no es tema. La variedad de hoy en día de productos lácteos hubiese sido impensada en esos tiempos. Y el Tío Javier, ya retirado, permanece como el recuerdo de una época bonita en que la felicidad era un desayuno con leche y mantequilla. Los camiones se achicaron y los carritos que aún viven fueron "enchulados" para vender completos o sopaipillas.

Para finalizar, "no hay nada mejor y más fresco que la leche fresca de Soprole" eran las palabras que cerraban este retrato de lo que podría ser facilmente titulado como "la ruta de la leche" o algo por el estilo. No todos podíamos tener algo así cada día en nuestra mesa. Pero ver esos 45 segundos incluso en esas descoloridas pantallas de un Antú o un IRT Alba era casi como lo mismo.

2 de febrero de 2013

Don Podcast Sonido AM #53

Esta edición es un poco más antigüeli, pero con musho amorsh. Disfrute.

Tracklist:

1.- Aguaviva - Poetas Andaluces (1970)
2.- Rabito - No me marcharé (1973)
3.- Los Ángeles - Mónica (1967)
4.- Nelson Ned - Mi manera de amar (1979)
5.- Miguel Ríos - Himno a la Alegría (1970)