8 de octubre de 2013

El Spot del Recuerdo: Jalea Soprole (1982)

Está clarito que en casa las mamás preferían preparar en casa las jaleas (señal internacional: entiéndase por "gelatinas") que comprarlas hechas. Pero no vamos a negar que las jaleas en pote eran harto más taquilla. Soprole tuvo en los 80s una casi infinidad de productos (que no se restringían a lácteos típicos, como leche, yoghurt o mantequilla), sino que además había por un lado postres lácteos (como la célebre Semola con Leche y el niñito que decía "a mí no me gusta la sémola") y, por otro lado, postres no lácteos. Y ahí caía clasificada esta maravilla. Jalea. Tan simple como jalea. Claramente no era un producto único y difícil de copiar. Las jaleas de Soprole no estaban solas. Entonces es cuando aplica el ingenio particular de cada jugador... o sea, porque al menos había que jugar con una idea ingeniosa. Seguramente alguien en la mesa creativa dijo "¡Pinchaaaaar!". Y tate. Ciertamente que desmoldar una jalea no era trivial si no se sabía que "pinchando" con un mondadientes la base del pote invertida se creaba un hueco de aire y la jalea se desprendía del pote. Y ahí empezó todo. Pinchar. Palabra que no era nueva y que ya desde hace años se asociaba al coqueteo o flirteo ahora tenía un ingenioso doble sentido.

A veces pareciera que la creatividad de Soprole se quedó en los años 80s, o, a todo reventar, en los 90s. Ahora pareciera que las ideas no son tan potentes o recordables como lo eran antes. Ciertamente que un buen comercial es recordable tanto en su contenido como en la marca. Y los de ahora terminan con esa pantalla de "sano y rico cada día" que dura unos 3 largos segundos. No vamos a negar que con esa marca al final "marcan" presencia. Pero si a los 30 segundos se te olvida el comercial, más que marcar presencia, más pareciera que marcan el paso.

Exijo el bronce, porfa.

0 comentan:

Publicar un comentario