30 de octubre de 2013

Cambio de rumbo

A mediados de septiembre ya estaba más o menos decidido: el blog cerraba el 1 de octubre. Motivos personales, esa "excusa" que se da cuando no se quiere dar la real excusa. Pero la historia parte antes.

El 19 de julio empecé lo que siempre escuchaba que era una buena práctica para un blog: entradas periódicas con temas fijos. Entonces pensé que era tanto lo que en su temática este blog podía incorporar que ordené los "temas" en secciones semanales, tomé "secciones" que venían de antes, le cambié de nombre a algunas y fusioné otras. Tal que todos los días había algo de acuerdo a este calendario, si se le puede llamar de alguna forma. Y yo me impuse mi propia máquina. De hecho, a veces dejaba varios post programados para que no me pillara la máquina. Pero tener un post al día (ni hablemos de dos o más) era un lujo que se pueden dar los blogs colectivos, con columnistas que dedican al menos un par de horas a cada artículo. Yo estaba lejos de eso, por el contrario, siempre pensaba que el Canal no era un blog siquiera rescatable, era un mero juguete, mantenido en media hora diaria y de esos de la peor calaña, de los que se escriben en la cama antes de dormir.

Cada día un artículo. Parecía casi estúpido, para un blog de circulación tan modesta como éste, imponerse ese tipo de compromiso. Al poco rato, en reemplazo de Don Podcast que se había suspendido a mediados de julio, creé otro podcast en base a material original que duró tres capítulos y luego lo desaparecí de la faz del planeta. No era malo, pero había salido mal evaluado en vista de la orientación que estaba tomando el blog. No era consistente con el "todo", en esos días (que no son tan lejanos, ¡hace sólo dos meses!). Era como el "lejano" Vlog Tivi, pero en podcast. De hecho, fue casi el mismo esquema. Pero tenía un fantasma: el fantasma de la no aceptación de su versión padre, la del vlog. De ahí que los videos de ese canal de YouTube hoy en día se publiquen todos ocultos, para que sólo sean accesibles desde aquí. La audiencia de YouTube sencillamente es otra para ese tipo de material. Siempre decía que en los vlogs populares, de esos en que se para un tipo frente a la cámara a hacer un monólogo, no cabía gente mayor de 25, tanto productores como consumidores de contenido. Y efectivamente es así.

Al poco andar se sumaron dos vlogs, pese a que aún seguía ese fantasma. Ni el año pasado, cuando estaba el boom, hacía dos vlogs paralelos. Muchas veces ocupaba la tarde del domingo completa en grabar y editar, terminando de editar casi a medianoche y sabiendo que uno de los dos tenía que estar arriba al otro día en la tarde. Ya con lo de restringir el acceso a los videos sólo desde este blog me sentía un poco más a salvo de gente que simplemente no entendía, o bien que no acepta que alguien de treintas juegue a ser joven. Todavía recuerdo cuando fue el terremoto del 2010 y las radios del grupo Dial se unieron en cadena para cubrir el suceso, emulando a IARC. Algunos teenagers y otros no tanto reclamaban con preguntas del tipo "¿Qué hace ese viejo hablando en la Carolina?". Y la verdad es que las cosas han cambiado y ese simple hecho lo demuestra.

Ya en septiembre las ganas empiezan a bajar. Las secciones se empiezan a repetir, ya no son regulares y los vlogs no salen todas las semanas. Entonces fijé el fin para el 1 de octubre. Hasta cuenta regresiva hubo al final de cada post. Esto siguió durante octubre hasta que hoy, finalmente, comienza una etapa de transición. Una transición hacia hacer otras cosas. O hacer las mismas, pero distinto. O en vez de cumplir como reloj, cumplir con algo que se note dedicado y "bonito". Algo como ser pastelero, dedicarse a sus pasteles y dejar los temas a los blogs temáticos.

La idea, en resumidas cuentas, es dejar un poco los hechos y los esquemas duros, como el año en que nació un cantante o cuando se publicó su primer disco o quién aparece en tal o cual comercial. En definitiva, dejar de lado lo frío y volver a lo cálido de antes, de antes de ese punto en el 2007 en que lo personal se empezó a achicar y resentir al lado de lo retro, en medio de una depresión no tratada y que recién ahora intento superar. Porque ése fue el motivo. No es que yo me quisiera volver temático, aunque estaba claro que siguiendo el boom de los blogs del 2004 toda la ola, de los que sobrevivieron, iba para allá. Junto con la agonía de los blogs personales, quienes seguían este espacio acusaron el cambio y comenzaron a irse, al tiempo que sus propios blogs dejaban de actualizarse. Aún no sé si fue lo uno o lo otro la causa, pero con la nueva orientación perdí mucha gente. Sin duda fue un precio caro. Ciertamente que no dejaré completamente de lado lo retro, porque ya es parte de mi personalidad, pero se abordará de otra forma. A esto, sumar otras cosas que en el pasado cercano me parecieron buenas y además fueron aceptadas, como la serie de vlogs Viv. Esta primavera-verano vuelve Viv, y ya hay dos lugares escogidos y otros más en veremos. Don Podcast, que aunque de podcast sólo le queda el nombre, se mantiene, pero haciéndole honor al "Don": sólo buena música, es decir, se acabó la chacota. Posiblemente vuelva "el podcast de los tres capítulos", ya en línea con lo personal y con cierta dosis de ironía y humor como se venía haciendo, aunque todo controlado. En definitiva, recuperar lo personal.

Comenzando la transición, el primer cambio fue el logo. Hoy debuta este logo minimalista (siguiendo la moda) para comunicar definitivamente (o intentar hacerlo) que el lector objetivo es otro, más adulto y más maduro, pero no por ello más "viejo", dejando con dignidad lo que la juventud implica y representa, ojalá llegando a formar un todo coherente, en donde no conviva el intento de abarcar a los viejos nostálgicos con los jóvenes de los "veintes". Y aunque para muchos que sé que vienen de vez en cuando aquí no les haga sintonía, también a desmarcarme del famoso y trillado refrán "todo tiempo pasado fue mejor". Sólo fue distinto. Y si hace falta ser crítico en eso, aquí no faltará espacio para ello.

Y este post lleva la etiqueta de "personal". Como no lo hacía en mucho tiempo.

Gracias por estar. Y los buenos, que me sigan.

0 comentan:

Publicar un comentario