12 de julio de 2013

Prende el Plasma: Los inicios de Canal 54

La historia de este canal fue tanto corta como triste y con mala suerte. Ya en 2007 escribía en este mismo espacio como el canal había iniciado una partida en falso. Pero el cuento viene de más atrás.

Las primeras emisiones experimentales fueron un poco antes, no sé si el año anterior, la verdad ya no lo recuerdo. Ni siquiera se hacía llamar "Canal 54" aún. La señal pasaba clips urbanos de realización propia, identificándose como "Chile TeVe", el cual era el nombre de la productora, la cual era de propiedad mayoritaria de la corredora de bolsa Raimundo Serrano McAuliffe (la cual con el tiempo jugará un rol no muy afortunado en nuestra historia), quienes además de la productora poseían la agencia periodística NexChannel, el proyecto inmobiliario Santiago Downtown y la empresa "Televisión América S. A." que era la concesionaria ante SUBTEL del canal 54. Las transmisiones se originaban en un puñado de oficinas adaptadas como estudios de TV en la mismísima Bolsa de Comercio de Santiago y desde ahí enlazaban a la planta transmisora en el Cerro Chena de San Bernardo. Su señal se podía captar con mediana dificultad en Santiago sur. De hecho, recuerdo haber podido sintonizar la señal del entonces "Chile TeVe" un sábado en la mañana desde Puente Alto y la potencia era bastante pobre.

Pero las verdaderas transmisiones de prueba comenzaron en marzo del 2007, prometiendo en su publicidad el inicio oficial de las transmisiones para el 9 de abril. La propuesta era generalista, alternativa, pero ambiciosa. Tanto así que fue promocionado insistentemente a través de las pantallas del canal interno del Metro de Santiago (Sub TV en ese tiempo, hoy Metro TV), además de poner avisos en prensa escrita. Todavía existía la duda de si podrían llegar en buenas condiciones a todo Santiago (aún su antena estaba en el Cerro Chena), por lo cual esa señal experimental no duró mucho tiempo al aire y fue suspendida. El 9 de abril llegó y el inicio oficial no fue. Y hasta fiesta de inauguración hubo, en el Castillo Hidalgo del Cerro Santa Lucía, donde asistieron la no menor cantidad de 700 invitados, entre trabajadores, agencias de publicidad, áreas de marketing de potenciales avisadores, yada, yada, yada...

Tras esto, la señal de aire desapareció y sólo se emitieron promos a través de su señal online. La planta transmisora fue trasladada al San Cristóbal, tras lo cual, ya a fines de año, salió al aire la segunda etapa experimental, primero con carta de ajuste y luego con las mismas promos de la señal online, para finalmente salir al aire oficialmente el 17 de diciembre de 2007... ¡ocho meses después de lo anunciado! No pocas veces al pasar por la entrada del canal, en la calle La Bolsa, por las tardes se veían uno que otro "rostro" o trabajador del canal  matando el tiempo.

Era tan ambiciosa la propuesta que se llevaron a rostros como el periodista Juan Manuel Astorga, el músico Claudio Narea, el actor Ramón Llao, la actriz Gloria Laso y, aunque menos conocido, el actor Santiago Tupper. Con ellos compartían señal otros rostros "emergentes" como Francisco Araya, Rocío Peralta y otros que nunca se imaginaron tener un programa en TV como los mediáticamente desconocidos Janet Spröhnle y Gustavo Poblete. Pero había algo raro en el aire. Ya en un medio escrito, María Isabel Alliende, que era parte de la plana directiva del nuevo canal y que antes había pasado por La RED y TVN, manifestó que "el mayor temor es que no nos vea nadie". Y no era menos cierto: aunque habían cambiado el lugar desde donde se origina la señal 54 al San Cristóbal, la potencia de ésta aún era deficiente y sin considerar que no estaban en ninguna compañía de cable, lo cual hoy por hoy es fundamental para que te vean (y no por nada en este año los ejecutivos tras el nuevo canal 3TV de COPESA se preocuparon de este aspecto antes de salir al aire en las próximas semanas).


Y comenzó el canal. Cuando aún no agarraba suficiente vuelo, el canal es refundado en julio de 2008 como LIV TV. Los encargados de la nueva imagen corporativa fueron publicistas de la agencia La Firma. Según el video, el origen del nombre viene del número 54 escrito en romano ("LIV"), lo cual, además de dar la idea de "vivo" hacía sentido para echar mano a un canal que permanecía en su bajo perfil y tratar de revivirlo un poco. Entonces se llevaron al barco a José Miguel Villouta y al comentarista Eduardo Bonvallet. Ambos conducían su propio programa cada uno, desde los estudios de TV de la Universidad del Pacífico.



Pero la fortuna no estuvo de parte del canal. La sociedad controladora de la estación, la corredora Raimundo Serrano McAuliffe, fue multada por malversación de fondos, tras lo cual, y en vista de su debacle financiera influida por la crisis del 2008, se declaró en quiebra. Todas las empresas bajo el paraguas de la corredora se ponen en venta, incluyendo el canal. Uno de los inetersados es Hilario, un conglomerado portugués. Sin embargo se dice que aún está en manos de una junta de acreedores, en definitiva los propietarios de la sociedad Televisión América, concesionaria de la señal. Ellos a los pocos meses terminan definitivamente con lo que había sido LIV TV hasta ese momento, en que sólo había repeticiones de programación propia además de envasados externos, para reemplazar todo eso por el contenido basura que tiene en la actualidad, o sea infomerciales, videoclips, espacios arrendados a pastores evangélicos y "médicos" naturistas vendedores de "pomadas". Actualmente un porcentaje minoritario de sus acciones (5%) está en manos del "cuestionable" "locutor" Omár "Omarcito" Gárate, luego de haber aceptado comprar parte del 10% de la señal a la familia Malatesta (antiguos dueños de Radio Colo-Colo), que según "Omarcito" se las ofrecieron 10 años atrás, lo cual claramente es mentira ya que el canal comenzó en 2007. Este "emprendedor" pensaba para fines del 2012 comprar las acciones restantes del canal y hacerlo un canal popular con una "línea editorial" distinta a las demás estaciones. Estamos en el 2013 y al parecer no pasó nada. Y sobre el "canal popular", son planes que siguen en las mejores fantasías del creador de "la pulserita".

La puerta de La Bolsa 80, hace un par de años al menos que está tapiada. ¿Desde dónde emiten? Beto.

Este video lo tenía digitalizado desde hace tiempo y corresponde a la segunda etapa experimental en el 2007, pero no lo había subido por el contenido no menor de "material de terceros" como le llaman ahora. Usté entiende.

Canal 54 LIV TV (Chile) en la Wikipedia
Canal Preto: Canal 54, una partida en falso
Nacion.cl: Omar Gárate compra parte del Canal 54

0 comentan:

Publicar un comentario