21 de enero de 2011

El Mundo Casi Real: El Guáter 3D

Corría el año 2012. La figuración que logró Chile a nivel mundial le valió la apreciación de las más importantes firmas a nivel mundial que, viendo en nuestro país un gran potencial como comprador de cualquier huevá ávido consumidor de tecnología, organizaron entre todas la primera Feria Tecnológica Internacional de Santiago (algo así como el CES gringo, pero un poquito más chico no más) en donde las empresas de tecnología presentaban lo más top de lo top.

Una semana antes empezaron a regalar las invitaciones por twitter: 140 invitaciones llegaban al país impresas en algún lejano lugar, con las más altas medidas de seguridad y hasta bendecidas por el Papa. En cuanto se supo de esto, las reacciones no tardaron: que por qué sólo algunos influyentes chantas tenían derecho a conocer las nuevas tecnologías, que tenían que estar al alcance de todos, que fue por expresa petición de Piñera que mandó un mail ultrasecreto pa' puro cagarnos, etc.

Al final, para evitarse problemas, la entrada fue liberada. Como justo ese día tenía pega en la oficina hasta tarde, no pude ir, pero fueron un par de compañeros y un primo del hermano de un amigo que hace años no veía. Me contaron que estaba repleto. Estaba todo lo más bakan de-la-vi-da lo que los japos y los gringos encontraron penca, y el stand más imponente destacaba una extraña cabina oscura que nadie sabía qué era. Al final, el gringo que hacía las demostraciones la sorteó entre todos los asistentes que completaron un cupón, acertando a qué cosa era. Era difícil achuntarle. Hoy en día inventan casi cualquier cosa. La única pista que tenían los participantes era que estaba muy relacionado a la idiosincrasia nacional.

El primo del hermano de mi amigo fue el único que le achuntó: "un guáter en 3D". No me pregunten cómo se le ocurrió esa respuesta. ¿Será porque en el ADN del chileno está el "cagarse" al prójimo?

Obviamente no me aguanté y carerraja le pedí si me podía invitar a su casa a ver tan especial aparato. Como quería quebrarse cuanto antes con alguien el muy maldito, dijo al tiro que sí.

El asunto es que llegue a su casa y, sorprendido, veo que puso el guáter ultra moderno en medio del living. Se veía hasta linda la huevá. Pero algo que me llamó la atención fue que, al abrir la puerta, no había nada dentro. Nada. Ni un hoyo picante en la tierra, nada. Entonces fue cuando el muy cabrón apretó un botón de un control remoto y apareció todo. La taza del guáter, el lavamanos, hasta el papel confort eran hologramas. La verdad, al tiro pensé que era bien mula, hasta que podía ser una broma bien elaborada. ¡Cómo te vai a limpiar con un holograma, una cosa que no podís ni tocar!

Al cerrar la puerta por dentro, vino lo más impactante. Las paredes eran puras pantallas 3D gigantes y lo primero que vi fue un aviso con un tremendo par de lentes y una voz de ultratumba diciendo "Póngase sus lentes SORNY 3DWC". Llegue a saltar de susto con ese par de lentes gigantes encima mío. Luego comenzaban a pasar imágenes del espacio (el salvapantallas de esa cosa) que daban la sensación de estar pilotando una nave espacial al más puro estilo Chapulín.

Esa sensación de ir medio mareado "obrando" en el baño de un bus o de un tren no es nada para lo que se sentía allá dentro. En un bus, con puro aguantar los frenazos bastaba. Pero en esta cosa no. Se movía para todos lados. Justo en ese momento había turbulencias simuladas y se sentía como un terremoto grado 8, fácil. "En SORNY apostamos por el realismo..." decía la voz de ultratumba. Y yo pa' dentro decía "...y cómo te quedaría el realismo de este combo en l'hocico, viejo cu...!"

Entonces fue cuando me impacienté. Con el manso ni que terremoto quedó medio mareada su avanzada tecnología, tal que esa voz de ultratumba se quedó callada un buen rato. Pasaba el tiempo, 10, 20 minutos, media hora y yo trataba de ubicar en las shupermodernas paredes 3D el shupermoderno papel confort que vi al comienzo, pero no aparecía nada. Entonces fue cuando mi troglodita interno no aguantó más:  ¡PAPEEEEEEEEEEEEEEEL! Y la voz apareció de nuevo: "Cállese, hue... perdón, estimado usuario. En este momento usted agotó todo su crédito de papel virtual. Si lo desea, puede comprar más papel a través de Internet. Necesitará su tarjeta de crédito..." Tiene que estar hueviando. ¿Y ese papel que vi al comienzo, estaba en modo DEMO? ¿O sea, si no ando con la tarjeta, cooperé no más? Desesperado, traté de avisar hacia fuera al primo del hermano de mi amigo, a ver si me podía ayudar, por último, que pidiera más "papel virtual" con su tarjeta. Y sale de nuevo esa voz maldita: "Estimado usuario, sólo aceptamos SU tarjeta de crédito..." Conch... Ahí fue cuando me dije "cagué no más..." Juro que lloré de impotencia. Máquina huevona, por qué mierda no aceptai plata de verdad. ¡Todo con tarjeta, por la cresta!

Luego que me calmé, me acordé que ese baño era tan shupermoderno que me pregunté cómo no iba a tener un navegador de Internet (por último pa' leer el diario mientras uno "obra" ahí dentro). Entonces pude abrir la página del banco pa' ver si le podía hacer transferencia por último a la máquina de m... mil demonios. Pero nada es demasiado malo, cuando puede ser peor: "Por favor ingrese su clave secreta SORNY 3DWC, si no cuenta con ella, puede registrarse a continuación..." ¿Es mi idea, o me estai preguntando claves secretas después de cagar, maquina de m...?

Así que no me quedó otra. Pensaba pa' dentro "...en la huevá que me estoy registrando..." Pero al rato, ya era demasiado tarde...

¿¡POR LA CRESTA, HUEÓN, PAGASTE LA CUENTA DE LA LUZ?! 

0 comentan:

Publicar un comentario