27 de diciembre de 2010

Mis Dos Chauchas: 1 año gratis

marymars.tumblr.com
Está lleno de premios por aquí, por allá y también por más allá. Pero, créame humilde lector, no hay premio más maldito, latero y por sobre todo sobrevalorado que el de un año de producto gratis (de cualquier producto, da igual).

Maldito, porque nuestras necesidades son variadas y variables a lo largo del tiempo, y un solo producto está re lejos de cubrirlas todas, más aún, podría no tener na que ver. Latero, porque 1 año de cualquier cosa aburre a cualquiera. Y sobrevalorado, porque no se necesita 1 año para aburrirse y ya con dos meses no queris más y ese año de producto, preciado en un comienzo, se convierte en 1 año de bosta.

¿Ejemplos? Aquí me traje un montoncito.

Un año de farmacia gratis: este es el premio ideal que a cualquier malnacido le encantaría darte, y es que verte enfermo por un año entero, ésa no te la desea ni el "Cisarro". Más aún, puede que estos genios les dé por hacer arreglines (supongo que no necesito explicar que estos simios de las farmacias son capaces de todo) y darle el premio a una persona sanita.

Entonces, como el chileno típico tiene por mandamiento sagrado (a la chilean way) el "Si Puedo, Te Cago™", va a tratar de enfermarse como sea. Pa' cagarse a la farmacia.


Un año de gas gratis: éste no es tan terrible, pero podría no faltar el genio que salga a la calle con la estufa a emular ese clásico comercial ya olvidado por ahí: "¿y ustedes creen que el gas es gratis? - ¡Sí, poh!" Yo me imagino una familia pobre y lo irónico que sería tener un año de gas gratis cuando te cortaron el agua y no tenis pa' hacer almuerzo.

En mi caso, lo único que funciona con el "galón del gah" enchufado atrás es la estufa. Y me carga el calor.

Un año de zapatos gratis: ¿Dónde cresta metis un año de zapatos? Este ya no es un premio de algo de consumo habitual. O sea, a usté dama no la veo, por muy consumista que sea, comprarse zapatos todos los días. Flor para la zapatería, que se va a excusar en esta verdad tan obvia para degradar a gusto el premio, tal que al final consista en un miserable par de zapatos al mes. Y aunque no hagan eso, usté no se va a comprar el mismo modelo, va a querer variedad. Y después de trajinar toda la tienda, al final le van a caer en gracia uno o dos modelos. Porque eso de "los quiero todos"... nah, eso sólo pasa en los comerciales de la tele. Pero como dije en un punto anterior, se los va a comprar igual, aunque no le gusten. Pa' cagarse a la tienda.

Un año de Doggis (o de cualquier basurita fast food): este es, por lejos, el más pelotudo de todos. Y es que no conozco nadie (y esto es verdad), nadie que tenga una panza tan descomunal capaz de aguantar un año de chatarra. ¡Esto son 12 "Super Size Me" seguidas una tras de otra! Al tipo de la película le bastó un mes para terminar arruinando su existencia. Ni pensar en un año completo. Podría ser simpático al comienzo como ayuda para atraer amigos a la hora del almuerzo, pero luego le comenzarán a maldecir por llevarles por el mal camino y, quien sabe, termine sin amigos, con más guata, dolores de cabeza, cansancio y quien sabe hasta un attackazo cardiaco que lo lleve ante el Pulento con la cara vacía de risa.


Así que, por favor, cortémosla con esto premios mula dignos de la Radio Piruja y su premio de "¡UN AÑO DE COCHAYUYO PA VOH, Y TOA TU FAMILIA!". Exijamos premios de verdad, casas, autos, viajes por el mundo, que se note de ellos que hay una real preocupación por el bienestar del cliente y no por mantener a la gente con migajas de las ganancias totales del día. ¡Exijamos respeto! 

2 comentarios:

  1. ¿Y el año de té gratis? Ese sí que vale la pena, para uno que toma todos los días 1 o 2 tazas :)

    ResponderEliminar
  2. Tamaire... cierto, el año de té del Festival de la Una xD

    Yo no soy muy de tomar té (salvo de repente el Lipton Yellow, de ahí pa' arriba), soy más de tomar café, así que de veras no sé qué cresta haría con un año de té. Yo cacho que lo terminaría usando como abono.

    ResponderEliminar