6 de diciembre de 2010

El Mundo Casi Real #2: El Cheque Restaurant de cada día

Sí, huachita, igual te invitaría un cafecito. 
En los años de estudiante pobre, siempre estuvo la famosa beca de alimentación que la tuve por casi toda la carrera. Generalmente era un vale feo y rasca de papel (si teníai suerte, agarrabai de cartón) que generalmente era por la módica de luquita. Con eso te comprabai la promo más barata del Doggis -o de la cochiná fastfood que hubiera en el campus- o, si uno era más consciente de su alimentación y tenía más tiempo y monedas en el bolsillo lo podía cambiar por un par de días a la semana por comida casera. Yo hacía eso, pero no tanto por estar consciente que con hotdogs todos los días podría terminar con más guata que chofer de taxi, sino que porque era casi la única oportunidad en todo el día que tenía de ver a mis pocos amigos. Porque si sólo fuera por mí, me hubiera seguido mamando la promo más barata del Doggis y, como todo producto Doggis, su afamado "Efecto Doggis" -ya imaginarán de qué se trata, rápido entra, rápido sale-.

Pero ya trabajando, las cosas cambian. Uno sigue comiendo con vales, pero ya no es beneficencia sino que es parte de la "recompensa" por el trabajo hecho. Y los vales cambian de aspecto, de tamaño y hasta se ven más decentitos. Y llevan un nombre que les da un poco más de pelo: "Cheque Restaurant". O sea... un cheque. ¡Tooooooop pos! (Sí, claro...) Y los diseños son de gente linda y cuica que te mira a los ojos. Los meses que ponen una foto de un hombre da lo mismo, ojalá pase rápido el mes porque uno tiende a cortar el cheque por el prepicado y no mirarlo mucho. En cambio, cuando aparece una mujer, dan ganas de mirarlo por un rato más y si uno pasa por una etapa más depresiva y "forever alone" de lo normal, hasta pasarse rollos. Si huachita, igual te invitaría un cafecito después de eso que estás comiendo.

¿Y de dónde sacarán esas fotos? Me imagino los casting de Sodexo para buscar "rostros" de Cheque Restaurant, y en la fila, diálogos como éste...

- ¿Hola? Mira tú dónde nos vinimos a encontrar...
- Si poh, hay que hacerle a lo que venga...
- ¿Y venís así no más?
- ¿Vení' a mirar en menos la pinta? Me conseguí esta ropa con una amiga que tiene el closet repleto... Hay que verse interesante, igual...
- ¿Y ensayaste algo?
- Igual no mucho. Lo único que hice el fin de semana fue estar con el tenedor en la boca todo el rato. Más lo que me hueviaron...

Ahora ya veo menos cheques restaurant en la oficina. Muchos prefirieron cambiarlo por recibir el monto como parte del sueldo. Es que tres lucas lo encuentran mucho chancheo. Entonces en vez de comer algo de tres lucas, comen con dos lucas y la otra luca al bolsillo. Incluso muchos se llevan comida preparada de la casa. Ni cuando estudiaba me dio por hacer eso. Y el problema ahora es que muchos con los que a veces almorzaba hicieron eso de cambiar los cheques por plata, y van a comer a otro lado más barato.

No me quejo. Como rico todos los días. Aunque de 2 a 3 sea un forever alone de mierda.

0 comentan:

Publicar un comentario