1 de septiembre de 2010

Mis Dos Chauchas: No nos des nuestro 20% de cada día...

La industria añeja asume realidades del mundo añejo para seguir dando aletazos y así mantener su modelo de negocio añejo y anacrónico en pie.

Hey, guashito, esta ley es más retrógrada que la cresta.

En serio, piensen un rato con la cabeza qué pretenden. Esto es pa la realidad de los años 60, cuando casi no había segmentación y las radios AM que existían ponían de todo. No puedes aplicar una obligación de porcentaje al aire de música nacional en los tiempos actuales, en que las radios están segmentadas, y es más absurdo aún si se incluye el 5% de folclor. De verdad, no me imagino que radios como la Infinita o la Duna se larguen con un programa folclórico, porque simplemente se desperfilan.

La industria añeja asume realidades del mundo añejo para seguir dando aletazos y así mantener su modelo de negocio añejo y anacrónico en pie. En serio, no quiero parecer pesado, pero veo en las noticias hablar a la Denisse (esa vieja más de 15 años que no se pone de moda con un disco), y me pregunto que cresta hacen hoy los artistas y unos cuantos políticos apoyando y aprobando una ley para una realidad de hace 50 años. Mejor que trabajen y no se dediquen a estar tirados de guata al sol viviendo de sus discos antiguos y esperando cobrar esa plata trucha por concepto de "derecho de autor". ¡Trabajen! ¿Se acuerdan lo que era eso, trabajar?

Y los políticos payasos que en la sesión del Congreso marcaban el ritmo de cueca, piensen un poco con la cabeza (la de arriba) qué cresta es lo que de verdad están apoyando. Mejorar la educación no va por hacerles más horas de clases a los pinguinos. Con la música es lo mismo: mejorar la producción nacional no va por darle más bombo en la radio. Hay que hacer música buena, que se imponga por su calidad y no por una ley que obligue a las radios a darle más o menos tiempo al aire. Imponer es nefasto y ya pasó de moda hace rato. Insisto, artistas nacionales, los queremos haciendo buena música que se venda sola y guste al público por su calidad. No queremos seguir escuchando sus discos añejos. Acuérdense de lo que significa trabajar y pónganlo en práctica. En buena.

Cuando uno escucha de todo, se da cuenta que la parrilla es más que un puñado de radios vendiéndose a los sellos y sus payolas. No voy a desconocer que eso existe (si no, asómese a ver qué pasa con radios de rotación fuerte donde le dan como bombo en fiesta a los popstars de turno). Si quieren controlar eso por la vía de imponer un cuoteo, con un 20% no les alcanza. Y por otro lado, imponer un porcentaje mayor para una industria musical chilena en pañales y que no lo vale (duro, pero cierto), eso ya sería digno de país bananero. Y los cuoteos son tan nefastos como las imposiciones: basta ver cómo se han armado los gabinetes de gobierno, preocupados más de poner políticos de los distintos partidos en porcentajes fijados para que ningún zángano ponga mala cara... en vez de mandar a los zánganos de PLR y traer a gente que haga bien la pega. Aquí es lo mismo.

Más aún, lo que van a tender a hacer las grandes cadenas radiales si esto se aprueba y llega a ser ley, es que no van a querer innovar y van a tirar al aire a los mismos de siempre, a los Alberto Plaza, a los Pablo Herrera, a las Myriam Hernandez, yada, yada... Pensar en que le van a dar cabida a artistas independientes es una UTOPIA por donde se le mire. Las radios comerciales están pa ganar plata y van a favorecer a los sellos grandes, pero ahora con artistas nacionales de sus catálogos. Los mismos de siempre.

Si tiene algún reproductor multimedia y un computador a su alcance al cual conectarlo para cargarlo con música, siéntase afortunado. La mayoría de Chile no tiene su suerte y de aprobarse esta ley en el Senado, se tendrán que mamar que otros decidan por ellos.

Por la buena música, venga de donde venga.

1 comentario:

  1. Lo irónico del asunto es que si se aprueba finalmente la ley las radios simplemente van a pasar el 20% de música chilena en el horario de trasnoche (de 1:00 a 5:00)

    hecha la ley, hecha la trampa

    ResponderEliminar