13 de junio de 2010

Sushi, un gato con suerte


Probablemente, si no leyeron el primer post, no conocerán muy bien cuál fue el orígen de este gato que nos robó el corazón (y a veces la paciencia, hay que decirlo). Sushi era un gato abandonado que tiraron desde un auto en marcha, fue encontrado por un guardia del Aeropuerto (SCL) y luego pasó a manos de una compañera de mi hermana. En el "dilema" de no saber qué hacer con él, y ya que nadie podría adoptarlo, mi hermana se quedó con él. Estaba flaco, sucio y triste.

Esta semana llegaron a mis manos las primeras fotos que le sacaron ese día. Como fue encontrado y como está ahora.

Luego de unos 4 meses con nosotros, en departamento, y con un terremoto en el cuerpo (aunque frente a lo que vivió cuando fue abandonado, el terremoto es lo de menos) es la alegría del hogar, "el hijo único", mimado como ninguno, con "licencia" para muchas cosas (felino malcria'o) pero con el amor de un par de amos.

Sushi, o Sushito, la alegría del hogar, esperemos que por muchos años más.







[Del blog de Sushi]

1 comentario:

  1. Tiene cara de gato regalón, jejeje. Bueno, yo también soy amante de los gatos y en casa de mi madre hay 3 gatas: la madre y sus dos hijas gatunas.
    Saludos

    ResponderEliminar