22 de abril de 2010

Preto al Paso #2

Juro que odio los autos.

Recuerdo el día antes del terremoto. Y recuerdo, era que no, ese cruce en la Gran Avenida que está señalizado para darle preferencia al peatón y que para los prepotentes al volante no es más que un lindo adorno. Intentaba cruzar, pese a que era dificil y el tráfico dejaba poco tiempo. "Ahueonao", me gritó, con su música de narcotraficante a todo chancho.

Qué genial hubiera sido que, por el terremoto, una linda y pesada pandereta hubiese caido sobre esa cosa. O, por esas cosas de la vida, y con unos poderes sobrenaturales, hacer caer el cobertizo de su estacionamiento si es que el terremoto no bastó. O que hubiese sentido el irrefrenable instinto de arrancar al sur y se hubiese topado con un puente cortado. Y así lo hacemos parecer accidente.

Yo y mi mente maligna. Yo y mi odio.

0 comentan:

Publicar un comentario