21 de octubre de 2009

Prende la Antú: Papel Cebra


Amable lector, los orígenes de esto se remontan a la compra en febrero de 1972, por parte del gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende, de la Editorial Zig-Zag, a partir de la cual fundaron la mítica Editora Nacional Quimantú. Esta casa editorial se caracterizó por editar libros en tirajes masivos (de 50000 copias hacia arriba) y a bajo costo, tanto así que se dice que fue artífice de una verdadera "revolución del libro" en Chile. Su orientación fue llevar la "cultura" a todo el pueblo. Y si hubiera que medirlo con cifras, lo logró con creces: en tan sólo un año llegó a vender 5 millones de libros. Claro, cultura ideologizada, revolucionaria, marxista y yada, yada...

Hasta que llegó el golpe encabezado por la junta de Don Pino el año 73 y Quimantú fue cerrada por el nuevo gobierno. Los militares irrumpieron en las casas en busca de material relacionado a las ideas del gobierno caído y naturalmente que tomaron grandes cantidades de material impreso, libros y revistas, donde abundaba material de Quimantú. Y lo que no fue quemado, se lo llevaron a la planta de la CMPC (popularmente llamada "la papelera") en Puente Alto, donde fue triturado para convertirse en el nuevo producto estrella, el "Papel Cebra", un papel para envolver llamado así porque llevaba franjas pintadas y que fue furor entre los comerciantes.

¡Cuando poco se hablaba de reciclar y de ecología, los militares ya reciclaban! Mish... Y así transformaron un saqueo con tinte de ultraje... en un "regalo". Un carerrajismo notable, sin duda.

Al menos algo de todo ese papel tuvo un final digno y no fue transformado en papel confort.

Almacenero: Lista su compra, señora. Se la envolví en el nuevo papel, es un...
Señora: ¡Papel de regalo! ¡Y se parece a la piel de una cebra! ¡Oooooh!
Almacenero: Justamente, doña Rosita. Es el nuevo Papel Cebra, para que cada compra parezca un regalo.
Off: Papel Cebra, un nuevo producto de la Papelera.

0 comentan:

Publicar un comentario