12 de octubre de 2009

Nuevo barrio, nuevo hogar

Y eso me decía la psicóloga. Que no estaba ocupando mi lugar, como profesional titulado, viviendo en una población. Con todo respeto hacia las poblaciones y la gente que vive en ellas, pero comencé a sentir que no me correspondía. Mi hermana fue la que dio el empujón final. Y de una casa con paredes con hongos y con una que otra gotera, pasamos a un cuarto piso de un edificio de departamentos. Pagando un poco más del doble, pero la diferencia salta a la vista. Definitivamente, es otra cosa.



0 comentan:

Publicar un comentario