23 de agosto de 2009

Prende la Antú: Tabletas Phillips


Eran tiempos inocentes. Todo lo que decía la tele era una verdad incuestionable. Si te decían que la pastillita se tomaba sin vaso y sin agua... ¿qué onda... era un dulce? Pero lo encontrábamos genial. Si un gil aparecía tomándose la pastillita y se mejoraba al tiro, eso no era publicidad engañosa, no señor... Si aparecía en TV, eso eliminaba de inmediato toda sospecha de chanterío. Ahora bajo la bandera del "llame ya" o del "producto natural" nos meten palos picados como suplemento alimenticio o baratijas chinas de dudosa eficacia.

Era maravilloso, le creíamos a la tele a ojos cerrados y éramos felices.

0 comentan:

Publicar un comentario