1 de agosto de 2009

Isa


Si hay algo que ha marcado mi vida y mi percepción desde fuera de lo que significa la vida en pareja, ha sido la cantidad de historias de relaciones tormentosas, fracasadas e ingratas de las que he sabido. Los tentáculos de esta realidad se han expandido entre mi círculo de amistades, familiares, hasta en mi grupo de compañeros de trabajo.

Isa representa todo o casi todo lo que pudiera representar una joven de esfuerzo: a la par que trabaja y ha sido bien evaluada y hasta se ganó una beca de la empresa, estudia en un instituto en horario vespertino, crió sola a su hijo y, como se podrá deducir por esto último, le pasó lo que a muchas: se metió con un "huea".

Y yo, guardándome, conociendo mis limitaciones y el hecho objetivo de que no estoy listo para una relación de pareja, mientras que otra gente, egoistamente, le echa pa'elante no más y le caga la vida al resto con sus peinadas de muñeca.

Isa es un misterio aún para mí. Compartir el Metro con ella mientras volvía a casa fue algo que me ayudó a ponerme en contexto sobre quién es ella y cual es su mundo, pero el conocer a una persona es algo que, va a sonar a lugar común, pero es algo que no acaba nunca. Ella guarda tanto misterio para mí como yo al parecer para ella. Y lo que no me ayuda mucho en todo esto es que yo no hablo nada, por lo que todo lo que pueda "recolectar" de ella va a venir de lo que pueda escucharle hablar. O casi.

Estoy a punto de considerar tomarme lo de conocer más a Isa como una suerte de proyecto personal. Y lo de su tormentosa vida con el innombrable... me temo que deberá quedar fuera. El cuento se tratará de alegrarle un poco la vida y mis demás compañeros de trabajo ya están en ésa. Es la idea.

Si la vieran cuando sonríe...

* Foto de fensterbme (CC BY-NC 2.0)
* Publicado originalmente en Webzetera

0 comentan:

Publicar un comentario