11 de agosto de 2008

¿Ser honesto paga?


"50 hermosas chicas... y 3 feas".
- Fotografía original de TeddyBare -

Ser honesto es decir que te equivocaste, que pediste a desarrollo algo que no te pidieron, que interpretaste mal o no capturaste bien los requisitos. Ser honesto es reconocer que uno comete errores a cada rato y que no llegó a un cierto trabajo a reemplazar al que estaba antes. Ser honesto es contar demasiado de uno, es contar a otros las cicatrices propias. Comunicar las debilidades propias es todo un arte, en especial en lo que atañe a seleccionar a quién se cuentan y a quien no. Es andar contando que dejaste la puerta abierta de tu patio para que vengan a robarte. Es contarle al más cercano de tus colegas de oficina el motivo real por el cual no fuiste a esa reunión de ex-compañeros del liceo, eso que supiste por otras personas porque, claro, tus ex-compañeros te lo escondieron y flotó justo un día que no estabas en clase, porque te accidentaste en el taller y estuviste dos semanas en reposo por seguirles el juego a quienes se supone que eran tus "compañeros" que, por cierto, no fueron honestos. Ser honesto es que se note de lejos que tus logros no serán fruto de cagarte al de al lado, y que no necesites decirlo. Ser honesto es no hacer esfuerzos por evitar mostrar al resto a cada segundo en tu cara tu estado interno. Ser honesto es no temer mostrarse distinto, no esconderse imitando a la masa. Demasiado distinto. Al límite que no te entiendan por ser demasiado distinto. Ser honesto es no aguantar expresar tus diferencias a una amiga y perderla. Ser honesto es no venderla y decir que aunque el carnet te lo grita, no estás listo para el compromiso, con tu pareja o tu andante frente a ti y sin parar de besarse. Ser honesto es tener la oportunidad de mostrarle a ella al ser que nadie sabía que existía dentro tuyo, por el que ninguna mujer jamás pagó un puto peso como hombre, y que sea para peor.

Por ser honesto estoy día por medio deseando renunciar a mi trabajo. Por ser honesto casi doy la imagen del hueón del quinto piso que no cacha una. Por ser honesto estoy espantando a las personas que quiero. Por ser honesto estoy dando pie a que me confundan.

No da ni un veinte ser honesto.