12 de julio de 2008

La hora del té


- fotografía original de naama -

La hora del té es la hora del té. O sea, existe el café, el café rico que he tomado con suerte dos veces en mi vida y también el café en polvo, de ese que un día de verano me tomé seis en la oficina. Pero desde el recuerdo de la abuelita preparando té en la teterita o bien tomando de ese mítico té en polvo -que se preparaba con la punta de una cucharadita-, pasando por el té económico que frente a la tele viendo Alf se encontraba rico igual, hasta llegar a la caja de Lipton que compré hace dos semanas en el supermercado -y que mi hermana aún me agradece y piensa que es lo máximo- y el tecito "escuchado" en compañía de un par de personillas -que descifrarán por qué dije "escuchado"-, es que el té no es cualquier cosa. O sea, es la hora del té y es como para tomársela, la hora y la taza. Nada más que una hora sin hacer nada más que tomar un rico té. Debería ser un derecho humano.

No hay como la hora del té. Aunque la gente crea que el té es de viejos rancios y el café de gente joven y bonita que te la tiran en los avisos del metro cuando la gente va a trabajar cagada de sueño -el efecto extra, le llamaría yo-. Y falta la vuelta a la casa en la tarde, en que producto de tomar tanto café, con y sin "piernas", se agarran con el de al lado en el carro del Metro discutiendo quién empujó primero.

¿Le recomiendo algo? Tómese un tecito. Si es acompañad@, mejor.

7 comentarios:

  1. naaaada como el té
    mejor si es preparado de hojas, en una tetera de fierro forjado y servido en tazas entibiadas previamente
    Yo recomiendo eso sí, antes de ponerle el agua caliente a la hierba, humedecerla con agua fría para que no se quemen sus aceites esenciales
    viva el teísmo (y no me refiero a dios precisamente)
    salú !
    Shi !

    ResponderEliminar
  2. El relajo que implica la hora del té sigue siendo de los insuperables de la vida.
    Respecto a Alf, el otro día tuve el placer de ver el primer capítulo de la serie en TVN, todo un deleite auditivo y visual.

    Zaludoz.

    ResponderEliminar
  3. El té debe ser una de los placeres bebestibles más exquisitos que uno puede saborear.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja... suavecito pa decir que somos unas locas buenas pa hablar, jajajajaja

    Igual el té estaba BKN!

    ResponderEliminar
  5. jejeje... me encantó que estuvieses en mi casa. Me encantó el tecito conversado.
    Y ya sabes que mi casa... es tu casa. =)
    besitos... y gracias por preocuparte por mi.

    ResponderEliminar
  6. Nahhh... Una buena taza de té a media tarde es irremplazable. Incluso por un café. Saludos!

    ResponderEliminar
  7. el té es lo mejor!, y aquel té en polvo del q hablas, el Orjas, me fascina y es el q tomo actualmente. Mi padre y toda su familia son de los q se toma el té hirviendo pero en mala, invierno y verano, da =.
    Mis saludos don preto :)

    ResponderEliminar