28 de agosto de 2007

Asuntos pendientes


No hubo ninguna despedida. Al final yo no quise. Sin embargo, guardo recuerdos. Y sigo viendola en sueños. Pero ya decidí. Una despedida sería peor. Espero no tener que cambiar mi decisión.

Son asuntos pendientes. Y llámenme irresponsable, pero no quiero ocuparme de ellos. Aún.

- Fotografía de timfnhou

25 de agosto de 2007

Quieren Chicle Podcast #6


Tema: ¡Me termo-c*garon! (8:42)

Pretoriano quiso evolucionar en su manera de escuchar música. Se compró un MP3. Pero la suerte no estuvo a su lado. Escucha lo que le pasó con su flamante compra.

Temas:
Cortina de inicio: Burning Babylon - Roots Fi Cool
Tema de fondo: Wicked Allstars - Possible New House
(Ambos tracks usados bajo una licencia Creative Commons)

Fotografía:
massdistraction @ Flickr bajo licencia Creative Commons.









[Descargar]
[Suscribir por RSS]
[Blog oficial del podcast] <- ¡Los primeros episodios están aquí!

24 de agosto de 2007

El disfraz


La jefa me había mandado a ordenar el patio. Allá, en la tienda de artículos de cumpleaños, cuando hacía mi práctica obrera y mi trabajo de todo el día era atender una máquina de helados americanos. Pero como esa mañana había poca clientela -y como el practicante muy a menudo es "el goma"-, mi trabajo temporal de esa mañana era ordenar las javas de bebidas que estaban tiradas por todo el patio.

Pero hubo algo que me llamó la atención intensamente por un par de minutos. Al fondo del patio, dentro de una relativamente pequeña caseta de madera, estaban perfectamente colgados y ordenados talvez cientos de disfraces infantiles, casi de lo que a uno se le antojara. Los confeccionaba una señora que había llegado un buen día a la tienda con la intención de asociársele a la dueña. Y tal pareció que la idea le gustó.

Hasta que un día no la ví en el mesón. Le pregunté a la jefa dónde estaba. Me respondió que atrás, en el patio, haciendo un disfraz. Si mal no recuerdo, estuvo dos días completos dedicada desde la mañana hasta la noche a confeccionar un disfraz que le habían pedido. Hasta que llegó una señora preguntando por el disfraz que había encargado. Luego de verlo terminado, su cara no era precisamente de aprobación. Oí a la señora de los disfraces decirle varias veces que la costura "era así, que de otro modo se deformaba" y bla, bla, bla... El caso es que el disfraz recién terminado no le gustó a la clienta. Y se fue sin llevar nada.

Personalmente desconozco qué pasó luego con ese disfraz, si acaso quedó olvidado por ahí o bien como uno más de entre los cientos que estaban atrás, en la caseta al fondo del patio, esperando mejor suerte y una clienta que lo quiera. Ni pensar en esos tiempos en que hacer un disfraz era algo que requería tiempo y dedicación, esos tiempos en que los disfraces no los vendían en los supermercados, hechos en serie. Esos tiempos en que las mamás se esmeraban en hacerles a sus hijos el mejor disfraz de sus vidas y no salían a arrendarlo o a comprarlo por cinco lucas.

- Fotografía de tavopp

Enchúlame el blops...


Si el blog que usté está viendo y disfrutando se ve como en la foto, quiere decir que usté usa Firefox 2 u Opera 9. Si no lo ve igual-igual a la foto -aunque de manera aceptable- quiere decir que usté usa Internet Explorer 7. Ahora bien, si se le desarmó escandalosamente, no ve el logo o cosas así, quiere decir que usté, o se metió en una cámara criogénica y acaba de despertar justo hoy, prendió su Pentium con Windows 95 y Netscape 3... o algo menos terrible: aún usa Internet Explorer 6 (por favor, que alguien lo mate ya).

Ahora me voy a dormir, mira que estar horas y horas tratando de adaptar un template bajado de por ahí y quedarse hasta las 4 de la noche es musho ya... A mí me gustó el resultado final... ¿y a usté? ¡Opine! :)

No, no la pude revisar en Safari...

Actualización (27/Agosto/2007):
Vuelta al diseño clásico. Recibo muchas visitas aún con Internet Explorer 6 (es el segundo browser más usado por los visitantes) y no sería simpático que el 30% de mis visitas se lleve la mala experiencia. Sería una falta de respeto.

21 de agosto de 2007

El que calla, otorga


Todos los años que nos conocemos.
Todas las tardes conversadas.
Todos los abrazos.
Todos los cariños.
Todo lo que crees conocerme.
¿Me permitirán algún día hacerte creer que estoy bien?
¿Me permitirán algún día creer que estoy bien?
¿Me permitirán algún día estar bien?

Te quiero.

- Fotografía de mnadi

18 de agosto de 2007

El ofertón


Y tuvo que llorar. Tuvo que hacerlo porque no lo pudo controlar. Tuvo que llorar -y llorar con ganas- porque a su lado tenía a otras dos personas con dramas tan terribles como el suyo y, frente a ella, a la audiencia de un programa de TV a la que tenía que conmover. Y por eso tenía que vender su pena lo mejor posible si lo que quería era llevarse los cinco mil dólares. Cuánto vale el drama. Y claro, también por consejo de un tramoya.

Ya antes, en un noticiero de la tarde, habían logrado contactar telefónicamente a una mujer con su familia en Perú entre el caos reinante por el terremoto. La persona que respondió allá ni siquiera asumió que la conversación estaba siendo televisada a todo Chile y suelta, sin ánimo de seguir escondiéndolo, que un par de parientes comunes de ellas habían muerto bajo los escombros. En un momento talvez inoportuno, y rozando el mal gusto, de pronto habían lágrimas. Lágrimas de verdad, en vivo y para todo el país. Sin libretistas. Sin actores que lloren de mentira ni melodramas reciclados.

Así que vamos metiendo la cámara, total es gratis. Aunque para ellos no, pero... qué importa.

- Fotografía de myrtlemount

15 de agosto de 2007

Lejos (fragmento)


Se quedó un buen rato mirando hacia donde ella estaba. La clase del módulo 4 ya había comenzado, pero Harvey no lo notó. Tampoco se dio cuenta que su amiga ya no estaba. Miraba hacia otro lado, talvez pensando que su esfuerzo por confesarle su amor era en vano. Terminó muy triste, caminando con la cabeza gacha, tratando de pensar en otra cosa. Al bajar al patio se dio cuenta que ella sólo se había movido a un lugar que no se veía desde arriba. Se veía muy triste y talvez ver un rato a su amigo le hubiese subido el ánimo, pero Harvey tenía miedo de no poder contenerse en sus ganas de poder expresar lo que tenía tan guardado, de echar a perder una amistad, preso de ese fatalismo que destruye los deseos más sinceros y las intenciones más nobles... Pero no aguantó más y se devolvió a hacerle una pregunta:

- Hola... te veo bajoneada... ¿te molesta si te acompaño?
- Me siento mal... - dijo ella.

Y se quedaron uno al lado del otro sin hablar nada.

(Septiembre 2002)

- Fotografía de lorZ

13 de agosto de 2007

It's over


Después de años, extrañamente, me han hecho dos invitaciones que coinciden en fecha y hora: tarde-noche del 14 de agosto. Ambas son de cumpleaños y había dejado de escuchar de invitaciones a cumpleaños hace mucho. Ambas me recuerdan maneras de socializar que puse en desuso hace bastante tiempo. Y cada una en su onda, pero entre las dos abarcan todo el que algún día fuera mi mundo.

Extrañamente, esta vez otros olvidaron esos malos momentos más rápido que yo y no al revés -como pudiera esperarse-.

El título viene de una canción de Level 42 que fue lo último que escuché antes de salir de casa hacia uno de esos cumpleaños, oyéndola en play mental mientras caminaba por Salvador hacia la que era la casa de ella. Probablemente estará en el cumpleaños. Y estará dispuesta a hablarme después de eso. Pero yo no.

El otro cumpleaños no es tan distinto.

It's over. No tengo más respuesta que eso.

- Fotografía de Black Cass

5 de agosto de 2007

Proyección


Con algunas empresas el conseguir un puesto de trabajo es igual que conseguir una mujer. Y te dicen que el famoso test no es sólo para ver qué tan bueno es uno para el trabajo, sino que también -según ellos- es para "descubrir si Mansa-Ni-Que-Compañía Inc. es para usted". Si eso no es un "no eres tú, soy yo", por favor que alguien me diga qué cresta es.

Enterré los sueños de amor por proyecciones que parecen tontas. Igual que esas empresas que, a cambio de la capacitación que dan, desean que ojalá hagas carrera y te quedes toda la vida con ellos. Igual que cuando en las entrevistas de trabajo te salen con esa típica pregunta: ¿dónde se imagina en cinco o diez años más? Es lógico, pues. Así mismo como uno invierte tiempo, ganas y psiquis cuando encuentra una pareja, no lo hace para terminar rompiendo con el otro al cuarto año de pololeo.

En unos cinco o diez años me gustaría poder saber dónde estarás, dónde terminaste trabajando, llamarte, preguntarte a qué hora sales, pasar por ti e invitarte un café. Si alguien me llegara a amar para ese tiempo es un asunto en el que no gastaré neuronas. Mi único deseo es que estés ahí cuando quiera verte y saber de ti.

Y es que, sinceramente, al día de hoy es la única proyección en el tiempo que me interesa, y la única proyección que puedo hacer.

Fotografía por beardenb