31 de mayo de 2007

Esa manoseada libertad de expresión


El cierre de RCTV en Venezuela se concretó y nada más se pudo hacer. Me pregunto qué será peor: que a Huguito Chavez le dé la pataleta y no renueve la concesión de un medio de comunicación porque en él su gente piensa distinto a él y que más encima se haga la víctima de supuesta intromisión de los EE.UU. metiendo de los verdes en el canal, en circunstancias que él pretende meterse en la política interna de otros países latinoamericanos cuando le entra en gana... o que este medio, valiéndose de esa tan manoseada "libertad de expresión", lleve al país a un golpe de estado. Tratándose de un presidente que ha hecho lo que ha querido con una constitución a la medida que él mismo cambió para su beneficio, y considerando que Huguito está en vías de aplicar esos idealismos rancios de querer apoyarse en la mitad de su pueblo para barrer con la otra mitad, supongo que no quedaba de otra. Ya la sana democracia estaba haciendo agua por todos lados, así que talvez daba lo mismo. Y claro, vino la reprobación internacional en masa. Y todos se alzaron como los paladines de esa "libertad de expresión".

En Chilito la cosa no fue tan distinta. El mundo político reprobó masivamente el actuar de Chavez en Venezuela, salvo el Partido Socialista que quedó... ¿dividido? Claro, en este asunto nadie se la lleva pelá: tanto los gobiernos de Allende como Pinochet recurrieron en el pasado en Chile a esa sucia práctica de censurar y clausurar a los medios. Y a los iluminaditos de la "concerta" se les ocurrió la brillante idea de salir diciendo que estar a favor del actuar de Chavez hoy es estar a favor de la censura de medios que imponía Pinochet. Y claro, los de derecha no se quedan callados, mientras embanderándose con este concepto manoseado de la libertad de expresión puedan darle a Chavez como huasca...


(¿Mijo, no le basta con Telesur y todos los otros canales chupamedias o a los que ya metió mano?)

Con esto queda claro que la libertad de expresión no es patrimonio de ningún sector político -¿que la centroizquierda? Naaaah...- y que en verdad no tiene una cara única. Todo dependerá del lado en que se esté. Como quien dice, "libertad de expresión si nos conviene no máh, si no, métale censura..." Y todo se resume, como en el 99% de las cosas -especialmente en la clase política-, en un asunto de conveniencia, olvidando talvez la significación última de lo que está en juego. Y por supuesto, hacerle harto show a la gente cuando lo único que existe es una competencia por mejorar sus reputaciones. Salvarse el pellejo, en buen chileno.

La guinda de la torta la pone en Chile la Archi, que en sus radios asociadas ha difundido reiteradamente una cuña en apoyo a RCTV de Venezuela, culminando con la frase "sin libertad de expresión no hay democracia". El mensaje, en todo caso, estaría relindo... si no fuera porque sistemáticamente estos chicos de Archi se han opuesto a una ley de radiodifusión comunitaria como la gente, y sus peces gordos -léase directivos ligados a las grandes cadenas satelitales- no han hecho otra cosa que seguir expandiéndose por el país, absorbiendo radios locales como locos, despidiendo a su gente y reemplazándolas por repetidoras de sus señales de Santiago, mandando las ideas, intereses e identidad local al tacho de la basura.

Si hay algo que puede explicar un poco la decadencia actual, es esa falta de referentes válidos por los cuales embanderarse. A todos les cuelga la hilacha. Ciertamente, la libertad de expresión y la democracia son dos grandes poderes que exigen gran responsabilidad -como diría Spiderman, ¿no?-. El punto es si estamos listos para llevar tal responsabilidad o simplemente somos unos macacos que ya le perdimos el respeto al prójimo y que somos capaces de escoger democráticamente a verdaderos idiotas que no tienen una puta idea de democracia...

[Fotografías]

30 de mayo de 2007

No más


No más malos ratos.
No más hacer de pulpo.
No más romperme la psiquis.
No más quedarme con mil pesos por día.
No más dar la cara por responsabilidades de terceros.
No más gastarme la vida para ganar el cariño de quien no me quiere.

NO MAS.

[Fotografía]

29 de mayo de 2007

Sueños


Hace un tiempo leía en un blog que una niña había tenido un sueño con no sé qué cosa y que según otra persona o según tal o cual libro eso significaba no sé qué otra cosa en la vida real. De inmediato pensé que se trataba de una pelotudez: nadie puede descifrar el contenido de un sueño sin pasar antes por la historia previa del sujeto, así como su vida diaria y los hechos que marcaron su vida, además de la cultura en la que está inserto, entre otras cosas.

Todo esto a propósito de que uno de mis sueños recientes fue uno "de aquellos".

Trato de explicarlo por mí mismo, aún cuando casi podría no admitir explicación racional alguna. Ese día no hice más que leer blogs, dormir siesta, escuchar música y pensar. Pensar mucho.

Hay algo que me causa no sé qué. Cuando preguntan a hombres cuál es la parte favorita del cuerpo de una mujer, muchos autodenominados no-cartuchos no dudan en gritar a los cuatro vientos que prefieren un buen busto y/o un buen trasero. Otros, se inclinan por los ojos -y tienen que comerse las burlas de esos no-cartuchos-. Otros nombran las piernas o la cara y no pocos adhieren a la llamada "carita de muñeca". Pero qué poco he escuchado nombrar los labios de una mujer como algo que les llame la atención.

Y la razón por la que dije "casi", un par de parrafos atrás, es precisamente por esto último. En el último tiempo acabé considerando los labios como algo determinante y no menor en una mujer. Hace un tiempo toqué sutilmente el tema. Pero ahora me convenzo de algo que todavía no aceptaba, echándole la "culpa" al maquillaje. Hasta ahora.

Volviendo a lo del sueño, talvez el interpretar algo tan claro y contundente sea perder el tiempo. Y parece paradójico si pensamos que en un sueño se entrelazan tantos aspectos de uno mismo de formas tan complejas. Lo que quedó al despertar, sin embargo, fue sólo un beso, un largo y apasionado beso que se comió con todo y zapatos el resto del sueño y de la noche.

"A kiss is just a kiss" dicen por ahí.

Mientras tanto, tenía la idea de postergar eso del amor hasta quién sabe qué fecha, como metiendo el seso en asuntos que no le competen, esgrimiendo no estar "listo". Pero si nadie está listo para nada. Hasta existe un dicho popular que dice que "en el camino se arregla la carga". Oops, casi lo, olvidaba... ¿Ya dije lo de la cultura, la historia previa, los hechos, la vida diaria del sujeto y esas cosas, no?

("¡Y agradece!", me gritan de por ahí... el subconsciente, como le llaman...)

[Fotografía]

24 de mayo de 2007

Haiti por dos


Pensaba escribir de un partido de fútbol empatado sin goles. De una manera muy superficial y hablando bastante poco de fútbol, pues no soy fanático. El caso es que particularmente me había llamado la atención el público asistente. Gente muy pobre que había pagado unos 6 dólares por asistir -el equivalente a unos cuatro días de comida, según lo que dijo el comentarista en la transmisión por TV-. Estaba a punto de comenzar un partido de futbol amistoso entre Haiti -el equipo local- y Chile. Y el comentarista seguía con su overview sobre lo que había logrado averiguar: que existían alrededor de 30 canales de TV en toda la isla, que habían más de veinte partidos políticos y que por lo tanto en tiempo de elecciones habían más de veinte presidenciables y todos querían mandar -vaya cosa esta de la diversidad- y que el país permanecía en un clima de inestabilidad permanente. Que los haitianos se bañaban en unos canales similares a nuestro tristemente célebre Zanjón de la Aguada... Mientras tanto, unos camarógrafos muy amateur trabajando para una televisora local mostraban el campo de juego y, en las graderías, a los asistentes ansiosos por comenzar a disfrutar de una vez del encuentro, el cual además se había atrasado sobremanera porque ni siquiera tenían balón de fútbol para jugar.

Decidí hacer lo que siempre hago, buscar en Flickr imágenes para ilustrar este país y una simple búsqueda por la palabra "haiti" en Flickr arroja como resultado playas paradisíacas, cruceros de lujo, gente disfrutando de su clima tropical... ¿pero dónde cresta está su gente? Una siguiente búsqueda por "haiti people" resulta ser un poco más realista, lo que en cierta medida significaba el retrato fotográfico de esa pobreza que con algún grado de morbo -debo decirlo- esperaba ver en un principio. Y de más está decir que en las primeras fotos que encontré, esas fotos de la gente linda vacacionando, no vi gente andrajosa, ni limosnera, ni pobre.

Pienso en eso y es como lo que me pasa al ver fotos de viejos puentes en el sur chileno o de las casas de los cerros de Valparaíso. La gente va por un fin de semana y lo encuentra precioso. Otra cosa diría un habitante local, que tiene que pasar inviernos completos en casas precarias que se llueven o transitando por puentes de madera que casi los bota un temporal. Conservando las proporciones, claro...

De todas formas estoy bastante desinformado sobre la realidad de Haiti y de por qué, con tanto turismo y tanta plata que debiera estar ingresando por ese concepto, el país no despega de una vez. Es como si llegara un extranjero y quisiera en un par de horas tratar de entender por qué Chile está como está. Pero ver los primeros diez o quince minutos de un juego de fútbol que no comienza porque no hay pelota, al menos deja una idea. Y lo que uno imagina que hay detrás de cada asistente -que dejó de comer una semana para asistir al juego- no es muy alentador. En verdad no es nada de alentador.

Fotografías: (1) (2)

20 de mayo de 2007

Muebles


Parte de los muebles que ocupo en casa son casi "de mi edad". Mi cama y mi cajonera fueron comprados cuando tenía uno o dos años. Y son casi mi vida. Pensaba en que justamente ahora tenía algo de plata para gastar libremente pero nada en qué gastarla. Así que me decidí a darle un buen uso y pensé que darles una nueva vida a esos "compañeros de vida" no era mala idea. Entre la salida en Metro, el tarro de barniz, una brocha, un aguarrás y cinco manillas de cajón no gasté más de seis o siete lucas. Lo de la cajonera, con su pintadita y sus nuevas manillas fue, además de un par de horas de trabajo, el rescate de un mueble que usaba para guardar cachureos y ropa que no me ponía nunca.

Para bien o para mal siempre mantengo mi historia cerca y no me deshago de ella a menos que sea absolutamente necesario.

Compraré de todas formas un closet cuando tenga más plata...

15 de mayo de 2007

¿Se liquida el centro?


Mucha tele o qué. El asunto es que veo una nota de prensa en TV que trata de la caída del comercio en el centro de Santiago. Locales quejándose de una baja en las ventas, liquidando su stock y pensando en emigrar a barrios más "rentables". Se culpa en forma directa al Transantiago, el que ha causado que todos quienes trabajan en el centro, literalmente "huyan" lo antes posible a sus casas ante una falta de buses al caer la noche. Zapaterías, joyerías y tiendas de diversa índole, otrora repletas de clientes, hoy lucirían vacías. Y el comercio ambulante y reducidor de mercancía robada, obvio, más vivo que nunca.

Recuerdo los días en que el Metro de la Universidad de Chile y el Paseo Ahumada eran mi entorno. Saliendo por la escalera del Metro ya se sentían los sonidos de cientos, miles de personas que transitaban y el aroma de las galletas recien hechas del Tip-Top inundaba el ambiente. Los días en que salia temprano de clases se habían tornado de facto en días de paseo por el centro. Me gustaba ir a ver las vitrinas de las grandes tiendas y las galerías comerciales, tan de capa caída actualmente estas últimas. Me gustaba ir a mirar los chiches electrónicos que iban saliendo -que algunos siúticos llaman gadgets-. Sólo quedaba soñar, porque plata no tenía. Recuerdo que lo más caro que compré por esos días fue un reloj digital que me debe haber costado unos 7 mil pesos de su tiempo -año '95 aprox.- Para mí era harta plata siete lucas. Pienso en que esa plata ahora me la gano en la universidad en un par de días y me da risa. Pero era feliz. En esos años ya decían que el centro era peligroso, pero, sinceramente, qué podrían robarme...

Luego comencé a frecuentar la galería Santiago Centro y su intrincado laberinto para llegar al Pasaje Matías Cousiño. Cuando ya lograba llegar sin errar el paso ni caminar innecesariamente me sentía vencedor. Luego el paseo Huérfanos, la calle Estado, la Plaza de Armas y el paseo Puente, en cuyo final estaba el sector de la Estación Mapocho y desde donde salía un Metrobus que me llevaba a casa y que me encantaba tomar sólo porque no era amarillo.

Me daría pena lo que está pasando con el centro. Y digo "me daría" porque hace rato que las noticias de Chilevisión requieren un filtro adecuado para evitar el efecto "queremos que usted se rec*gue de miedo". Y con un dueño futuro candidato presidencial de la oposición... las noticias dan para todo.

Foto de gonhark

12 de mayo de 2007

¿Alguien sabía...


...que ayer 11 de mayo era el famoso "día del alumno"?

Recuerdo mis días como alumno del Instituto Nacional. Ese día no había clase. Las dos primeras horas de clase, en compañía del profesor jefe, mis compañeros de curso armaban una "convivencia" -vaya nombre- y llenaban las mesas con bebidas, papas fritas, suflés y snacks varios para luego volcarse todos a los patios y dar paso a las "actividades", que siempre o casi siempre tenían que ver con babyfutbol, basketball, volleyball o handbol, los cuatro deportes que se practicaban allá. Yo no destacaba en nada de eso. Mejor dicho, destacaba, pero por malo.

En general los días del alumno casi no tenían gracia. Aunque, particularmente, hubo dos días del alumno que saltan a mi memoria fácilmente. En uno de ellos, el centro de alumnos de ese tiempo se le ocurrió la "brillante" idea, dado que se trataba de un liceo de hombres, de invitar delegaciones de liceos de niñas. Y no eran cuatro o cinco minas por colegio, eran cursos completos. Algunas minas luego de entrar, mirar a todos lados y tratar de abrirse paso por entre la masa de alumnos, simplemente se morían de susto. Y aún luego de todo este tiempo no me queda claro si tenían miedo de perderse y no encontrar la salida o miedo de sentirse carne fresca.

En otro año se tomaron el patio central para una competencia de babyfutbol con relato incluido. Creo que eso fue en el '92, el primer año en que se celebró. Cursaba séptimo básico. Era casi una fiesta. Pero una vez que acabó la competencia en el patio, siguieron actividades más reducidas en otros lugares del colegio y rápidamente, como se volvió usual año tras año, una masa de pingüinos se agolpaba a las puertas esperando salir para celebrar "a su manera". En ese tiempo mi vieja trabajaba de nana puertas afuera. Ella no sabía del famoso día y yo andaba sin un peso -y de teléfonos celulares... gracias, aún no eran masivos-. Luego de vagar por los patios y las salas recolectando objetos perdidos y botellas de Coca-Cola -para llevarlas a algún kiosco y ganarme $20 por cada una-, me quedé en el patio hasta las 7 y media, esperandola. Ya había oscurecido y por los parlantes se despedían y ponían el último tema de la noche... "métanse... su huevá de guerra en la rajaaaaaaaa..."

Momentos después, mi vieja llegó a buscarme con un sandwich de queso y jamón -como era costumbre- y dimos la vuelta al gran edificio de mosaico para tomar la micro en la calle San Diego. La micro que en esos tiempos ni siquiera era amarilla, pero que, rechinando y todo, nos dejaba en casa.

A ver si otro día cuento lo que era esperar la micro en la calle San Diego de ese tiempo. Da para toda una historia.

Foto por Sweet Madness

10 de mayo de 2007

Transformación


Lunes formalote. Para "cambiar un poco", pensé. Naturalmente, en la marcha descubrí otras razones, como acostumbrarme a mi futura "nueva vida", subir un poco la autoestima, sacarme más provecho, potenciar la imágen personal... Un poco más rebuscada está esa que dice relación con "matar el fantasma": borrar el trauma de las presentaciones en tenida formal de un ramo de mierda. Por último, si alguien pregunta, decir que "fuí a renovar carné de identidad". Por si acaso.

Llegó el novio. Te queda bien. Churrazo. Así decían. Una vieja amiga, luego de reconocer a la persona tras el disfraz, hacía gestos de aprobación. La idea loca de la noche anterior gustó.

Lo malo fue que, al día siguiente, me despojé del disfraz de perro de raza y volví a ser el mismo quiltro. De lo bueno, poco... dicen. Pero pensando en la próxima vez.

Si quiere un día distinto, hágale caso a sus locas reflexiones nocturnas y rompa con ganas su rutina. Dele una oportunidad a esos pensamientos poco razonados. Podrían llevarle a hacerse regalos o talvez cometer la locura de vestirse formal cuando nadie se lo pidió.

Es que obtener una aprobación de todo ser con quien se cruce no tiene precio.

Foto por davidteter.

7 de mayo de 2007

6 de mayo de 2007

5 de mayo de 2007

Cuando un nombre marca


"...y su nombre es Clayton. Clara Clayton."

Cuando recibí el mail ese día en la mañana, me fue imposible no recordar ese trozo en Volver al Futuro 3. ¿Existirá alguien que recuerde cuándo fue la primera vez que escuchó o leyó el nombre de alguien que terminó siendo una persona cercana?

Hay dos formas de ser nostálgico. Una de ellas es recordar el pasado. Y la otra es en la que estoy cayendo: tomar el presente y hacerlo trascender llevándolo hacia algún día futuro, como queriendo llegar a ese día y recordar este mismo día de hoy. Llega una nueva ayudante a los labs. "Se llama Dani". Supongo que por Daniela. Los nombres me marcan. Hace 9 años una Daniela tomaba cursos en las mismas secciones que yo y asumo, despues de todo el tiempo que pasó, que gracias a su presencia durante ese año las cagué por completo. Nunca lo olvidaré: ella tan madura... y yo tan pelota.

Nueve años de vuelta al pasado o una lista de nombres "que marcan". No sé qué será más pelotudo.

3 de mayo de 2007

Don Salvador y sus... tres mujeres


"Vi a Allende como la reencarnación de mi papá, la oportunidad de ser lo que nunca pude con él...


Me pregunto qué tan común será que las minas tengan sexo con su viejo...

"Nadie le puede decir que Allende me amó, porque no es verdad", subrayó luego de afirmar que ella "idolatraba" al ex Presidente.

Remarcó además que "el gran amor" del jefe del Estado "fue la Payita", como se apodaba a su secretaria personal, Miria Contreras, fallecida en 2002.


Me pregunto qué dirá de todo esto su viuda...

Dijo que el ex Presidente "quería tener ese hijo" que ambos habían concebido porque "él sabía que iba a morir y fue la forma de seguir viviendo en un hijo, un hijo hombre".


Ya lo sabe, si está en medio de una muerte inminente, quiere "seguir viviendo" y es lo suficientemente fresco de raja...

[via]

Fotografía: http://www.flickr.com/photos/krewinkel/

El regreso de los tambores (y un libro)

Algunos ya se dieron cuenta, otros como yo acaban de advertirlo. ¿Le han puesto oreja a las nuevas cortinas de noticias de la Radio Cooperativa? En una de ellas, para mi total sorpresa, han tomado los míticos tambores de los años '80 para crear una versión remozada de esa intro, increíblemente respetuosa de la original.

Y por si fuera poco, la periodista Carolina Espinoza Cartes, corresponsal de la emisora en España, ha presentado el libro "La Verdad Está en los Hechos, 70 Años de Historia de Radio Cooperativa".

Pero me sigue dando vuelta el asunto de los tambores. ¿Qué tan buena idea será resucitar una cortina de esos años oscuros? ¿O talvez lo habrán tomado como parte de su patrimonio emblemático que debe estar en los 70 años de la radio -en Santiago, porque en Valparaíso nació dos años antes-?

Para uno que otro nostálgico, la cortina original de esos años:


powered by ODEO

Con el perdón de los sureños, que sé que fue otra radio la que los marcó en su infancia...