30 de abril de 2007

El plan


¿Plan mortal? ¿Plan pulento? ¿Plan bacán? (*)

O sea, cero autocrítica tienen estos tipos. La venden nomás. Y de qué sirven los mil minutos si con suerte uno va a poder llamar a un par de conocidos... El caso es que una compañía de telefonía móvil promovía hace unas semanas sus nuevos planes así. Plan mortal, plan pulento, plan bacán... o sea, ningún plan charcha. De todas formas dudo que alguna compañía de móviles venda sus planes destacando lo malo, pero es que de espectacular, sumando y restando, estas ofertas tienen de mortal, pulento o bacán el puro nombre.

Eso recordaba anteayer en la mañana cuando trataba de hacer una llamada a un teléfono de estos y se cortaba al segundo de establecido el contacto o simplemente me mandaba al buzón de mensajes o me daba señal de ocupado. Al comienzo pensé en que esa persona de seguro era una desconsiderada por no querer ayudarme en un momento de urgencia -porque tener que abrir un laboratorio de computadores para una clase de Autocad, a las 10 de la mañana, un día sábado, cuando no hay casi nadie en el campus, y que no le traigan a uno la llave como estaba acordado, es absolutamente un momento de urgencia-.

Obviamente el plan acordado no había funcionado. Y yo en mi desesperación pensaba en ese miércoles al volver a la habitualidad y en las palabras que le arrojaría a ella por tan fea falta de atención.

Al final pasaron las horas, conseguí llave de la sala, los chicos tuvieron su clase, luego se fueron y todos felices.

Cuando pude conversar con ella por lo que había pasado y comprobé que la causa no era más que el servicio del celular, decidí desistir de tan impulsivo actuar. Y me sentí aliviado. Es que ese plan sí que era como el forro...

(*) O algo así.

Fotografía: http://www.flickr.com/photos/amp_pics/

27 de abril de 2007

De marca


Sacaba las hojas calentitas, recién salidas de la impresora. Son 240 pesos, le dije al angelito. Mi amiga buscaba unas llaves -o fue un lápiz, no recuerdo- en un cajón por ahí cerca. El angelito, entre que revisaba las hojas o contaba su vuelto, al parecer había reparado en algo que contenía el cajón. Pidió que le mostrara su contenido. Rápidamente reconoció, al parecer, algo que había perdido.

¡Ahí está po'! Ese estuche de iPod que está ahí, ese rojo, el mismo, y luego mencionó su marca, una marca que no recuerdo. Ese estuche venía con mi mochila, y me muestra su mochila de la misma marca. Supongo que si nombró la marca es porque era una mochila digna -no de cuneta ni de feria persa, por ejemplo-. De todas formas, la marca no la había escuchado ni por si acaso. Le entregué su estuche y le mencioné que contenía un pendrive con mp3, preguntando si también era suyo. Aunque, sinceramente, estuve a punto de no decirle nada. Era un poco obvio que si le interesaba tanto el estuche, mencionando además que era de un iPod, es porque tiene uno, o al menos no se mueve en el circuito de reproductores de mp3 marca chancho. Tal como lo esperaba. No, ná que ver, dijo, con una cara de "no preguntís hueás"...

O sea, entre un iPod y un mp3 rasquita...

Es curioso, pero yo llevaba varios días mirando el estuche cada vez que abría el cajón para sacar alguna cosa y, sinceramente, tampoco daba un peso por él.

Fotografía: http://www.flickr.com/photos/dogmatic/

24 de abril de 2007

Quiltro con aspiraciones

Ayer fue 23 de abril. ¿Qué hay con eso? Fue en un día como ayer hace tres años que Pretoriano comenzó a escribir en blog, en un recreo en un día cualquiera de clases. "Hoy comienza el blog en serio", dijo. Y aunque sea medio irrelevante tomarlo en cuenta, comenzó una nueva etapa.

Ayer 23 de abril el pase escolar no le funcionó. Nada tan raro con doña Gordi y su tropa de ineptos allá arriba: fueron 35000 los pases escolares que no funcionaron luego de la revalidación. A Pretoriano le importó un moco. Pensándolo bien, esa semana de mierda y el pago por días completos trabajando en la universidad (en vez de sólo una hora) pagaban su mes completo de pasaje adulto tres veces a la semana y sobraba plata. Harta plata.

Pretoriano se dio cuenta de pronto que ya no es escolar. Y se lo dijo ese mismo sistema del que se había declarado fan: el sólo pasar una tarjetita por el torniquete era una experiencia mágica. Ya no habrían cerdos choferes de amarilla sin monedas de diez pesos para dar vuelto. Ya no más monedas tiradas a la pesera con rabia. El pase escolar con Multivía (ahora llamado "Bip!") era su salvación, más que en ese sentido práctico de dejar las monedas para otra cosa, en todo un alivio a su psiquis. Ahora usa la Bip! de verdad, la de los grandes, la que cobra $380 o $420 según la hora. Aún con la falacia de pagar más mientras más apretado se vaya dentro de los trenes. Eso de nostalgia y modernidad que tiene el Metro no lo cambia por nada. El Metro es tan moderno o nostálgico como se quiera.

Y Pretoriano también tiene fe. Como esa fe de Arjona cuando decía que era tanta su fe que aunque no tenía jardín ya se compró una podadora, en un arranque de amor a su persona (de esos que se dan un par de veces al año o cuando tiene plata) cambió su bolso descosido y a mal traer por uno flamante y acolchado. Para dar una mejor imágen a la hora de presentarse a entrevistas de trabajo (o cómo se te ocurre que se va a presentar con ese bolso cuneta de tres lucas). Auspiciado por la desgracia de una amiga. Pero eso sonaría feo. Dejémoslo mejor en que su amiga se alegra de que Preto pueda al fin comprarse cosas. Y de vez en cuando la sorprenda con un capuccino vainilla de la máquina de la entrada o algún chocolatito.

Así ha sido este año. El año en que (si él quiere) puede comenzar a realizar sus aspiraciones. Las aspiraciones de un hasta ahora simple quiltrito.

Fotografía: http://www.flickr.com/photos/frigo/

22 de abril de 2007

No fui un insensible


Encariñarse con alguien con quien se compartieron momentos, mirar hacia atrás en el tiempo y llegar a ese momento, la primera vez que la vi. Notar como el paso del tiempo y los conflictos hicieron evolucionar esa relación y esa cercanía y la llevaron por tantos estados. Ya quedó atrás ese punto de no retorno en donde teóricamente uno decide si llevarse a esa persona como alguien que marcó parte de nuestra vida o abandonar su recuerdo por ahí, a su suerte.

Un suceso de esos terribles, la muerte de un ser querido, provoca cosas. Naturalmente que uno no le desea la muerte a nadie. Pero cosas pasan, tuercas que no acababan de encajar de pronto están mas cerca de aquello. "Ahora te entiendo", me dijo ella. Y no es que buscara esa "comprensión", especialmente luego de una semana de pensar en cómo llegaría ese lunes de vuelta a verla, qué actitud tomar, de qué forma apoyarla...

Las palabras no son mi fuerte. A veces doy a entender cosas distintas, otras tantas cometo errores de omisión. Esa mañana me preguntó cómo estaba. "Ahora lo unico que importa es que tú estés bien", le dije, y seguidamente besé su mejilla y la abracé suavemente.

Creo que pasé la prueba después de todo. Sin lanzar una avalancha de palabras sin sentirlas antes. Me la jugué por lo que me hubiese gustado haber recibido, con el riesgo de quién va por la vida pisando cajas de huevo y con esa responsabilidad un tanto ingrata de no dañar una vida ajena.

"Ahora te entiendo". Me pregunto que hubiera ocurrido en otro caso, en el que la muerte de un ser querido no hubiese sido relevante como un elemento en común. Sinceramente, pienso que la saqué barata. Aún con esa semana de no saber con qué cara llegar el lunes siguiente y forzadamente repasar ese trozo de mi historia personal que creía superado, las cosas pudieron haber sido peores.

Ahora, miro sus fotos y más de alguna me provoca una sonrisa.

Pero ahora, lo único que importa es que tú sonrías, amiga.

Te quiero.



Fotografía: http://www.flickr.com/photos/alpacas/

20 de abril de 2007

Listo...


Ya terminé todos los cursos pero aunque no se crea sigo yendo a mi universidad. Un trabajito muy part time -y que, aunque da pocas lucas, por ahora no le hago el quite- cada día me tiene usando el Metro casi todos los días. El seguir pagando $130 es una golosina difícil de dejar y el vilipendiado pase "bip" es la licencia para seguir creyéndome estudiante. Aunque ni tanto, aún lo soy.

El caso es que el pase del año pasado sirve hasta fines de mayo, pero su ultramoderna tecnología bip debía ser "validada" nuevamente. Todos esos mitos de que el pase se revalidaba para el 2007 tan sólo "cargándolo" con plata se fueron por esa separación entre el tren y el andén que me imagino ya a usté lo debe tener recontrachato de tanto chofer de Metro recordándosela. Ya me daba por muerto: este año, al no ser alumno regular, ello me impedía obtener cualquier beneficio en caso de ir patudamente a hacer el trámite. Por lo tanto me dije "cooperé no más". Hasta que le pregunté a uno de los guardias del Metro. De todas formas había que ir a uno de los famosos "centros Bip!" para revalidar y que el plástico me sirviera para un mes más.

Como creí que ya estaba muerto, esas horas del miércoles que quedaban no me daban tiempo de averiguar mucho. El único "centro Bip!" que sabía dónde estaba era el CMR de Manquehue Norte a una cuadra de Apoquindo. Así que aprovechando el circo del pasaje gratis, orienté el rumbo hacia allá.

La cola era grande y tenía harta gente linda. Ni siquiera sabía si el trámite serviría. Arriesgaba ser ridiculizado si eventualmente el validador se las diera de hocicón avisando a los presentes que lo mío no procedía. Y sí procedía: si dijeron que el pase 2006 servía hasta mayo de este año...

Luego de una hora de esperar, ya estaba frente a una simpática y joven monitora "Bip!" que sin mucho palabreo me solicitó la tarjetita. Sobre el mesón, un viejo cuaderno de espiral tamaño oficio, de esos que usé en la media, lucía su tapa finamente enchulada con Liquid Paper con motivos alusivos a Transantiago: un troncal, una tarjeta bip, validadores, calles, mapas, logos... "A esta gente le encanta el cuento", pensé. Estos son los que rayan con el Transantiago y les gusta tanto que hasta se prestan de monitores -y hay que tener harto amor a la causa para un acto tan suicida...-

Insertada la tarjeta en el aparato. Tenía nervios de que algo no funcionara o que un bip de error se hiciera demasiado evidente acusándome de "sinvergüenza" y aprovechador del beneficio -y no lo soy, vuelvo a decir, el pase servía hasta mayo-.

Bip... bip... bip...

Ningún error, ningún "red caída" o parecido, nada. "Ando de suerte", pensé.

Finalmente, el validador mostro en pantalla los $330 que tenía de saldo. Ella dijo "listo", sonriente. Una sola palabra. Lo justo y necesario. Y el color del lapiz labial le quedaba perfecto. Mis sospechas en relación a lo que pensé luego de ver su cuaderno enchulado se confirmaban: nadie es capaz de mostrar una sonrisa a las 5 de la tarde, luego de casi un día entero de estar de pie atendiendo caras lateadas y acaloradas de mitad de semana. Entonces salí airoso de ese "centro Bip!" y nunca nadie supo nada. Y la caminata de vuelta a Escuela Militar me importó un maní.

Dos verdades descubiertas un 18 de abril:
  • No importa la pega, de gerente o de barrendero, tiene que apasionarte. Si no, no funciona.
  • Un color de labial bien elegido suma puntos y, si lo acompaña una sonrisa, suma el doble...


Fotografía: http://www.flickr.com/photos/pablastar/

13 de abril de 2007

Desayúnese con ésta... Hoy: Échese los ojos de su regalón (gentileza de Royal Canin)


A propósito del blog paralelo de mi gato, terminé en el sitio web español de Royal Canin, una marca de alimentos para mascotas casi desconocida en Chile pero con presencia en varios países. Entre sus promociones vigentes hay una que me dejó literalmente plop. ¡Un juguete láser para divertirte con tu mascota! Hasta que a tu regalón se te ocurra mirarte de vuelta y -con lo inquietos que son estos alimanitos- el láser le llegue justo a los ojos. ¡Es que justo se dio vuelta, mami! ¡Lindo y radiante, gato ciego al instante!

Impresentable.

12 de abril de 2007

Canal 54, una partida en falso


La publicidad en las micros, en las pantallas del Metro y en algunos diarios lo decían clarito: el lunes 9 de abril parte Canal 54. El asunto es que el día llegó y la señal no apareció. Hubo una inauguración con un evento en el Castillo Hidalgo del cerro Santa Lucía al que fueron alrededor de 700 invitados -si tuviera algo de sentido inaugurar algo que todavía no existe-. Hay una señal streaming por Internet transmitiendo promos, pero de señal abierta por los aires, nada de nada.

Han habido pruebas de señal, muy esporádicas y breves, desde la planta transmisora del cerro Chena en San Bernardo. Tengo mis dudas respecto a la eficacia de sus 5 kilowatts, teniendo en cuenta que otros canales en banda UHF como el 22 y el 25 transmiten con el doble de esa potencia y la calidad de imágen no es gran cosa. El problema es que a frecuencias más altas, la atenuación es mayor, por ende el alcance es menor. ¿Creería usté que el Mega y el canal 25 -sí, el canal adventista que no lo ve nadie, ese mismo- en Santiago transmiten con la misma potencia? Esas son las cosas que provoca la atenuación en las frecuencias altas. A esto sumemos que en el cerro San Cristobal al parecer ya no dejan instalar nuevas torres de transmisión -porque ya hay demasiadas-. La ubicación de la planta en el cerro Chena propiciaría una buena recepción usando una potencia decente, aunque por la sombra del cerro Renca y el mismo San Cristobal, me tinca que habrán problemas serios en la zona norte de Santiago, en comunas como Quilicura y Huechuraba. A ello sumemos que no todos los televisores vienen equipados de fábrica con una buena antena de UHF. Las antenas de varilla actuales sólo tienen buen rendimiento en los canales de VHF alta -entre el 7 y el 13- y rendimiento pobre en VHF baja -desde el 2 al 6-, en donde sólo varillas de mayor largo posibilitarían una recepción óptima. Ni hablar de UHF -canales desde el 14 hacia arriba-. Las antenas de loop o de anillo brillan por su ausencia.

Si no estuvieran detrás de este proyecto personas con experiencia en tele como María Isabel Alliende -que pasó por TVN y Red TV- además de otros ejecutivos con experiencia similar, estaría empujado a decir que su gente sabe harto de finanzas o de producción de eventos, pero bien poco de tele. Lamentablemente, estos problemas con los que se topa una nueva señal -como tener que usar frecuencias en donde la potencia se hace sal y agua- que pretenda salir al aire para ofrecer una alternativa a la tristemente célebre fábrica de telebasura que opera actualmente, hacen que casi nadie sepa que hay -o podría haber- más televisión y más opciones de libre recepción arriba del 13.

No por nada si se le pregunta a alguien por un canal del 20 hacia arriba, lo primero que se apresuran a decir es "ah, es un canal de cable... yo no tengo cable".

Así que puros ánimos para que resulte. Por lo visto en su señal en vivo, por producción no se estarían quedando. Extraoficialmente, en los foros de Fotech se ha dado como nueva fecha de inicio el próximo lunes 16 de abril. A ver qué pasa...

Vía:
- "El mayor temor es que no nos vea nadie" - La Nación, 16 de marzo de 2007.
- "Canal 54 apuesta por romper la suerte de las estaciones UHF" - La Segunda, 4 de abril de 2007.

9 de abril de 2007

8 de abril de 2007

La tarea


Esta semana, la tarea es sacar palabras de apoyo de donde no las hay. Y no hay porque me volví duro, porque puedo llorar por cualquier insignificancia, excepto por la muerte, hacia la cual reacciono con respeto y resignación. No las hay porque nunca las recibí con sinceridad. Hace diez años preferí vivir el duelo en soledad cuando me di cuenta que las palabras no reviven a un muerto. Y no las habrá simplemente porque nadie me las ha pedido, ni ella, ni nadie.

Y a partir de mañana seré un insensible.

Fotografía: http://www.flickr.com/photos/sebastianba/

1 de abril de 2007

Gotas que derraman el vaso

Veo lo tarde que ya es. Veo lo inútil que resultó todo este tiempo arreglando una cagada de Windows -o más precisamente la actualización del firewall que tenía conflicto con el antivirus y de paso dejó la cagada con el Live Messenger -error 800401f3 por si interesa-.

Talvez no se va a entender, pero estoy triste. No por el error que no se arreglo ni con reinstalar huevadas o registrar dlls o hacerle un machitún de mierda. Mi vida siempre ha estado llena de gotas que derraman el vaso.

Pienso en que mi hermana cree que lo de la computación es todo mágico y que se trata de apretar botones y hacer clicks y todo bonito y fácil y mañana la culpa va a ser mía porque no va a poder ponerse una fotito posera al lado del nick. O talvez sea uno de los momentos en que los ánimos bajan sin ninguna provocación. Escuchando esa música new age reflexiva y triste que a veces pienso que me hace mal pero que me gusta. Si apago la luz, creo que lloraré.

Me gustaría por un segundo haber estudiado otra cosa. Para no sentirme tan culpable. Para creer como mi hermana que lo de los computadores es fácil y bonito y que con un par de clicks puedes hacerlo todo. Para no aguantar el llanto que me hace doler la cabeza de impotencia.

Ya, adios. Si no lo entiende, no importa.