29 de marzo de 2007

Día del Joven Sacopelota


Nunca antes este día tuvo tanto bombo. Lo que pasó hace unos 22 años -y que yo ni sabía- fue que un par de angelitos, Eduardo y Rafael Vergara, se habrían enfrentado con Carabineros y habrían sido asesinados por éstos. Desde ese entonces que sus compañeros habrían instaurado el "Día del Jóven Combatiente" para conmemorar estas muertes bajo el régimen militar -y de paso destruir un poquito de propiedad pública y privada, claro está-.

Y aún hasta el día de hoy, cada año la protesta sigue. Este año, se suma el ingrediente del descontento social por la crisis del gobierno que hace rato esta haciendo aguas. La paridad en el gabinete se fue a la cresta -que bueno que doña Gordi se dio cuenta al fin que lo que importa no es tener a hombres y mujeres que saquen la vuelta y falseen currículums, sino en tener a personas capaces ante todo-. De a poco están apareciendo las hilachas del nuevo sistema de transporte. Que la salud, que los deudores habitacionales que quieren que les regalen todo... Y todo esto tiene a muchos con los ánimos bien caldeados.

Hay algo que siempre me llamó la atención sobre quienes organizan protestas -aparte de que convoquen a protestar, pero jamás asuman las consecuencias ni se hagan responsables de nada-. En el fondo los más comprometidos por la causa -para bien o para mal- saben cual es el motivo, pero si aparece una crisis que pudiera sumar a más gente a protestar, o hay pelotudos que tienen ganas de salir a destruir en la noche simplemente porque sí, a ellos igual les sirven. Intentos de manipulación política con fines de protesta hay para regalar -basta recordar lo de los estudiantes el año pasado-. Nunca voceros de movimientos de protesta han aparecido en los medios diciendo que "quienes no adhieran o no se hagan parte explícita de nuestra causa, por favor quédense en sus casas". En el fondo son unos cínicos. Todo les sirve.

Da la impresión que el manifestante político de los 80s no sabe hacer otra cosa más que protestar. Hace rato ya se acabó el minuto de Don Pino -si hasta murió hace poco- y estos personajes no saben expresarse de otra forma que no sea la destrucción. Si hay gente que no sabe adaptarse a los tiempos, ellos son de los mejores ejemplos.

Hoy en un rato más, en la noche y en pequeños sectores, una pequeña minoría recordará a los hermanos Vergara y conmemorará a su manera, el no tan famoso "Día del Jóven Combatiente". En muchos otros lugares, el lumpen que no sabe de motivos históricos ni de respeto a la propiedad saldrá a destruir porque sí, ayudando también a preservar esa tradición patria de los toques de queda que creíamos eliminada. Mucho más masivo que el del combatiente, hoy se conmemora ese día que no es el famoso 11 y cuyos efectos usté ve al día siguiente: "El Día del Joven Sacopelota".

Tenía un calificativo más fuerte, pero me lo guardé.


Fotografías: http://www.flickr.com/photos/antitezo/

Lo olvidaba... EL GRUPO DE DANZA DE LA USACH en pleno:

27 de marzo de 2007

Televisión digital: El gobierno la tiene difícil


Parece un problema fácil, pero no. Podría hacerse con un grupo de expertos que se encarguen de escoger por el resto de los chilenos -que lo único que saben es prender la tele y cambiar el canal- pero, se tome la decisión que se tome, no va a dejar contentos a todos.

Si escogen la americana ATSC, sería la delicia de los canales, los que hace rato que ya se la jugaron con esta norma porque la vieron como la evolución natural del sistema análogo actual NTSC. De hecho, hay canales como TVN que sólo tienen que apretar un botón para salir al aire en ATSC. Además, las razones dadas por los mismos canales apuntan a que si todas las tecnologías afines -como el formato sucesor del DVD, cualquiera que resulte vencedor- van hacia la alta definición, la televisión que se elija para Chile debe ir en el mismo sentido para poder así retener a su audiencia. Además argumentan que las condiciones actuales no dan para tener tantas señales al aire -falta de visión a futuro le llaman-. Digámoslo con todas sus letras: vamos a seguir viendo las bostas de ahora pero en HD. Es un status quo por donde se le mire. Los decos para ver estas señales en los TVs actualmente en uso no son baratos, pero "se espera" que bajen de precio aprovechando "los avances tecnológicos" del país del norte. Sí, claro, sóplame este ojo... Así las cosas, aparte de la alta definición, las ventajas de la nueva televisión bajo esta norma no se ven tan espectaculares, por lo que podemos yo y mi staff de fantasmas blé vaticinar para este sistemita una adopción tipo tortuga, o sea, muuuuuuy leeeeeeenta. Con decir que en los Estados Unidos el apagón analógico lo han postergado más que aquí al Transantiago...


En caso de que se decidan por la norma europea DVB-T, tendremos decodificadores supuestamente baratos -el más barato valdría unos $30000 chilenos- pero sólo para definición estándar. Por otro lado en ANATEL (asociación que agrupa a los canales de TV en Chile) afirman que lo que se dice del bajo costo de los decodificadores DVB es una verdad a medias, puesto que de adoptarse este sistema en Chile sería una verdadera rareza, ya que de los países que se decidieron por DVB, su gran mayoría viene de la norma analógica PAL y no de NTSC como Chile. Entre las brujerías que habría que implementar técnicamente en los decodificadores estaría la de transformar los 24 cuadros por segundo de DVB-T a los 29.97 de NTSC. Los países en todo el mundo que hayan pasado de NTSC a DVB-T se cuentan con los dedos de una mano y, por tanto, los decos estarían lejos de ser baratos -por economías de escala, mijo-. Aún así, en el mejor de los casos, si se llegara a transmitir DVB en alta definición en Chile, los decodificadores supuestamente baratos de ahora, literalmente "se irían a negro". DVB tiene a su favor que fomenta la diversidad de contenidos al tener sí o sí varias señales por un mismo canal, aunque poca relevancia tiene esta diversidad con una banda UHF casi vacía en todo Chile. Pero la sola palabra "diversidad" prendió en el gobierno como pasto seco, tanto así que actualmente se alza como la favorita. La favorita del gobierno, claro. Porque los canales le van a la americana.

La norma japonesa ISDB-T es, en tanto y, a mi parecer, la más avanzada de las tres. Lástima que sea tan cara -y que el gobierno la haya desechado justamente por eso-. Pero incluye una plataforma bastante avanzada para transmisión de datos cuya recepción sería, técnicamente y por implementación, gratuita para el televidente.

Chile, luego del arrepentimiento de Argentina de decidirse por ATSC prematuramente, esperó que Brasil se decidiera. Al final éstos se inclinaron por un híbrido ISDB-T (la norma de los japoneses) diseñado especialmente para Brasil. Otra rareza. Pero como los japoneses se pusieron con las lucas, "dónde topamos" dijeron ellos. Y nosotros quedamos igual.

Actualmente, ya los tres sistemas están siendo irradiados en Santiago para fines de evaluación. El sistema japonés sorprendió por su gran alcance que, con sólo 250 watts en planta, puede recibirse fuera del radio urbano de Santiago y además se recibe extraordinariamente en un teléfono móvil compatible. El DVB hasta ahora falla en la reproducción fiel del movimiento -por el problema de los cuadros por segundo-. Y el ATSC... bien, gracias, puede ser visto en todo su esplendor de alta definición por los pocos afortunados -o deberé decir "apurones"- que se compraron un plasma con la tecnología gringa antes de que el gobierno eligiera la norma definitiva.

Está claro que no vamos a ganar todos.


¡Señores, así como van las cosas, se viene harto poto y harta pechuga en HD!

Ultima hora: adivine... ¡sí! ¡Postergada la elección otra vez!

Fotografías:
(1) http://www.flickr.com/photos/azadam/
(2) http://www.flickr.com/photos/kraven/
(3) http://www.flickr.com/photos/jhattam/

24 de marzo de 2007

22 de marzo de 2007

Puntas y valles


Acompañar con música el viaje en el metro puede ser toda una experiencia. Eso pensé cuando una escalera mecánica me sorprendió escuchando Viajar de Lucybell. Algunos hablan de sentirse dentro de un video clip. Mi hermana se rie con eso. Para ella no existe. Hace harto rato pasó los 20 y todavía escucha música teenage. Como la vendida de Avril Lavigne y su delirio popero, al cual libremente le cambié la letra (con la música de "Girlfriend"...)
Hey you, hey you
soy una vendidaaaaa...
hey you, hey you
pendeja y vendidaaa...

Volviendo a la música, uno nota muchos temas -por no decir la mayoría- que tienen su estructura. Algunos trozos fuertes y otros más suaves. Puntas y valles. Igual que la demanda por los trenes. Igual que los nombres de las tarifas -que alivio que cambiaron los nombres de las tarifas del Metro, porque eso de decir horario "unitario"... ¿qué cresta es eso, qué sentido tiene?-. Puntas y valles. Como que te suelta y al rato te agarra fuerte de nuevo. Me van a decir que es malo ser titere de las emociones, pero qué bosta y qué insípida sería la música si no provocara eso de moverte las emociones como una montaña rusa.

Pero en las horas punta del Metro es la demás gente -y no un buen tema musical- lo que te agarra fuerte. Talvez tenga sentido después de todo. Para otros. O talvez para nadie.

21 de marzo de 2007

Residuos vegetales

Mientras los demás canales y sus cadenas nacionales llenan el aire con los cagazos del gobierno, el último chisme farandulero o el último eliminado del reality de moda, en los canales comunales la cosa es taaaaan distinta...


En el canal 39 de La Pintana hace unos días salía al aire un programa cuyo objetivo era enseñar los recorridos del Transantiago. Y entre medio de troncales y calles, ponen esta joyita de campaña sanitaria. "Residuos vegetales". Especial mención al que baila con la caja de vino en la mano. De culto.

La calidad de imagen no es la mejor. Comprenderá el lector que yo no vivo allá y si puedo ver el canal con una antena en lo alto del patio es casi milagro.

19 de marzo de 2007

Las pitanzas que no son por teléfono


Si hay algo que me empelota es que llamen y se queden callados. Pero hay algo peor y un poco más relevante.

Hace un tiempo leía la experiencia patética de Carabineros y su teléfono de emergencias policiales -el mítico 133-, cuando decía que durante el año 2006 habían recibido la friolera de 20 millones de llamadas falsas, de entre 24 millones de llamadas recibidas totales. Si comenzamos a sacar cuentas, llegamos a algo más de 55000 llamadas diarias -aproximadamente 38 llamadas por minuto o una llamada cada dos segundos-. Impresentable.

En Terra leo que el comienzo del año escolar ha traído un incremento en este tipo de llamadas, aprovechando la gratuidad de la llamada incluso desde móviles y contando con la "guía" de adultos sin escrúpulo que les van diciendo las groserías que tienen que decir a niños que muchas veces aún no han siquiera aprendido a modular bien. Y, por cierto, ocupando la capacidad del sistema para recibir llamados reales que requieren de ayuda urgente. Más impresentable.


Pero hay otras pitanzas que no son por teléfono. Muchos ya habremos visto que, pese a la proliferación de zonas de pago establecidas que lo impiden, hay gente que sube por las puertas traseras de los buses para no pagar. La justificación está para enmarcarla y colocarla en cualquier sede de asociación social chanta: "este servicio tan malo no merece ser pagado..." Y vamos degradando el servicio aún más, agotando la capacidad de los buses y ocupando el espacio que alguien con tanta o más necesidad y que va a pagar por su pasaje necesita.

Ojalá quienes están tratando de arreglar el cagazo del Transantiago reciban la iluminación -de Dios, del indio Nijarpa, la pulserita de los 100 mil poderes o qué sé yo- para que en su rol de héroes -autoasumidos o no- sean capaces de lograr sus objetivos, pese a los esfuerzos de algunos que en su afán egoísta, político o terrorista no desean o no les interesa que funcione.



Fotografías:
(1) Sitio web TVN.cl
(2) http://www.flickr.com/photos/mikaaa/
(3) http://www.flickr.com/photos/photo_chile/

16 de marzo de 2007

Morir en el Metro


Primero los compañeros de metro cuadrado, luego los del vagón y luego más y más personas. Así todos se van dando cuenta cuando pasa algo extraño, cuando un ser humano no da con las exigencias del mundo que llaman moderno y de la ciudad que crece sin que hayamos advertido nunca que las ciudades no crecen gratis. La persona se desploma y -vaya explicación- es la persona la del problema. Y sacan a relucir el preinfarto del año pasado o la enfermedad de no sé cuántos meses atrás como la gran explicación, como si usar el Metro fuera como afiliarse a una Isapre, en la que por cualquier preexistencia, o lo hacen sentir en el cobro mensual o le desean suerte y hasta nunca.

Pero luego, nuevamente el exceso de gente y los brillantes cerebros detrás de esto aconsejan no usar el servicio. Creamos un servicio de transporte amigable con el medio ambiente y estamos orgullosos de lo que hemos logrado, pero Ud. no lo ocupe; prefiera en su lugar un bus clon enchulado repartiendo CO2 a destajo... Así mismo, podría seguir escribiendo estas líneas, pero terminar aconsejándole que no las lea, que haga otras actividades más sanas para distraerse, como hacer deporte, ir de compras o ver farándula barata en televisión. Parece ese chiste rancio sobre las drogas. No use el Metro: somos muchos y hay muy poco espacio. Y si insiste, no respire: somos muchos y hay muy poco oxígeno.

Y no está tan equivocado. Nos convertimos en "adictos" al Metro. Lo preferimos porque nos lleva más rápido a nuestro destino y somos incapaces de ceder en eso. Cada uno de nosotros a los que nos sirve y lo hemos usado por años, nos amarramos a él y no vemos alternativas. Y terminamos "peleando por cada centímetro" de andén o de carro -como siempre dice ese periodista del Canal 13-.

Mañana o pasado se abre el casting para elegir al "don Miguel" del Metro. Acuda a su estación más cercana.

Fotografía: http://www.flickr.com/photos/charlancastor/

14 de marzo de 2007

Sáquenle el respirador artificial


Los Venegas aparecieron en la TV chilena por allá por 1989. Con el título original "Los Venegas a las 2 1/2", en cuestión de algunos años lograron relativo éxito. Esto fue acompañado a lo largo de los años con la evolución de los personajes y así los colegiales de la familia crecieron, se enamoraron y formaron familias, como en toda familia real, ¿no? Así se convirtieron en una suerte de "tradición" de la tele. Lo triste viene al darse cuenta de que, desde hace tiempo, esta serie pierde más y más relevancia, a tal punto que actualmente pareciera no existir. Sin embargo, silenciosamente, la serie se sigue produciendo -y no se sabe a qué costos- con una audiencia bastante discreta.

Lo cierto es que "Los Venegas" están con el respirador artificial hace rato ya. Y lo incierto en este caso son las razones por las cuales una serie supuestamente representativa de la idiosincracia nacional, amen de todo lo que se pueda decir sobre la importancia de la identificación de la audiencia con el producto televisivo, está tan olvidada. Definitivamente, los tiempos en que la tradición jugaba un papel importante ya están en franca retirada. Como otro ejemplo de programa con respirador artificial está el clásico infantil "Cachureos", nacido por allá por el relativamente lejano año 1984 [video]. Casos en que programas tradicionales siguen más vivos que nunca -como el emblemático matinal Buenos Días a Todos- son contados con los dedos de la mano.


Este relativo "olvido" viene a acentuarse ante la reciente arremetida de versiones locales para producciones internacionales de reconocido éxito, y es imposible no caer en referirse a "La Nany" o a "Casado con Hijos". Luego de las series "Los Galindo" o "Loco por Ti" (remake de la serie gringa "Mad About You") -que pasaron sin pena ni gloria-, hay que reconocer que la adaptación a la cultura chilena en "La Nany" o en "Casado con Hijos" funcionó satisfactoriamente. Respecto a esta última producción, las quejas de que los doblesentidos de carácter sexual están a la orden del día o que debería salir al aire sólo en las noches son un pelo de la cola para una producción que logró desbancar a las "tradicionales" teleseries de tarde-noche de los canales grandes. Y la variedad siempre se agradece. Porque, si hay algo que le falta a la televisión chilena actual, eso es la variedad de opciones. No puede ser que a cierta hora estén todos los canales transmitiendo noticieros, o todos con telenovelas, o todos con "matinales". Que a cualquier hora del día pueda encender mi TV y encontrar algo de mi gusto que ver. Y tengo grandes esperanzas puestas en la nueva televisión digital abierta.

Mi humilde consejo para quienes insisten en fórmulas "tradicionales" es que estos tiempos son, como nunca antes, de innovación. Ya basta de "estirar" programas como chicle esperando cumplir 50 años para ganar un ratón "premio a la trayectoria", cuando ya no es la trayectoria lo que importa sino los resultados, cuando ni con bastones puedan moverse. Es que, lo siento en el alma, ya no son tiempos ni de "Sabados Gigantes", ni de "Jappenings con Ja"... ni de ver lo que veían los papás o los abuelos. Los jóvenes están en otra hace rato.

Sigue abierta la interrogante, para la cual aún no tengo respuesta: ¿qué les pasó a Los Venegas?

Para recordar: Primer capítulo de "Los Venegas a las 2 1/2":
[parte 1] [parte 2] [parte 3]

12 de marzo de 2007

11 de marzo de 2007

It's a Sony


¿Se alcanza a leer el slogan abajo? Por si acaso: "Research Makes the Difference".

Errores han tenido muchos, como el Chromatron en los 60s, un sistema de TV en color que luego de años se dieron cuenta que no serviría para nada, pero que sirvió como experiencia para el exitoso Trinitron nacido a fines de esa década. Para qué hablar del Betamax. Las baterías defectuosas de los laptops y la mala estrategia de introducción del Playstation 3 son sólo algunos tropiezos.

Los errores. Ese es el destino de todo innovador. Y en Sony fueron innovadores hasta en la forma de pararse frente al mundo. En los años 50s, cuando todas las firmas de oriente ponían sus productos para que alguna firma gringa les pusiera su marca y los vendiera, Sony se atrevió a salir con su marca propia, haciendo el mejor esfuerzo para cambiar la mala fama de la electrónica japonesa, a puro ñeque y desde cero. Cuando los gringos consideraban el transistor aún como un mero juguete a comienzos de los 50s, en Sony ya pensaban en hacer radios con ellos. ¡Radios portátiles a batería! Eso era realmente casi mágico.


¿Por qué los japoneses están donde están? Creo que ya saben a quién preguntarle. Tienen algo que a mucho mediocre por estos lados sudacas le falta.

A quien le interese y entienda inglés: la historia de Sony.

Última fotografía: http://www.flickr.com/photos/sakit-jiwa/

10 de marzo de 2007

8 de marzo de 2007

Si no hubiese dejado de creer


Odio escribir sobre algo cuanto todos se han volcado a escribir de lo mismo. Y más lo odio cuando ya perdí la capacidad de soñar y de inspirarme a escribir en clave ultra melosa como a fines del año pasado. Necesitaba evadirme, lo estaba pasando mal y necesitaba tener un espacio para hablar de otras cosas, de las que no tenía, del amor, por mala suerte, por indiferencia o porque aún no era mi hora.

Ya no puedo escribir como lo hacía hace algunos meses. Más aún, me gustaría haber podido escribir mejor durante esos cortos meses. Nunca quedé satisfecho al releer lo que había escrito, nunca me logré convencer que lo que escribía valía la pena. Y dejé de creer. El proyecto de convertir este blog en un espacio de cartas hacia aquella persona especial fue de todas formas una linda época. Lástima que ya se haya acabado. De otro modo me hubiese dedicado con días de anticipación a escribirle una carta memorable para hoy que estaba en su día, pese a que no me gustan los "días de".

Feliz día, si en verdad te importa y si aún me sigues leyendo aunque me haya olvidado de ti para dedicarme de mejor forma a otras cosas. Aunque queden sólo 20 minutos.

Fotografía: http://www.flickr.com/photos/alittam/

7 de marzo de 2007

Lo nuevo en FM (o la maldición del champú)


Este año se vino con muchos movimientos en el dial santiaguino -lectores de provincia, sorry-, lo que trajo consigo que en asunto de dos meses hayan aparecido nuevas propuestas radiales en FM. Una reseña muy acabada de cada una no daré -después de todo para eso está el oido y el gusto personal de cada uno-.

Amadeus (95.3) viene a revivir el esquema de la extinta Classica ("jazz y más" era su eslogan) que el aire de ABC1 no se lo saca ni con Rinso. Pertenece al "grupo Bezanilla", dueño además de Tiempo, Infinita y Romántica, quienes la adquirieron a la Corporación Metodista antes de que los arrendatarios (grupo CRC con Radioactiva) se percataran de la posibilidad de comprarla, teniendo que eliminar Bésame en Santiago y trasladar Radioactiva al 97.1. Amadeus comenzó su marcha blanca el 1 de enero y hace algunos días debutó formalmente. [via]

Cariño (104.9) nacio a partir de la compra por parte de Copesa de Nina FM y, por lo escuchado en cuanto a línea musical y a sus "figuritas" al micrófono, pareciera apuntar hacia donde mismo apunta Radio Pudahuel. Hasta lo masivo de dicha emisora quieren emular, extendiéndose por el país, pero a costa de tomar prestadas varias frecuencias que hasta hoy ocupaban otras emisoras de dicho grupo -como Carolina 106.3 de Temuco y Zero 107.3 de La Serena-.

El caso de X FM (105.7) fue un cambio de línea programática. Al parecer los señores detrás de la extinta radio Para Ti (y de El Conquistador FM, su emisora hermana) se aburrieron de la música latina, con lo que finalizaron Para Ti y se volcaron a poner en su lugar una emisora con los aires de la -hace largo tiempo desaparecida- radio Manquehue, al menos en cuanto a línea musical. Se agradece de todas formas haberse concentrado en "más música y menos palabras", porque tanto bla blá todo el día -experiencia personal- agota.

Por último, Club FM nacio en forma similar a Cariño, por la compra de la señal de Sintonía FM, una radio de viejos que ni los viejos escuchaban -hay que decirlo-. También de Copesa y su Grupo Dial, esta nueva radio presuntamente viene a traer a los "hombres de vuelta", ante tanta arremetida de radios "para la mujer".

Y aquí me quería detener...

El dial santiaguino, desde el "boom femenino" reciente, tiene la maldición del champú: hay en el mercado infinidad de alternativas de champú para las mujeres, con publicidad en TV de modelos con sus cabellos brillantes y sedosos y aparecen nuevas líneas de champú para ellas todos los meses. Pero de champú para hombres... ni rastro.

En el dial, en forma similar, hay mucha radio orientada a la mujer y pocas alternativas que se declaren abiertamente "para hombres", aun cuando los hombres también escuchan radio. Una de las excepciones sea posiblemente la radio Futuro (88.9), que con su línea rockera dice implícitamente que es una radio "para hombres", aunque no todos los hombres sean oreja de rock. ¿La oreja masculina es difícil de entender acaso?

En 1998 hubo un intento de segmentación que intentó la unión de ambos mundos. Apareció FM Dos. Su target eran las parejas jóvenes y un jingle cantado por una mujer intentaba llamar la atención de los hombres hacia la nueva señal que, en sus inicios, combinaba la música en inglés y en español en partes iguales. Su slogan original fue "el idioma dejó de ser un problema". Tiempo más tarde, cuando las encuestas de audiencia arrojaban excelentes resultados en mujeres y discreta aceptación en los hombres, se abandonó tal orientación, se metió más música en español a la juguera y se cambió el jingle por otro cantado por una voz masculina. La orientación mixta no había resultado.

Volviendo al hoy, el caso de la nueva Club FM es paradójico: mientras dan a entender que su target son los hombres, la programación incluye a insufribles como Sin Bandera, Shakira y similares. En el foro web montado en su sitio web durante el verano, las quejas por incluír música romántica en español no cesaban. ¿Radio para hombres? Mis polainas...

Así las cosas, actualmente elegir una radio es como comprar champú.

Y Club FM, nice try... Aunque no es una mala señal, ojalá piensen seriamente en cambiar el eslogan.

Pa, pa, pa...


¿Qué tienen en común estos videos de la tele de antaño?
Facil: sus jingles están hechos a punta de "pa, pa, parapapá, pa, pararapá..."

El papapá-parapapaísmo en los jingles televisivos, querido lector, hizo nata en los años '70 y '80. Hasta ahora nadie siquiera se ha formulado en serio los motivos para tan raro fenómeno. Pero rumores abundan. Algunos dicen que era simplemente porque por esos años el Estado les quitó el financiamiento a los canales, por lo que al tener que autofinanciarse, tuvieron que abaratar costos, por lo cual no había presupuesto para tener una orquesta muy grande, contratar compositores o por lo menos pillar a alguien capaz de inventar una letra decente para un jingle. Otros afirmarían que se trataba de la censura de la época y que en esos parapapases codificados -presumiblemente en alguna forma similar al código morse- se estarían transmitiendo mensajes subversivos llamando a derrocar al gobierno. Más aún, según fuentes aún no confirmadas, un tal Ray Conniff, pordiosero gringo que se habría venido a probar suerte de polizón a Chile, habría visto televisión en una vitrina de una tienda y, al no tener dinero para comprar trompetas decentes para una orquesta de músicos que se habría armado con los amigotes, habría adoptado la idea y se habría hecho rico... Tiempo más tarde, un grupo musical chileno, Los Prisioneros, habría tomado la idea para comunicar mensajes ocultos a las masas, creando el tema "Pa, pa, pa", incluído en el disco "La Cultura de la Basura" de 1987...

Pese a todas las hipótesis mostradas, talvez jamás se sepa el verdadero motivo por el cual abundó esta música sin contenido en la tele de antaño. Habría que preguntar a quienes vivieron esos años si alguna de las posibles razones tiene algo de sentido.

Mientras tanto, "cantemos al amor, cantemos a la paz...", pa, pa, pa...

6 de marzo de 2007

¿De qué quieres hablar?


Oye, y ¿viste el festival? ¿te gustó algún artista? ¿qué hiciste en las vacaciones? ¿saliste?

No.
Casi no pesqué, estuvo medio fome.
No hice nada.
Menos salí.

¿De qué quieres conversar?

Yo no quería conversar. Sólo fui a verla a su oficina y quiso almorzar conmigo sin yo pedirlo. Fue como ese reflejo que tienen los perros cuando se les acerca un trozo de carne y se ponen a salivar. Sólo que no hubo carne ni hueso, sino que visita.

Qué canalla soy. Haberme desconectado de todo el mundo de carne y hueso por dos meses. De qué se podría hablar en un caso como éste...

Por supuesto que lo leído en blogs no cuenta. Y las horas mirando el techo, mucho menos.

Fotografía: http://www.flickr.com/photos/justingaynor/

3 de marzo de 2007

Yaaaa... ¿vai' a votar por los moai?


Todo empezó cuando a unos iluminados se les ocurrió que sería buena idea escoger las siete maravillas del mundo moderno, porque las otras siete maravillas talvez ya estaban en un estado que daba pena o seguramente todos se olvidaron de ellas. Y, brillantemente, se fijaron en 21 candidatas a ocupar estos (deseados o no) siete cupos.
- ¿Y tú por cuál vai a votar?
- ¡Por los moai, poh!
- ¿Y por qué?
- ¡Porque son shilenos, po!

¿Me permite? Gracias... ¡¡¡PFFFFFFFF!!!

Ese criterio de partida tiene cero peso. De hecho, pesa tanto como una flaca anoréxica (con todo respeto, claro...) El asunto es que dar esa justificación es tan chanta como cuando en el Festival de Viña gana la canción chilena o como cuando se les preguntaba a las votantes por qué iban a votar por la Gordi Bachelet y respondían "porque es mujer". O como cuando para algún cargo público se escogen personas por ser de una determinada coalición política. Así de chanta el argumentito.

No te moai y sigue leyendo (sorry, no me aguanté...)

Si así fuera, estaríamos en desventaja evidente. Es como si a esos concursos de baile (y no me refiero a los de ahora, sino a cosas más chantas como el del Venga Conmigo, a ese tipo de concurso me refiero) una de las parejas concursantes llevara a toda la parentela para que aplauda por ellos, y se ocuparan la mitad del estudio. ¿Cuánta gente vive en Francia que pueda votar por la Torre Eiffel? 64 millones de personas (vía). ¿Cuánta gente en Italia que haga lo mismo por su Coliseo? 58 millones (vía). Y ni hablemos de Rusia y su Kremlin (por si acaso, ellos son 142 millones, también sacado de la Wikipedia). Los chilenos somos 16 millones no más (y más encima los pascuenses ni nos pescan porque dicen que los tenemos abandonados).

Además, si fuera por eso, podríamos poner al Transantiago y al ladrón chileno también en la lista... porque son chilenos. Si todo lo maravilloso del mundo fuera chileno y todo lo chileno fuera maravilloso, uf, seríamos felices, pero qué quedaría para el resto... Nos odiarían como a los Estados Unidos.

Si quiere votar con argumentos más de peso, el mismo sitio web provee una descripción y una mini historia para cada candidata. Además, luego de registrarse, se obtienen 7 votos gratuitos que supuestamente deberán ser para las siete candidatas que a uno le gustaría que fueran "las siete maravillas" del mundo moderno. Con eso me tinca que previnieron los fanatismos.

Así que, si va a votar por los moai, por favor vote con un argumento un poco más de peso que "porque son chilenos", ¿ya?

El próximo 7 de julio se sabrán las siete maravillas ganadoras. Ya me imagino la Plaza Italia llena de festejantes si es que eligen a los moai.

Fotografía: http://www.flickr.com/photos/vladbg/

2 de marzo de 2007

La minita y el pendrive con virus


Lo que ocurrió ayer viene a ejemplificar lo que más de alguna vez conversé con amigos y que hasta el profesor de seguridad informática en la universidad nos contaba en clases: Las mujeres con el computador son lo peorrrrrrrrrr...

Ayer vino una amiga de mi hermana y, de pasada, enchufó su pendrive en mi inmaculado PC. No pasaron cinco segundos cuando pude ver lo que no me había tocado presenciar en años que tengo PC en casa: el antivirus funcionando y pescando un virus.

No sé qué les pasa. Pareciera ser verdad lo que nos decía el profesor ese día: ¡las minas a todo le dan "aceptar" y por eso siempre andan pidiendo ayuda porque sus PCs agarraron un virus o un troyano! Asumo que por ser una versión gratuita vi lo que vi. Un sonido de sirena fuerte tres veces que lo escucharon hasta en la esquina y a continuación una voz -femenina- con acento ezpañol diciendo "zu computador tiene un viruz". Salté en dos segundos. Entre otras cosas me pude percatar de que el pendrive estaba formateado para Mac (por esas carpetas con nombres raros "resource.frk" y similares que me recuerdan mi época diskettera) y que posiblemente, como usa Mac, nunca se percató de los virus de PC y sin querer los anda repartiendo a destajo en cada PC que encuentra. Ello hace suponer que los virus ya estaban bastante antiguos como para darle problemas al antivirus. Así que todo se redujo a decirle al antivirus que borrara ese .exe trucho y san se acabó.

De sólo pensar en toda la gente que no tiene cultura de seguridad en Internet y los administradores de ciber que no hacen una mantención como la gente en sus equipos, la cosa se vuelve terrorífica.

Así que ya le prohibí a mi hermana ir a huevear a los ciber, peor si son boliches pirujas. Para eso tiene Internet en la casa.

Con esto no he querido herir susceptibilidades, es sólo que hay algunas minas que...

Fotografía: http://www.flickr.com/photos/joffley