13 de noviembre de 2007

Kiss me, I'm... your friend


- fotografía original de vortistic -

Cada cierto tiempo hablo con ella. A veces sin un tema claro, muchas veces arrepintiéndome cuando la conversación se alarga sin sentido y termino sintiéndome peor. Pero al día siguiente todo se olvida y, llamarla por teléfono para hablar del día con ella antes de irnos a dormir, me parece un final ideal para un día cualquiera. Hablamos de mil cosas, pero hay un tema que rara vez me deja bien luego de conversarlo con ella. Siempre que hablamos de amor y de parejas me quedo con palabras atravesadas. No hay caso. Una noche, la semana pasada, estuve a punto de confesarle que extrañaba algo tan básico como dar un beso. Y allá afuera los demás juegan a dar vuelta la botellita, al cuarto oscuro... Nunca hubo una época en que besar fuera tan gratuito. "¿Y quieres que te dé uno?", diría, lo cual nunca habría sido mi objetivo.

Pero me aguanté nomás, como los machos. Es que hay temas que es mejor guardar para algún día en que los planetas se alineen. Especialmente cuando nuestra amiga ya tiene a su besador y amor exclusivo y uno, cuando era el momento, no actuó oportunamente y llegó placé.

6 comentarios:

  1. Eso se anotaría en los anales de la historia relacional amorística con una"L"

    Saludos!, El Cerdo!

    ResponderEliminar
  2. hy una chica con la que suelo hablar. ella esta muerta.

    ResponderEliminar
  3. Tengo la mala o buena costumbre de sacar todas las palabras de mi, sin filtro, aunque se sacrifique mucho... aunque la gente huya despavorida. No me gusta llegar placé... prefiero el rechazo al silencio, a veces vale la pena jugarse el todo por el todo.

    O no?


    Siempre que trato de opinar algo pasa con esto ... esperemos que esta vez llegues a leerlo.


    Saludos al creador de mi flog preferido.

    ResponderEliminar
  4. Yo hice éso.
    Yo creo que varios lo hemos hecho.
    A veces uno ni se acuerda.
    Y cuando lo lee, da pena.
    Porque no se pudo.
    Porque no te vieron.
    Porque no sintieron.


    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Las palabras que se quedan atravesadas lo hacen a uno atorarse peor que las pepas de una sandía.

    ResponderEliminar
  6. Pretoriano:
    No eres el único que ha llegado a placé... perder una oportunidad solo por la pendejada de no poder hablar ni decir lo que uno siente, es lo más terrible que puede pasarle a una persona que está con el corazón apretado por el amor.

    Saludos

    Andrecom

    ResponderEliminar