14 de octubre de 2007

Punto muerto


- fotografía original de justinrussell -

Me encantó verte de nuevo. Aunque a ratos no lo pareció. ¿Te ha pasado que a veces sientes que estás en un punto muerto, en donde no pasa nada y no ves nada a lo lejos que te diga que va a venir algo? Nada es como uno quiere. Me comía la vorágine y pedía días de sólo descanso y ojalá no tener que ponerle caritas a ningún negrero. Ahora, la vida se me ralentiza y no me pasa nada. ¿Quieres una respuesta cuando me preguntas cómo estoy? La verdad es que no sé siquiera si estoy. O sea, sí, estoy. Quieto, inquieto, ansioso, esperando la nada. Y te vuelvo a ver. Pero no quiero que sigas con esa cara de pregunta, pidiéndome explicaciones del por qué aún no doy por finalizado el ciclo.

Pensando en que vienen muchas cosas allá adelante. Cuando el ciclo, que ya no da más de estirado, al fin acabe, algún día incierto. Porque hoy, aquí, sigo en un punto muerto y no veo nada.

5 comentarios:

  1. Sí.
    A veces el típico ¿cómo estás? es algo que no se puede responder.
    Y los puntos muertos son desagradables, y parecen eternos.
    Pero pasan.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Puntos muertos y silencios forzosos... No son gratos, pero como dice la Ale, pasan y eso es lo importante!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Es desesperante no poder ver el horizonte. Pero la experiencia muestra que uno sale del punto muerto la mayoría de las veces, si no todas... Se sale. Es cierto.

    Pero es muy desagradable la sensación.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Las encrucijadas, los intersticios, los puntos medios y los muertos.

    Todos tienen esa cuota de ansiedad y a veces desesperanza.

    Las mitades son raras.

    (Capaz que por eso se habló del síndrome del hijo del mendio)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Cuando me pasa eso, por lo general busco inspiración. Cualquier cosa.


    Saludos!!

    ResponderEliminar