2 de octubre de 2007

La pega


A ver, espérate poh... En el mismo instante llegaba un alumno a retirar su impresión. La misma pega que tenía yo por una hora al día hace sólo tres meses. Extrañaba ir. Extrañaba verlos. Verla. Mientras ella atendía, yo alistaba la cámara para hacer de fotógrafo durante esos ratos muertos en que no iba nadie. A ver, noooo, bufffff... horrible. Una, y otra, y otra más... ¿A ver cómo salí? Como que de arriba salgo mejor... ya, a ver, tómame otra. Y otra vez, tratando de encuadrar bien con mis conocimientos muy aficionados y, pucha, salió con mucha luz, pucha, te moviste, ya... quietita... no se mueva...

¿A ver cómo salí? Perfecto. Cuántas veces te he dicho que no eris fea...

Quedó feliz con la foto. Y yo también. La pega está hecha.

6 comentarios:

  1. Esas pegas para muchos en la U hacían una buena diferencia, los que pasaban fotocopias, libros en biblioteca, impresiones en computación, a ene gente les marcó diferencia en mi U.

    Cuídate.-

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja... se parece a un amiga. Físicamente, no por el gusto a las fotos.

    Saludos y un abrazo bien apretado!

    ResponderEliminar
  3. Yo recuerdo con cariño a la gente de mi universidad...
    Y acostúmbrate, porque las mujeres somos así con las fotos, aunque nos digan que nos vemos bien, el asunto nos tiene que convencer a nosotras o la foto no se exhibe a nadie!
    Saludos, conociendo por acá...

    ResponderEliminar
  4. Una persona que atienda mal en biblioteca o fotocopiadora te puede arruinar el día. Así que siempre se agradece una sonrisa.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Qué cosa más triste es cuando te atienden en una fotocopiadora con cara de trueno, como que quieren que te vayas luego.
    Menos mal que la niña ésta tiene una dulce sonrisa.

    ResponderEliminar
  6. Ella tiene una mirada y una sonrisa muy dulce.
    Linda foto.

    Te mando mil saludos.

    ResponderEliminar