24 de septiembre de 2007

Piano


Se te ocurrió la idea loca de ir a tocar piano. Y me invitaste a estar ahí y escucharte tocar. Pero no sucedió. La sala donde estaba el piano estaba cerrada. Así es que nunca te escuché tocar. Nunca conocí tu otro cuento. Es más, nunca te volví a ver. Y pienso que nunca volveré a verte haciendo eso que te gustaba tanto. Existen más posibilidades de vivir de otra cosa. Ingeniera. Qué loco. Y también eras buena estudiante. Pero me quedé con las ganas. Las ganas de verte tocar el piano.

- Fotografía original de katiebate

12 comentarios:

  1. A veces uno deja lo que realmente le gusta de lado por dedicarse a algo más seguro. Yo tengo algunos compañeros ingenieros que pudieron ser músicos, futbolistas o atletas.

    ResponderEliminar
  2. trato de seguir mis sueños...no quiero mirar hacia atras en la vida y ver que no hice lo que soñaba...es una lucha diaria

    ResponderEliminar
  3. Nostalgia?... tu escrito y la melodía de un piano siempre me brindan la misma sensación...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Quizás no tenía dedos para el pieno... quizás no había plata para tener un piano... quizás el piano siempre estuvo malo... quizás nunca las cosas así hiban a andar "piano piano".... Quizás tu nunca deberías haber estado junta a ella...
    Saludos del kiltroenllamas... volviendo del auto exilio posteador...

    ResponderEliminar
  5. me gusta la manera en que
    escribe
    como enlaza todo
    es lindo


    :)


    por qué snif en mi blog?

    besitos
    ojala lo encuentre en msn

    ResponderEliminar
  6. Opino igual que Maga, que nostálgico escrito. Yo que tú la llamo y consigo escuchar cómo tocaba el piano... no es bueno quedarse con dudas en la vida.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Me encata el piao, tiene un no se qué de romanticismo...

    Yo quiero aprender a tocar el piano, pero bien, no apeas como sé

    Saludos don Pretorian

    ResponderEliminar
  8. Que melancólicos tus últimas entradas, en fin... uno hace lo que esta dentro de la medida de lo posible y en este mundillo, claramente, no hay límites.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Peroooo... quién dice, quién sabe... quizás... alguna vez... todo puede suceder...


    besos de chocolate...

    ResponderEliminar
  10. siempre la vida nos seduce por aquellos caminos que tienen el sabor de una vida apacible y sin problemas, mas el impetu que todos poseemos deberia luchar para imporner su camino, buen tema el planteado en tan pocas palabras, ya que la simpleza esconde una complejidad sin limites.

    ResponderEliminar
  11. Quizás te salvaste de escuchar una de las 19218091284184 versiones del "La Polca de los Perros!

    Saludos, el Cerdo!

    ResponderEliminar