12 de mayo de 2007

¿Alguien sabía...


...que ayer 11 de mayo era el famoso "día del alumno"?

Recuerdo mis días como alumno del Instituto Nacional. Ese día no había clase. Las dos primeras horas de clase, en compañía del profesor jefe, mis compañeros de curso armaban una "convivencia" -vaya nombre- y llenaban las mesas con bebidas, papas fritas, suflés y snacks varios para luego volcarse todos a los patios y dar paso a las "actividades", que siempre o casi siempre tenían que ver con babyfutbol, basketball, volleyball o handbol, los cuatro deportes que se practicaban allá. Yo no destacaba en nada de eso. Mejor dicho, destacaba, pero por malo.

En general los días del alumno casi no tenían gracia. Aunque, particularmente, hubo dos días del alumno que saltan a mi memoria fácilmente. En uno de ellos, el centro de alumnos de ese tiempo se le ocurrió la "brillante" idea, dado que se trataba de un liceo de hombres, de invitar delegaciones de liceos de niñas. Y no eran cuatro o cinco minas por colegio, eran cursos completos. Algunas minas luego de entrar, mirar a todos lados y tratar de abrirse paso por entre la masa de alumnos, simplemente se morían de susto. Y aún luego de todo este tiempo no me queda claro si tenían miedo de perderse y no encontrar la salida o miedo de sentirse carne fresca.

En otro año se tomaron el patio central para una competencia de babyfutbol con relato incluido. Creo que eso fue en el '92, el primer año en que se celebró. Cursaba séptimo básico. Era casi una fiesta. Pero una vez que acabó la competencia en el patio, siguieron actividades más reducidas en otros lugares del colegio y rápidamente, como se volvió usual año tras año, una masa de pingüinos se agolpaba a las puertas esperando salir para celebrar "a su manera". En ese tiempo mi vieja trabajaba de nana puertas afuera. Ella no sabía del famoso día y yo andaba sin un peso -y de teléfonos celulares... gracias, aún no eran masivos-. Luego de vagar por los patios y las salas recolectando objetos perdidos y botellas de Coca-Cola -para llevarlas a algún kiosco y ganarme $20 por cada una-, me quedé en el patio hasta las 7 y media, esperandola. Ya había oscurecido y por los parlantes se despedían y ponían el último tema de la noche... "métanse... su huevá de guerra en la rajaaaaaaaa..."

Momentos después, mi vieja llegó a buscarme con un sandwich de queso y jamón -como era costumbre- y dimos la vuelta al gran edificio de mosaico para tomar la micro en la calle San Diego. La micro que en esos tiempos ni siquiera era amarilla, pero que, rechinando y todo, nos dejaba en casa.

A ver si otro día cuento lo que era esperar la micro en la calle San Diego de ese tiempo. Da para toda una historia.

Foto por Sweet Madness

10 comentarios:

  1. chucha..me acuerdo en el colegio que nos hacían una asamble y sería..cero respeto...mala cosa, mal que mal los alumnos mueven la industria de la educación.-

    Cuídate.-

    ResponderEliminar
  2. Yo ni supe del día del alumno. De haber sabido, me tomo la tarde libre :P

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Llegué hasta aquí través de una recomendación de unos gatos y la verdad es que creo que tienen un gran instinto pues tu página me ha gustado mucho.

    Tu último post me ha hecho recordar mis días de escolar y las celebraciones en el día del alumno. ¡Que días! Y pucha que no volvería!

    Mi abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Soy otro más de los que nunca supo de la existencia de ese día. De todas maneras me gustó mucho tu post.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Ufff... creo que lo del día del alumno quedó en el colegio. En la U no se que soy. No hay día... Solo solemnes ese viernes destartalado.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Ahhh, sí, se pasaba bien en esos días colegiales. Ni hablar de la U, sólo recuerdo los días del joven combatiente, una suerte de Día del estudiante versión gore, lacrimonageada y bien corrida.

    Excelente el diseño viejo, mis congratulaciones.

    ResponderEliminar
  7. Uhhh... yo lo pasé como desapercibido esto del día del alumno, pues en los últimos años era puro salir temprano y listo, nada de convivencias ni cosas por el estilo, al menos hásta primero medio, donde pude ver por última vez algun tipo de acto y cosas medias locas a desarrollarse, tiempos en que aún ni pensaba cambiarme a Maipú y mi vida regía en San Miguel, en el glorioso Colegio Chile.

    Ahora, ¿alumno? Creo que ya tendré que considerar los 1º de mayo como mis dias jajajaja

    Saludos!

    kurotashiO!

    ResponderEliminar
  8. Como q se nota q somos medio contemporaneos. Yo estaba en colegio "de señoritas", y a partir de 7mo u 8vo comenzaron las celebraciones del dia del alumno, que consistian en competencias por alianzas tematicas (epocas de la historia, paises, colores y yerbas varias). Mas de alguna vez hube de pasar verguenzas canturreando o meneando el cucu (horror... !!)

    Q heavy esperar a la mama toodo el dia solito. Yo pase los 12 años en el mismo colegio a cuadra y media de la casa, y las demas niñas vivian en promedio a 10 o 15 minutos, asi q no sabiamos de percances como los q te ocurrian.

    Saludos afectuosos

    ResponderEliminar
  9. que rapidez, hombre! xD

    hm, pienso muy similar a lo q me acabas de escribir. no pretendo lazos muy cercanos, y de todas formas mi situacion actual no lo permite, pero mandar saludos a quien fuera una amiga vieja no me parece mal al final del dia.

    nuevamente saludos afectuosos, señor pretor ;)

    ResponderEliminar
  10. jaja
    yo ni me acordaba

    mis días del alumno
    eran bien fomes
    a vesc no iba y me quedaba durmiendo
    o iba al colegio y se podia ir con 'ropa de calle' y comiamos sufles


    me hizop recordar mi colegio
    el de básica y mi profe
    la tía marina

    en fin

    Besitos;)

    ResponderEliminar