24 de abril de 2007

Quiltro con aspiraciones

Ayer fue 23 de abril. ¿Qué hay con eso? Fue en un día como ayer hace tres años que Pretoriano comenzó a escribir en blog, en un recreo en un día cualquiera de clases. "Hoy comienza el blog en serio", dijo. Y aunque sea medio irrelevante tomarlo en cuenta, comenzó una nueva etapa.

Ayer 23 de abril el pase escolar no le funcionó. Nada tan raro con doña Gordi y su tropa de ineptos allá arriba: fueron 35000 los pases escolares que no funcionaron luego de la revalidación. A Pretoriano le importó un moco. Pensándolo bien, esa semana de mierda y el pago por días completos trabajando en la universidad (en vez de sólo una hora) pagaban su mes completo de pasaje adulto tres veces a la semana y sobraba plata. Harta plata.

Pretoriano se dio cuenta de pronto que ya no es escolar. Y se lo dijo ese mismo sistema del que se había declarado fan: el sólo pasar una tarjetita por el torniquete era una experiencia mágica. Ya no habrían cerdos choferes de amarilla sin monedas de diez pesos para dar vuelto. Ya no más monedas tiradas a la pesera con rabia. El pase escolar con Multivía (ahora llamado "Bip!") era su salvación, más que en ese sentido práctico de dejar las monedas para otra cosa, en todo un alivio a su psiquis. Ahora usa la Bip! de verdad, la de los grandes, la que cobra $380 o $420 según la hora. Aún con la falacia de pagar más mientras más apretado se vaya dentro de los trenes. Eso de nostalgia y modernidad que tiene el Metro no lo cambia por nada. El Metro es tan moderno o nostálgico como se quiera.

Y Pretoriano también tiene fe. Como esa fe de Arjona cuando decía que era tanta su fe que aunque no tenía jardín ya se compró una podadora, en un arranque de amor a su persona (de esos que se dan un par de veces al año o cuando tiene plata) cambió su bolso descosido y a mal traer por uno flamante y acolchado. Para dar una mejor imágen a la hora de presentarse a entrevistas de trabajo (o cómo se te ocurre que se va a presentar con ese bolso cuneta de tres lucas). Auspiciado por la desgracia de una amiga. Pero eso sonaría feo. Dejémoslo mejor en que su amiga se alegra de que Preto pueda al fin comprarse cosas. Y de vez en cuando la sorprenda con un capuccino vainilla de la máquina de la entrada o algún chocolatito.

Así ha sido este año. El año en que (si él quiere) puede comenzar a realizar sus aspiraciones. Las aspiraciones de un hasta ahora simple quiltrito.

Fotografía: http://www.flickr.com/photos/frigo/

5 comentarios:

  1. Felicidades, sennor pretoriano, pues. Nada mejor que irse ganando con el esfuerzo propio los pesitos para darse esos primeros gustos que van mas alla de la promo de fanta "escolar" con el completo amigo.

    ResponderEliminar
  2. 3 años ya..chucha, es más que la cresta.
    Felicidades, me da gusto tu constancia, que te puedo decir, y sabes que si bien rara vez te comento, te leo seguido, siempre tienes un aporte.-

    Cuídate.-

    ResponderEliminar
  3. 3 años!! como vuela el tiempo
    yo llevo como 4 o 5, el Fabian como 11, los años pasan volando :P
    eso de ya ser persona grande como q asusta un poco, yo con mis ideas de que no me pille tan desprevenida que ando inventando negocios sin tener un micro peso.
    Por cierto suerte con tu nueva vida, despues me dices q tal ;)
    saludines

    ResponderEliminar
  4. Feliz cumple Blog!!!!!!!! :D El mio tb estuvo de cumple y no me di ni cuenta jaja Al próxomo post lo celebramos con drinks!!


    Un abrazote gigante!

    ResponderEliminar
  5. Pues Felicitaciones!, realmente uno no se da cuenta y el tiempo pasa.

    Welcome to real world!

    Ah! el 23 tb se celebró el Día del Libro :)

    Saludos!

    ResponderEliminar