27 de marzo de 2007

Televisión digital: El gobierno la tiene difícil


Parece un problema fácil, pero no. Podría hacerse con un grupo de expertos que se encarguen de escoger por el resto de los chilenos -que lo único que saben es prender la tele y cambiar el canal- pero, se tome la decisión que se tome, no va a dejar contentos a todos.

Si escogen la americana ATSC, sería la delicia de los canales, los que hace rato que ya se la jugaron con esta norma porque la vieron como la evolución natural del sistema análogo actual NTSC. De hecho, hay canales como TVN que sólo tienen que apretar un botón para salir al aire en ATSC. Además, las razones dadas por los mismos canales apuntan a que si todas las tecnologías afines -como el formato sucesor del DVD, cualquiera que resulte vencedor- van hacia la alta definición, la televisión que se elija para Chile debe ir en el mismo sentido para poder así retener a su audiencia. Además argumentan que las condiciones actuales no dan para tener tantas señales al aire -falta de visión a futuro le llaman-. Digámoslo con todas sus letras: vamos a seguir viendo las bostas de ahora pero en HD. Es un status quo por donde se le mire. Los decos para ver estas señales en los TVs actualmente en uso no son baratos, pero "se espera" que bajen de precio aprovechando "los avances tecnológicos" del país del norte. Sí, claro, sóplame este ojo... Así las cosas, aparte de la alta definición, las ventajas de la nueva televisión bajo esta norma no se ven tan espectaculares, por lo que podemos yo y mi staff de fantasmas blé vaticinar para este sistemita una adopción tipo tortuga, o sea, muuuuuuy leeeeeeenta. Con decir que en los Estados Unidos el apagón analógico lo han postergado más que aquí al Transantiago...


En caso de que se decidan por la norma europea DVB-T, tendremos decodificadores supuestamente baratos -el más barato valdría unos $30000 chilenos- pero sólo para definición estándar. Por otro lado en ANATEL (asociación que agrupa a los canales de TV en Chile) afirman que lo que se dice del bajo costo de los decodificadores DVB es una verdad a medias, puesto que de adoptarse este sistema en Chile sería una verdadera rareza, ya que de los países que se decidieron por DVB, su gran mayoría viene de la norma analógica PAL y no de NTSC como Chile. Entre las brujerías que habría que implementar técnicamente en los decodificadores estaría la de transformar los 24 cuadros por segundo de DVB-T a los 29.97 de NTSC. Los países en todo el mundo que hayan pasado de NTSC a DVB-T se cuentan con los dedos de una mano y, por tanto, los decos estarían lejos de ser baratos -por economías de escala, mijo-. Aún así, en el mejor de los casos, si se llegara a transmitir DVB en alta definición en Chile, los decodificadores supuestamente baratos de ahora, literalmente "se irían a negro". DVB tiene a su favor que fomenta la diversidad de contenidos al tener sí o sí varias señales por un mismo canal, aunque poca relevancia tiene esta diversidad con una banda UHF casi vacía en todo Chile. Pero la sola palabra "diversidad" prendió en el gobierno como pasto seco, tanto así que actualmente se alza como la favorita. La favorita del gobierno, claro. Porque los canales le van a la americana.

La norma japonesa ISDB-T es, en tanto y, a mi parecer, la más avanzada de las tres. Lástima que sea tan cara -y que el gobierno la haya desechado justamente por eso-. Pero incluye una plataforma bastante avanzada para transmisión de datos cuya recepción sería, técnicamente y por implementación, gratuita para el televidente.

Chile, luego del arrepentimiento de Argentina de decidirse por ATSC prematuramente, esperó que Brasil se decidiera. Al final éstos se inclinaron por un híbrido ISDB-T (la norma de los japoneses) diseñado especialmente para Brasil. Otra rareza. Pero como los japoneses se pusieron con las lucas, "dónde topamos" dijeron ellos. Y nosotros quedamos igual.

Actualmente, ya los tres sistemas están siendo irradiados en Santiago para fines de evaluación. El sistema japonés sorprendió por su gran alcance que, con sólo 250 watts en planta, puede recibirse fuera del radio urbano de Santiago y además se recibe extraordinariamente en un teléfono móvil compatible. El DVB hasta ahora falla en la reproducción fiel del movimiento -por el problema de los cuadros por segundo-. Y el ATSC... bien, gracias, puede ser visto en todo su esplendor de alta definición por los pocos afortunados -o deberé decir "apurones"- que se compraron un plasma con la tecnología gringa antes de que el gobierno eligiera la norma definitiva.

Está claro que no vamos a ganar todos.


¡Señores, así como van las cosas, se viene harto poto y harta pechuga en HD!

Ultima hora: adivine... ¡sí! ¡Postergada la elección otra vez!

Fotografías:
(1) http://www.flickr.com/photos/azadam/
(2) http://www.flickr.com/photos/kraven/
(3) http://www.flickr.com/photos/jhattam/

1 comentario:

  1. Qué notable informe! Se agradece la exhaustiva y completa información al respecto; muy bien explicadas las características y ventajas de cada uno de los sistemas.

    Personalmente, por una cosa de "continuidad" me inclino por el formato gringo, tal como explicas (y claro, ante la supuesta ventaja del formato europeo de tener varias señales por un mismo canal uno se pregunta... ¿para qué mierda queremos tantas señales??? Leeeeeejos yo prefiero tener pocos canales, pero que transmitan cosas...mmmmm... con cierto contenido, por decirlo de alguna forma).

    No me extraña que se haya retrasado la decisión... con la cagada que tienen con el Transantiago, y el ministro que viene recién llegando, la prioridad parece ser recuperar al electorado desencantado, subir los 8 puntos perdidos en las encuestas y tratar de que éste se vea como un país serio... la tele puede esperar...

    Saludos.

    ResponderEliminar