8 de marzo de 2007

Si no hubiese dejado de creer


Odio escribir sobre algo cuanto todos se han volcado a escribir de lo mismo. Y más lo odio cuando ya perdí la capacidad de soñar y de inspirarme a escribir en clave ultra melosa como a fines del año pasado. Necesitaba evadirme, lo estaba pasando mal y necesitaba tener un espacio para hablar de otras cosas, de las que no tenía, del amor, por mala suerte, por indiferencia o porque aún no era mi hora.

Ya no puedo escribir como lo hacía hace algunos meses. Más aún, me gustaría haber podido escribir mejor durante esos cortos meses. Nunca quedé satisfecho al releer lo que había escrito, nunca me logré convencer que lo que escribía valía la pena. Y dejé de creer. El proyecto de convertir este blog en un espacio de cartas hacia aquella persona especial fue de todas formas una linda época. Lástima que ya se haya acabado. De otro modo me hubiese dedicado con días de anticipación a escribirle una carta memorable para hoy que estaba en su día, pese a que no me gustan los "días de".

Feliz día, si en verdad te importa y si aún me sigues leyendo aunque me haya olvidado de ti para dedicarme de mejor forma a otras cosas. Aunque queden sólo 20 minutos.

Fotografía: http://www.flickr.com/photos/alittam/

3 comentarios:

  1. No tengo certeza de cuantos de tus escritos he leído, llevo horas pegada en la pantalla de mi computador y nada nadita que me canso. ´


    Agradezco cada una de las letras que hacen que uno vuelva a creer... aunque sea por un par de horas.

    "Día de la mujer"? y el inexistente "día del hombre"? y el lucrativo "día del amor"?

    Se necesita un día para algo? tal vez sería mejor sólo vivir sin tanto nombre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. "Creer" siempre vale la pena.

    Ya no odies tanto, que se te nublará la vista de lo bueno que está por venir.

    ResponderEliminar
  3. Y puede ser atendible, que conforme uno va experimentando, sufriendo y conociendo la parte magra de las cosas, inevitablemente deja de creer, soñar y un cuanto mas.

    pero la vida, aunque suene chichè...se trata de esto...

    deja de lado la pereza de la decepsion y sigue caminando pensando siempre como norte, que lo mejor de cada....como dice pastora "esta por venir".

    Saludos cordiales, hace mucho no pasaba por tu blog. te sigo leyendo.

    ResponderEliminar