29 de marzo de 2007

Día del Joven Sacopelota


Nunca antes este día tuvo tanto bombo. Lo que pasó hace unos 22 años -y que yo ni sabía- fue que un par de angelitos, Eduardo y Rafael Vergara, se habrían enfrentado con Carabineros y habrían sido asesinados por éstos. Desde ese entonces que sus compañeros habrían instaurado el "Día del Jóven Combatiente" para conmemorar estas muertes bajo el régimen militar -y de paso destruir un poquito de propiedad pública y privada, claro está-.

Y aún hasta el día de hoy, cada año la protesta sigue. Este año, se suma el ingrediente del descontento social por la crisis del gobierno que hace rato esta haciendo aguas. La paridad en el gabinete se fue a la cresta -que bueno que doña Gordi se dio cuenta al fin que lo que importa no es tener a hombres y mujeres que saquen la vuelta y falseen currículums, sino en tener a personas capaces ante todo-. De a poco están apareciendo las hilachas del nuevo sistema de transporte. Que la salud, que los deudores habitacionales que quieren que les regalen todo... Y todo esto tiene a muchos con los ánimos bien caldeados.

Hay algo que siempre me llamó la atención sobre quienes organizan protestas -aparte de que convoquen a protestar, pero jamás asuman las consecuencias ni se hagan responsables de nada-. En el fondo los más comprometidos por la causa -para bien o para mal- saben cual es el motivo, pero si aparece una crisis que pudiera sumar a más gente a protestar, o hay pelotudos que tienen ganas de salir a destruir en la noche simplemente porque sí, a ellos igual les sirven. Intentos de manipulación política con fines de protesta hay para regalar -basta recordar lo de los estudiantes el año pasado-. Nunca voceros de movimientos de protesta han aparecido en los medios diciendo que "quienes no adhieran o no se hagan parte explícita de nuestra causa, por favor quédense en sus casas". En el fondo son unos cínicos. Todo les sirve.

Da la impresión que el manifestante político de los 80s no sabe hacer otra cosa más que protestar. Hace rato ya se acabó el minuto de Don Pino -si hasta murió hace poco- y estos personajes no saben expresarse de otra forma que no sea la destrucción. Si hay gente que no sabe adaptarse a los tiempos, ellos son de los mejores ejemplos.

Hoy en un rato más, en la noche y en pequeños sectores, una pequeña minoría recordará a los hermanos Vergara y conmemorará a su manera, el no tan famoso "Día del Jóven Combatiente". En muchos otros lugares, el lumpen que no sabe de motivos históricos ni de respeto a la propiedad saldrá a destruir porque sí, ayudando también a preservar esa tradición patria de los toques de queda que creíamos eliminada. Mucho más masivo que el del combatiente, hoy se conmemora ese día que no es el famoso 11 y cuyos efectos usté ve al día siguiente: "El Día del Joven Sacopelota".

Tenía un calificativo más fuerte, pero me lo guardé.


Fotografías: http://www.flickr.com/photos/antitezo/

Lo olvidaba... EL GRUPO DE DANZA DE LA USACH en pleno:

4 comentarios:

  1. Me paso igual que tu, recien super ayer el significado y a titulo de que, es que se conmemora esta fecha. Indistintamente para uno sea importante o no, para mi es una lata por la cantidad de destrosos y el escnario que se brinda gracias a estas fechas a una cantidad increible de pendex y vandalos que no hacen mas que dañar y limitar el transito de LOS CIUDADANOS que tambien tenemos derecho a vivir y trabajar.

    comparto plenamente el logo de tus imagenes... "DIA DEL JOVEN SACOPELOTA"

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. si la gente en este pais, especialmente los que dannan propiedad publica y privada con tantas ganas, volcara su energia en trabajar, estudiar y cosas de valia, hace rato q seriamos potencia mundial...

    ... peeeero parece q es mas entretenido hacer pedazos las cosas. norteamaraucanos somos poh.

    me parecio excelente el tono golpeado de tu publicacion. ad hok con el animo de mi opinion tb. pelotudos.

    saludos no combatientes, ja. :D

    ResponderEliminar
  3. Es una pena que el esfuerzo de gente muy pobre de nuestro país se vea destruido en minutos por una horda de delincuentes que ni siquiera conocen los intereses que movían a los hermanos Vergara Toledo -los verdaderos combatientes-.
    Somos muchos los que repudiamos la violencia, más aún cuando no solo destruye nuestro entorno, sino también la fuente de trabajo de muchos chilenos de clase media o baja.
    Mi opinión más completa la puedes leer en mi blog si lo deseas.
    Saludos. Te leo seguido.

    ResponderEliminar
  4. jajajajajajaj los odioooooo y yo que creia que ser universitario era genial y que iban los mas inteligentes
    me quivoque
    la pura escoria va
    claro depende de la U

    ResponderEliminar