10 de febrero de 2007

21:30 - La culpa


  • Aparecen los recorridos nocturnos.
  • Las máquinas siguen escasas en algunas zonas.
  • Muchos choferes llegaron hoy en la madrugada a sus terminales sin saber cuál sería su nuevo recorrido y las máquinas aún no llevaban sus nuevos números de recorrido. Los recorridos que deberían hacer no estuvieron claros hasta entrada la mañana. Ello explica en parte la falta de máquinas en las primeras horas de esta mañana.
  • Tres empresas participantes del sistema no sacaron sus buses a la calle desde temprano.
  • El gobierno sigue optimista.
  • Y la gente sigue pidiendo a Zamorano.

Si hay algo en lo que Chile es experto es en echarle la culpa al otro. Es increíble como nadie asumió su parte de la culpa. ¿Hacia dónde fue toda la rabia? Un poco hacia los operadores, otro poco hacia los monitores y muchos culparon difusamente al ministro o "los que organizaron esta h..." por haber instaurado un "sistema desastroso" como si aquél fuera de antemano el propósito. Otros se mofaban de Zamorano y se seguían preguntando dónde está que no sale a la calle. De las cazuelas de la mamá del Bam Bam fue de lo que menos nos acordamos. Ojalá ahora, en la reflexioná nocturna de cada uno nos podamos dar cuenta de qué parte de la culpa tuvo cada uno y reconciliarnos un poco con la cultura chilensis, que debe ser una de las más raras del mundo o, al menos, lo bastante rara como para que históricamente nada que se haya querido instaurar haya funcionado tiqui taca perro...

Viejo, es que entre todos somos capaces de destruir más que la bomba atómica... Aunque, digámoslo con todas sus letras, muchos querían que el sistema Transantiago fracasara, para qué estamos con cosas...

Buenas noches.

Por cierto, a Troncalito lo incluí en la foto para que figure en alguna parte por lo menos...

3 comentarios:

  1. me da tanta lata cuando veia en las noticias, y donde esta Zamorano?

    si el tipo es la cara visible del tema, no tiene porque solucionar todo.. aparte, como tan poco avispados.. es el primer dia, es imposible que todo saliera a la perfeccion, de hecho, pasara un tiempo hasta que esto funcione de lujo.. mientras tanto que?.. bueno, habra que poner de nuestra parte y ayudar

    ResponderEliminar
  2. Te encuentro toda la razón. La autocrítica escaseó todo el fin de semana.

    A última hora, la gente se acordó de conseguir una tarjeta bip, otros salieron a la calle sin tener idea de qué micro tomar, otros esperaron por horas porque no había buses... A mí me llegó el mapa a la casa y me sentí obligada a estudiarlo bien, pero otros simplemente ni siquiera lo miraron, porque es mucho más fácil quejarse de todo y esperar a que las cosas no funcionen. Con las amarillas, la gente se caía por las puertas abiertas y todos decían que los choferes eran unos inconscientes que creían que llevaban animales. Con las micros grandotas, las quejas son porque andan lento... Imposible dejarlos a todos felices, yo creo que hay que darle tiempo al plan y a que la gente se acostumbre...

    Por cierto, me encantó no escuchar más ese ruido ensordecedor de las micros. ¿Y Zamorano? ¿Acaso la gente creerá que Cindy Crawford, que sale en la tele diciendo "me fascina Ripley" compra su ropa ahí?

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. "Troncalito" merece estar porque simplemente es lo más freak del verano.

    W.

    ResponderEliminar