30 de octubre de 2006

El pago de Chile (o la falacia de las mayorías)


La verdad es que ya me da lata escribir de tele. Pero lo que acabo de ver me indigna.

En el programa Morandé con Compañía hay a esta hora una votación para decidir si se queda o se va el personaje de "Popín" (directa mofa al personaje Pin Pon, interpretado por Jorge Guerra en los años 60 y 70 en la televisión chilena). La opción SI gana por paliza.

Tanta alharaca dijo seguramente este patrón de fundo. Ya po, armemos una votación y si a este sujeto de Pin Pon le da la pataleta, le tiro mi mayoría. Y ahí se va a tener que quedar calla'o...

Me indigna el poder que tiene este patrón de fundo de mierda. Me indigna que personajes como Kike Morandé y otros (con la merecida mención de Rodrigo Danús, "el dueño de la farándula" detrás de la productora Broadeyes y de bostas como SQP que hacen pelear artificialmente a sus panelistas por plata y rating) hagan y deshagan en la TV. Me indigna el poco criterio de la gente (aunque, claro, la gente que está votando en este momento es gente que ve Morandé con compañía). Me indigna que se intente validar una mofa como la de "Popín" con una mayoría rancia.

Y para finalizar, ¡me indigna la ingratitud de mi país con sus artistas, mierda!

¡Aguante Pin Pon!

¡Grande Forestín!



Recuerde su infancia con este videíto del unico y gran Forestín, llamándonos a cuidar el bosque. Ahora entiendo por qué un pelotudo de otro país dejó la mansa escoba en unos bosques en el sur hace un tiempo... ¡Allá en su país no había Forestín! XD

26 de octubre de 2006

Es que no podís decir eso


Fotografía: *adri* @ Flickr

...eso del análisis FODA está lleno de lugares comunes, decía el profesor guía. De más, incluso a nosotros cuando estamos escribiendo el informe nos da lata redactar un FODA... dije, sinceramente. Es que no me podís decir eso, dijo el profesor guía, ante todo mi el grupo del proyecto.

Soy peor que una modelo tonta. Hablo y la cago.

Otro día...

Releo las cosas que te escribo y me da miedo de lo que soy capaz de escribir, decía yo. ¿Cómo puede ser que todavía tengas miedo? Tu sabes que te quiero... decía ella. Miedo a querer. Qué tóxico. Miedo a expresar palabras. A ser más honesto de lo que puede considerarse aceptable.


Fotografía: fling93 @ Flickr

Resumen:
No me gusta mentir.
No me resulta.
No la vendo.
Pero no me callo.

24 de octubre de 2006

Infiltrado en Beauchef


Fotografía: Okote @ Flickr

Pensé que nunca lo haría. El asunto es que por buscar a un profesor que me habían recomendado para obtener una información -relativa a algo con lo que no quiero dar lata-, terminé en este extraño mundo. Me infiltré en la mítica facultad de la calle Beauchef (de nuestros queridos amigos los ingenieros de la Chile).

Traté de no quedarme mucho rato mirando los planos. La verdad es que no estaba ni ahí con que la fauna del lugar notara que no era de ahi, y mucho menos que descubrieran mi naturaleza ponticuica (y a musha honrra...) así que pasé rápido. Las instrucciones eran: torre central, octavo piso, decanatura. ¡Decanatura! Esa cosa de las denominaciones rebuscadas. Así que entré por la mítica entrada de Beauchef 850, crucé el patio y ahí al frente, la famosa torre central. No la recordaba, considerando que hace 9 años fui como pingüino a uno de esos tours que les hacen a los de cuarto medio antes de dar la prueba esa...

La torre central tiene dos entradas laterales, y en cada una un limpiapies que decía "ESCUELA DE INGENIERIA". Hubiera jurado que vino un ingeniero de la Chile a llevarse uno de los limpiapiés de San Joaco, porque... ¡eran idénticos a los de acá, el color, el tipo de letra, todo! Voy entrando, y las puertas de vidrio se abren automágicamente. Mish. Ascensor, octavo piso. Llego a la famosa decanatura y le pregunto a la secretaria por el profesor que andaba buscando. Tuve que esperarlo porque estaba en reunión (algo semejante a lo que por aca en el frente ponticuico llamamos "el Olimpo", ya se imaginarán por qué). Al final fue una reunión de cinco minutos a lo más, luego de lo cual me devolví por el mismo camino, pero esta vez caminé hacia el Metro Parque O'Higgins que, si bien es cierto, talvez queda más lejos que Toesca, al menos había harto pasto y harto verde para relajar la vista.

Para finalizsar, debo hacer notar que eso de que en Beauchef no hay mujeres... ¡es un sucio mito, señores! ¡Na' que ver! Eso si espero que para la próxima visita una delegación de chicas me haga una recepción digna de mi persona. Y na de ponticuico, ta muy gastá la talla...

20 de octubre de 2006

No es castellano


Fotografía: Olivia Leigh @ Flickr

¡Veintiseis años sin darme cuenta!

¡Es que no puedo creerlo! O sea que todo este tiempo he estado hablando un idioma raro, que no es castellano, traído de no sé qué lugar perdido de la galaxia (¿de Plutón talvez?). ¡Cuánto tiempo perdido! Con razón dicen que la educación en Chile está como las pelotas. Si hasta en cierto programa de TV del día domingo van escolares a dar jugo. Siempre sucede que a los problemas que uno ve en otros lados no les damos importancia hasta que nos tocan. Y -oh, sí- no me resigno a haber gastado tantos años de niñez en aprender un idioma que es cualquier cosa excepto lo que se habla en todos lados. ¡Hasta un flaite hablando en coa me la gana!

¡Gracias a Dios existe gente tan desinteresada para decirle a uno donde tiene la hilacha y así poder sacarla!

Maravillosa revelación me ha hecho un distinguido docente universitario. Con el saber que dan los magister y doctorados en el extranjero, además de uno que otro Ph.D. por ahi, claro.

Aunque, la firme, yo usaría ese conocimiento en algo más útil que mofarse de un alumno.

13 de octubre de 2006

Esto es una pesadilla



Seguiste tu vida. Yo con la mía. No te odio. Por el contrario, aún te quiero, pero me aguanto. Un día nos volvimos a ver. Nos tratamos como extraños. Y fue tanto tiempo sin vernos, sin hablar de nuestras cosas, que todo se volvió nostálgico. Y los sentimientos aplacados por tantos meses no tardaron en aflorar. Pude volver a decirte que te quiero. Porque todavía te quiero, pese a que hagas como que nunca fuimos dos personas tan cercanas. Nos despedimos.

Ojalá haya sido una percepción mía nada más, pero te oi gritar desde lejos. Era un grito de espanto. Sólo faltaba que alguien pusiera el trozo final de la cinta, como una película de terror de mala muerte, de esas que las hacen en varias partes y al final de cada parte un gran "continuará". Mansa mentira...



Fotografías:
(1): (cc) thelouks @ Flickr
(2): (c) Mareen Fischinger @ Flickr

11 de octubre de 2006

Free Hugs: ¿One size fits all?


Es bueno cuando alguien inventa algo que revive el poder de sorprender. Es como para pensar un poco a lo que estamos llegando. Todo comenzó con un cartelito...

"FREE HUGS was inspired by founder Jason Hunter's mother Mrs. Josephine Clayton Hunter who passed away in 2001. Sitting at his mother's funeral service, Jason listened as almost every speaker shared how Mrs. Hunter loved hugging people and letting them know how much they matter. Touched by the speakers, Jason acted on this inspiration and walked the streets of his hometown, Miami's South Beach, with a sign that simply stated "FREE HUGS". Hence, FREE HUGS was born." (www.free-hugs.com)


El video de la campaña en YouTube ya lleva más de 2 millones de vistas.

Me cuesta creer que algo como esto sea bien recibido "masivamente" en el mundo real. Es lógico que mucha gente va a enganchar con la idea, pero no será la tónica fundamentalmente por el gran tema de la desconfianza. Nadie confía en nadie. Como si fuera poco, influyen fuertemente la cultura que hemos asimilado en nuestras vidas y en la formación de hábitos: hay personas que se incomodan sobremanera cuando las tocan. Si me preguntan a mí, tengo ejemplos de mi vida personal para tirar a la chuña. Desafortunadamente, desde un tiempo a esta parte, este asunto del afecto se ha vuelto cada vez más sexual. De ahí que muchos no enganchen con la idea de abrazar a un desconocido que quién sabe qué está pensando. Y eso crea desconfianza. Más desconfianza. Bieeeen, estamos super bien...


Es bien raro esto. Para hacer una analogía, podríamos decir que es como un servicio público, sólo que no se paga con dinero, sino que con otro abrazo. Pero hay algo interesante: al seguir divagando dentro de la analogía, nos damos cuenta que por ejemplo, en el caso de los baños públicos, uno la pensaría más de dos veces en ocupar alguno y va a preferir casi seguramente el baño de su casa. Teléfonos públicos, ni hablar: uso mi teléfono móvil o en su defecto el de mi casa, que no me tragan la moneda.

Con estos "abrazos gratis" (que en el fondo no son gratis) pasa algo parecido. Usté, lolita, varón, sinceramente... ¿se dejaría abrazar por cualquier persona? Idealmente, cada persona debiera tener una persona cercana a quien querer. No me gustaría abrazarte para después no verte nunca más. Una persona a quien querer para cada ser humano de este podrido planeta debería ser un derecho humano.

Así que esa filosofía de "one size fits all" de la campaña de los abrazos gratis, me van a disculpar, pero como que no la compro.

Apuesto a que muchos que me llevan leyendo más tiempo suponían que le iba a tirar flores a esta idea. Pues no, ya he perdido demasiado tiempo pagando caro cada abrazo desafortunado. O por lo menos hasta que abramos la mente y dejemos de ver un abrazo entre desconocidos como una mera cosa sexual... ¿¡por favor, tanto cerebro se necesita para comprender eso!?

Fotografías:
(1) The Lion Sleeps Tonigth @ Flickr
(2) Kelseys Pics @ Flickr

10 de octubre de 2006

Se vende


SE VENDE ESTE BLOG.
CON AUTOR INCLUIDO.
DAMAS INTERESADAS, FAVOR DEJAR SUS DATOS.


Luego de un par de años...

     - Oye, ese blog del que estábamos hablando el otro día... ¿sigue en venta?
     - Si, todavía. ¡Ese blog siempre ha estado en venta! ¡Lo que pasa es que el dueño original es más terco que una mula y las condiciones que pone son tiradas de las mechas!
     - ¿Y cuáles son esas condiciones?
     - Que el dueño original va incluído y que la nueva dueña sea todo cariño con él y además otras cosas como...
     - Yaaaaa... -interrumpiendo- o sea está cagado del mate, cómo se le ocurre...

2 de octubre de 2006

Podcast #3

Edicion #3 - Octubre/2006
La nostalgia ochentera está llamando: Comerciales de TV en el Chile de los '80 (y que aun no están en Youtube)
Verguenza Ajena: El baile de la Pi.
Agradecimientos, saludos finales y despedida.
Tiempo total: 13:36.



Hace tiempo que no hacía podcast. Aunque esta vez tomé a bien los comentarios que decían que hablaba mucho y eso lateaba. Así que esta es una edición breve y de pocas palabras. De hecho, no hay tema de opinión. Lo único que merece algún comentario es la irracionalidad de la gente que anda en auto por las carreteras urbanas y la pelotudez de la gente de plata de andar regalándole autos a los hijos apenas cumplen los 18 para que se maten en una carretera volviendo de un carrete. Y no me quiero hacer más mala sangre con eso.

Por si acaso, lo de las velitas va en serio.