15 de noviembre de 2006

Entre tus cabellos


Las mujeres de pelo liso quieren tenerlo rizado y las de pelo rizado lo quieren tener liso. Son esas cosas de las mujeres que las hacen tan incomprensibles pero a la vez tan misteriosas. Y es que no hay nada como el sentido práctico de un hombre: para mí una linda cabellera femenina es una linda cabellera femenina y, como tal, merece todo el jugueteo que se necesite para provocar un relajo gratificante que chicas como tú sabrán recompensar ¿no?

Hoy me dejaste un regalito frente a uno de los computadores del laboratorio. En realidad no lo merecía, después de todo ¿qué he hecho por ti para merecer tu aprecio? Pensé en devolvértelo, pero no tenía nombre ni nada... y preguntar a viva voz de quién es este pinche seguramente me habría traído más de una vergüenza. Estuvo entre tus cabellos tantas semanas para terminar como un lindo obsequio frente a mis ojos. Mis dedos tocan lo que alguna vez tocó tu pelo. Pero hay algo que no entiendo: ¿por qué no te atreviste a obsequiármelo en persona?

No importa. Me servirá para recordarte. Aunque si fue un olvido y lo quieres de vuelta, me lo puedes pedir en persona. Pero tiene que ser con una voz que me derrita, si no no te lo devuelvo. Es que una mujer con buena voz gana muchos puntos... ¡en serio! :D

Cuidate.

2 comentarios:

  1. Existe la posibilidad de que lo hayan dejado con la esperanza de que al verlo lo reconocieras... y tú con ganas de preguntar de quién es... hmmm creo que se vería feo.

    ResponderEliminar
  2. Probablemente es un regalo. A mi me dieron uno, pero yo si sabía de quien era.

    Haga el esfuerzo de recordar quien lo tenía puesto, zopenco!

    Saludo, el Cerdo!

    ResponderEliminar